La llaman “la Reina del Mar Arábigo”, un apodo que Cochín se merece plenamente gracias a su belleza y a su historia secular. Aunque se trata de la ciudad más grande del estado de Kerala y un destino turístico cada vez más apreciado, mantiene una atmósfera única, romántica y relajante. Quienes buscan un lugar para desconectar y regenerar el cuerpo y el espíritu se enamorarán de esta ciudad.

"El ritmo de vida es agradable, el escenario natural exuberante y salpicado de espléndidas lagunas, el clima cálido pero sin excesos."

Un lugar de relax y bienestar

Repleta de tradición pero abierta al futuro, Cochín (llamada también Kochi) parece la aplicación perfecta de la receta de la paz. Todos los elementos participan para convertirla en un paraíso para los turistas, que aquí pueden relajarse y sumergirse en una cultura única y original. Es una ciudad hospitalaria donde desde hace siglos conviven en armonía numerosas religiosas (hindúes, cristianos, musulmanes, jainistas, sijs, budistas) y múltiples etnias procedentes de toda la India. El ritmo de vida es agradable, el escenario natural exuberante y salpicado de espléndidas lagunas, el clima cálido pero sin excesos, con temperaturas medias comprendidas entre los 23 y los 32 grados. Cochín es también un importante centro del ayurveda, la milenaria medicina tradicional india, difundida y practicada en todo el subcontinente. Los visitantes pueden experimentar una amplia variedad de tratamientos relajantes, energizantes y rejuvenecedores, como los masajes con aceites y hierbas, cuya finalidad es purificar el organismo del estrés, la tensión y las impurezas restableciendo el equilibrio.

Arte y cultura

Con sus numerosas atracciones, la ciudad se presta a agradables paseos. Las zonas históricas de Fort Cochín, Mattancherry y Jew Town son el destino predilecto de los turistas y, aunque a menudo están llenas de gente, ofrecen una atmósfera característica y lugares de interés, como las enormes redes chinas sobre el mar, las iglesias portuguesas, los edificios holandeses, el Mattancherry Palace (del siglo XVI) con sus espléndidos frescos, los templos y la sinagoga. Cuando llega la puesta de sol, los habitantes y los visitantes se reúnen en Marine Drive, un escenográfico paseo peatonal que se extiende a lo largo de los canales de agua de los backwaters. Por último, en el Kerala Kathakali Centre se puede presenciar un espectáculo de kathakali, una secular forma de teatro-danza, o de kalarippayattu, un arte marcial que nació precisamente en Kerala.

La maravilla del agua

Cochín tiene una estructura especial. Sus núcleos residenciales surgen, en efecto, en la punta de una larga península, sobre una serie de islas y en parte en el continente, en el interior de los llamados backwaters de Kerala. Se trata de un intrincado retículo de lagunas de aguas salobres, canales y lagos de agua dulce que se extienden por centenares de quilómetros en paralelo con la costa de Malabar, con vistas al Mar Arábigo. Sumergidos en un escenario exuberante, los backwaters ofrecen paisajes sugestivos y están considerados como una de las atracciones naturales más bonitas de toda la India. Cochín es uno de los puertos principales tanto para las excursiones en barco de pocas horas, como para los cruceros de más días, que permiten admirar los espejos de agua translúcidos rodeados por una cortina de palmas de coco y de vegetación ecuatorial. Navegando se encuentran las kettuvallam, embarcaciones típicas de Kerala utilizadas para el transporte de mercancías y también como viviendas flotantes, de 30 metros de longitud y fabricadas con madera, bambú, ratán y cuerdas obtenidas de las nueces de coco. Muchas kettuvallam se han readaptado para acoger a los turistas: pasar una noche en el silencio de los backwaters es una experiencia inolvidable.

La Tierra de las Especias

Es uno de los otros apelativos de Cochín, que desde hace siglos es uno de los puntos fundamentales para el comercio de las especias hacia el Oriente Medio y Europa (en el 1503 se convirtió en la primera colonia portuguesa en la India). Es inevitable por tanto que – junto con el omnipresente coco – se utilicen abundantemente guindilla, pimienta negra, hojas de curry, cardamomo, semillas de mostaza y clavos de olor en la cocina tradicional de Kerala, para acompañar los platos a base de arroz, tapioca, carne y pescado. Para saborear las recetas típicas, preparadas con sofisticación, es excelente el The Rice Boat (en Willingdon Island, en el interior del hotel Vivanta by Taj - Malabar), que hace alarde además de una bonita vista del puerto. El Oceanos Restaurant (en Fort Kochi, en Elphinstone Road) se recomienda por el pescado fresco y por el empleo moderado de las especias, ideal para quienes no aman la intensidad de los aromas indios.

Credits photo: MONDADORI PORTFOLIO

1 of 3