Playas blancas, mar cristalino, vegetación exuberante y una historia larga y llena de encanto. Se trata de Corfú, la perla del Mar Jónico, perfecta para unas vacaciones con toda la familia. La isla ofrece una gran variedad de atracciones: permite alternar baños y snorkeling en sus aguas límpidas con paseos por los bosques y el centro histórico de la capital, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Esto es lo que esconde Corfú para los viajeros curiosos que desean conocerla.

"El centro histórico de Corfú, estructurado en estrechos callejones adoquinados (kantounia), es un oasis de historia y tradición."

Una isla verde

Corfú (Kerkyra en griego) es la isla más septentrional de Grecia, se encuentra frente a las costas de Albania. Una de sus principales características es la abundante presencia de árboles. A diferencia de la mayor parte de las otras islas griegas, áridas y con poca vegetación, Corfú cuenta con la presencia de muchas áreas verdes y de más de dos millones de olivos. Un ambiente ideal donde organizar excursiones de un día.

Playas y mar para todos los gustos

Para los amantes del mar que tendrán mucho donde elegir. En la parte noroeste de la isla se encuentran los fondos bajos donde practicar snorkeling; en la parte nordeste zonas más salvajes con playas sugestivas cerca de los bosques de cipreses y pinos marítimos; en el suroeste el área más turística y equipada, con arena fina y clara. Entre las bellezas naturales a visitar cabe destacar la aldea de Sidari donde, a lo largo de la costa, se encuentra el Canal d’Amour, un sistema de formaciones rocosas multicolores que se han creado con el pasar de los siglos gracias a la acción del mar y del viento. Sacar las gafas y el tubo y lanzarse el agua para una exploración subacuática de las rocas es algo que todos pueden hacer. Otra belleza imprescindible es la localidad de Paleokastritsa, famosa por la bahía en forma de trébol, las playas de arena y guijarros, el mar de color azul turquesa y a lo lejos el monasterio del siglo XVIII de MoniTheotokou, con su campanario en estilo veneciano.

Cultura y vida nocturna

El centro histórico de Corfú, estructurado en estrechos callejones adoquinados (kantounia), es un oasis de historia y tradición: relajarse en uno de los muchos cafés de la ciudad es obligatorio para familiarizarse con los locales, después de haber visitado las iglesias, las fortalezas y la Espianada, la vieja plaza de armas construida durante el dominio veneciano. Los amantes de la historia no pueden prescindir tampoco de una visita a Pelekas, la meta predilecta del emperador Guillermo II de Alemania, una roca abrazada por los olivos que surge sobre una colina a 270 metros sobre el nivel del mar. Desde aquí se pueden admirar extraordinarios juegos de luces sobre el horizonte, especialmente durante la puesta de sol. En cambio, al caer de la noche, el lugar recomendado para la vida nocturna es Ipsos, a pocos quilómetros de la ciudad de Corfú, donde se concentran los locales y las discotecas más de moda de la isla.

Credits photo: MONDADORI PORTFOLIO/AGE FOTOSTOCK