Los nuevos recorridos por Cerdeña y Sicilia te llevarán a descubrir tesoros muy interesantes. Relájate y céntrate solo en disfrutar. En la búsqueda de sus tesoros, no necesitarás brújulas, ni poderes mágicos, ni habrá que superar pruebas. Es suficiente con agudizar los sentidos para descubrir sabores, tradiciones, monumentos y paisajes maravillosos. 
Cagliari es una ciudad de tradiciones y paisajes naturales. Y, Palermo es una ciudad que une historia y folclore.

De los dulces más exquisitos al Diavolo

Al desembarcar en Cagliari, podrás visitar su centro histórico y dejarte conquistar por los sabores tradicionales de la zona. De las ‘pizzeta’ al estilo Cagliari a las ‘pabassinas’, tradicionales pasteles con pasas de uva y almendras. La búsqueda de los tesoros seguirá por el golfo de Cagliari hasta llegar a la Sella del Diavolo, uno de las zonas más atractivas de la ciudad. Esta leyenda se remonta a tiempos bíblicos, cuenta la historia que los demonios, liderados por Lucifer e impresionados por la belleza del golfo de Cagliari, intentaron conquistar Cagliaria. Allí se produjo una batalla contra Dios y los ejércitos del arcángel Miguel. Lucifer fue tirado de su caballo y perdió su montura, la cual se petrificó al posarse sobre las aguas del golfo.

De la comida a pie de calle al misterio

El primer tesoro de Parlemo, es su tradicional comida. La encontrarás en sus mercados, La Vucciria, Ballarò y el barrio Kalsa, donde aún se respira el ambiente de sus orígenes árabes. Te tentarán las frituras sicilianas: ‘panelle’, ‘arancine’ y las croquetas. Tu viaje gastronómico podría finalizar con las sardinas ‘a beccafico’ y un irresistible ‘cannolo’. Una aventura como esta debe incluir un misterio: las Catacumbas de los Capuchinos, donde podrás ver los más de 8.000 cuerpos momificados de monjes, nobles y ciudadanos que aún visten como en los siglos XVIII y XIX. Fue definido como el lugar “donde los vivos se encuentran con los muertos”. Un patrimonio cultural único, cuyos siglos de historia atraen a curiosos de todo el mundo, entre ellos, muchos intelectuales como Alejandro Dumas y Carlo Levi. Otras historias con intriga, traiciones y lujos serán explicadas por la Catedral. Y, como cualquier famosa aventura, también tiene su leyenda. El maravilloso edificio fue construido, después de que se encontrase un gran tesoro fuera de las murallas de la ciudad. Obviamente, nunca nadie lo vio.

1 of 6