Más de 11 000 hectáreas de ensueño entre el Golfo de Nápoles y el de Salerno, “un balcón de maravillas” que abarca 16 localidades en una multitud de colores y sabores inspirados en la tradición mediterránea. Amalfi, Sorrento, Vietri sul Mare, Atrani, Positano son algunas de las joyas que podréis admirar. La costa Amalfitana, patrimonio Unesco, os robará el corazón con su encanto natural, cultural y gastronómico. Venid a saborearla junto a nosotros.
Sol, limoncello, dulces cremosos y pasta casera: el amarillo es el color de la costa Amalfitana.

Leyendas sobre el limoncello

Los limones son el emblema de esta tierra; crecen en las terrazas de cultivo, conocidas como “jardines”. Se convierten en protagonistas de cerámicas, sofisticados jabones y elegantes perfumes. Pero, sobre todo, el amarillo de los limones ilumina la mesa, gracias a la cantidad de recetas típicas que exiten. Empezando por el archiconocido limoncello. El tradicional licor es conocido también como el “Sfusato Amalfitano”, y su receta y origen están envueltos de misterio y leyendas. Hay quien dice, que lo inventaron algunos campesinos para combatir el frío en tiempos de las invasiones sarracenas. Otros dicen que nació en el interior de un convento, en un momento de reunión.

La reinvención del babá y la “delizia”

También los dulces de la costa Amalfitana tienen un corazón de limón o de limoncello. El tradicional babá, un clásico de la pastelería napolitana se reinventa con el “licor amarillo” en vez del canónico ron. Los pastelillos de hojaldre (“sfogliatelle”) y las “code d’aragosta” (dulces de hojaldre con relleno cremoso) se rellenan de crema de limón y son una joya para los más golosos. Y la tradición amalfitana pastelera culmina con la popular “delizia al limone”, un delicado bizcocho cubierto de crema. Este dulce puede ponerle el broche a la cena o ser un caprichoso tentempié.

Primeros platos decorados y Scialatielli

En medio de esta explosión de gusto, los limones se abren paso también entre los ravioli de ricotta, que se condimentan con la cáscara. En cualquier caso, la pasta se elabora a mano y así es como nacen los Scialatielli: harina, leche, aceite, queso, albahaca, sal y pimienta negra.

Color, sabor, historia y tradición: explorad Sorrento con nuestras excursiones, que reúnen arte y gastronomía, y descubrid las calles del centro o la catedral; también podéis visitar Amalfi, con sus casas blancas y los acantilados sobre el mar. La costa Amalfitana está lista para regalaros un viaje único, largo y fascinante donde  las tradiciones mediterráneas caminan de la mano a una naturaleza sorprendente y con muchas atracciones.