Es tiempo de tener sueños de colores. Los de las playas más hermosas del Mediterráneo, que visitaremos juntos desde Cerdeña hasta Grecia con un paréntesis en Tenerife. Las palabras clave son relax, imaginación y ganas de libertad. Nuestro viaje está a punto de empezar: ¡sube a bordo!
Del blanco de Cagliari al negro de Santorini, pasando por el naranja de Cefalonia. Cada playa tiene sus tonalidades y su personalidad.

Playa del Poetto (blanca)

Este arenal está en la zona oriental de Cagliari y te dejará sin palabras. Imagina ocho kilómetros de playa en forma de media luna, con una finísima arena blanca, un mar azul cristalino y un panorama encantador. La playa del Poetto está además rodeada por un cabo fascinante y lleno de leyendas llamado la “Sella del diavolo” (Silla del diablo).

Playa de Glyfada (dorada)

Bienvenido a Corfú, a una playa perfecta para soñar y descansar, y mucho más. Te verás sumergido en un mar cristalino, mecido por una arena dorada y en un ambiente inmejorable para practicar el buceo o los deportes acuáticos. Relax, sol, energía y deporte.

Playa de Ses Illetes (rosa)

La belleza es nuestra guía por el norte de Formentera, hacia el descubrimiento de una playa rosa. Una tonalidad particular, debida a la unión de los granos de arena blanca y los residuos de polvo de coral que emergen del mar. Ses Illetes es famosa por sus colores, que ofrecen un mar de tonos turquesa y un cielo siempre nítido. Una atmósfera de postal, perfecta para relajarse.

Playa de Perivolos (negra)

Una de las playas más características de Santorini. Se trata de una larga lengua de arena negra volcánica que se sumerge en las aguas cristalinas del mar Egeo. Será una experiencia marcada por agradables contrastes. El azul del mar, el negro de la arena, las rocas que alternan los tonos marrones con el verde de la vegetación.

Playa de Lepeda (naranja)

Grecia sigue siendo la protagonista, porque nos vamos a Cefalonia, una de las perlas de las islas Jónicas. Esta playa es un pequeño paraíso de arena naranja. Un mar calmado y transparente, ideal para nadar o disfrutar de una vista maravillosa, sumergidos en una naturaleza sin rival. La puesta de sol es un espectáculo verdaderamente inolvidable.

Sea cual sea tu color preferido, en tu lienzo no puede faltar un lugar para la fantasía.