La imaginamos como una ciudad en movimiento. En parte por su puerto, un cruce de caminos durante siglos de personas y mercancías, en parte por sus playas, siempre concurridas en verano. Sin embargo, también es una ciudad "seria", que tiene un importante "currículum histórico" y un patrimonio cultural que no hay que perderse. Ven a admirarlo con nosotros.
Civitavecchia se visita en cuatro: puerto, ciudad de arte, sitio arqueológico y punto estratégico para descubrir otras maravillas del Lazio.

Una historia infinita y una súper sopa

 

La historia de Civitavecchia comienza en la antigua Centumcellae, una ciudad construida por el emperador Trajano y mencionada en algunos escritos ya por Plinio el Joven. Después de los romanos continuó prosperando hasta que fue atacada por los sarracenos. A lo largo de los siglos también se anexó a los Estados Papales y terminó bajo el dominio de los franceses. Su historia se refleja en sus monumentos y en su ambiente.

La ciudad que se encuentra en el mar serpentea a través de sus callejones, como en una búsqueda del tesoro, descubriremos el Puerto de Trajano, las murallas de la ciudad, la refinada Piazza Aurelio Saffi y la Chiesa dell'Orazione, la iglesia más antigua de Civitavecchia, construida en 1685. A pocos pasos se encuentra también la Chiesa della Stella, famosa porque desde aquí comienzan todas las celebraciones religiosas. Una ciudad, por lo tanto, se puede entender completamente a través de sus mercados. El de San Lorenzo es un símbolo de la ciudad. Camina entre los puestos, entre la fruta, las verduras, el pan, la carne y sobre todo el pescado: la sopa de pescado es uno de los platos locales donde más se aprecia.

 

 

La civilización etrusca y el pueblo moribundo

 

Civitavecchia es también un excelente punto estratégico para descubrir algunos tesoros escondidos, empezando por la Antichissima Corneto, la actual Tarquinia. Entrarás en una joya de la historia y la arquitectura enclavada dentro de las murallas medievales de un pueblo con muchas torres, y por eso se llama "San Gimignano del Lazio". Aquí descubrirás la civilización etrusca, y serás conquistado por el encanto del macco, un ladrillo con un color inconfundible.

Si quieres darte sorprenderte un poco más puedes descubrir la magia y la belleza atemporal del pueblo de Civita di Bagnoregio, encaramado en una colina. Tiene un único punto de acceso, un largo punto peatonal. Se la llama "La ciudad moribunda" debido a la progresiva erosión de la tierra donde se encuentra. Un lugar intemporal, que es visitado por turistas de todo el mundo.

Has descubierto las miles de cosas que Civitavecchia te ofrece, ahora sólo tienes que elegir el color que más te guste y llevarlo con nosotros en tus próximas vacaciones.