Catania es una ciudad llena de sabores y, gracias al Etna, ofrece un marco natural que deja al visitante sin aliento; veamos cómo “sabe”.
Un mar maravilloso, iglesias y monumentos, y un Etna admirable. Catania es un cuento infinito

Un baño con los héroes

Desde Catania, con una de nuestras excursiones zarparás en barca hacia la Isla de los Cíclopes, una costa diseñada por la lava donde, según cuenta la tradición, tuvo lugar el enfrentamiento entre Ulises y Polifemo narrado por Homero. Navegarás entre los farallones, rocas que, según la leyenda, lanzó el gigante contra los barcos que se daban a la fuga. La última etapa, donde naturaleza y leyenda se toman de la mano, será la cueva de Ulises: este es el lugar en el que, según cuenta la leyenda, el héroe se escondió de la furia del Cíclope. Hay infinidad de rincones para admirar, que podrás inmortalizar en una foto.

Los tesoros artísticos del centro

Un viaje por la ciudad estimulará los sentidos, empezando por el olfato, con los cítricos que perfuman el aire. Y la vista se regalará con los muchos tesoros artísticos y el centro histórico. La primera etapa es la plaza Stesicoro, donde destaca el monumento al célebre compositor local Vincenzo Bellini. Es imposible no quedarse sin palabras delante del anfiteatro romano o ante la belleza barroca de la Catedral de Santa Ágata. Y el cierre perfecto es la fuente de Proserpina, un grupo escultórico monumental embellecido por saltos de agua. Y no se te ocurra irte de Catania sin probar la granita y la brioche.

La fascinación del Etna y de los sabores

¿Necesitas un toque de adrenalina? Te proponemos una excursión en todoterreno al Parque Nacional del Etna, un recorrido entre rocas lávicas y panoramas que se extienden hasta Taormina. Descubrirás un sinfín de leyendas, como la que habla de Encélado, enterrado vivo por haber desafiado a Zeus: desde entonces su rabia es la que causa las erupciones volcánicas. Quedará tiempo para merendar en un refugio con unas pastas de almendra y un “zibibbo”, un vino licoroso siciliano. El viaje prosigue por un “paisaje lunar” entre cráteres apagados que se formaron con la colada lávica de 1865. Una ocasión perfecta para hacer senderismo a lo largo de un sendero natural.

Catania es sorprendente como una brisa inesperada, tu viaje será siempre ligero y lleno de actividad.

Viaja con Costa Cruceros