Hojas pequeñas de un verde encendido y un aroma que se reconoce enseguida. Se trata de la albahaca, una planta aromática muy famosa y apreciada en Italia, protagonista de los platos de la dieta mediterránea y aroma inconfundible del verano del Bel Paese. Dulce y especiado, su aroma es para la mente como un soplido de tramontana, ese viento que llega del norte y que en Liguria regala cielos despejados y jornadas radiantes, con los contornos de las montañas esculpidas sobre el mar. No os podéis perder, por tanto, durante vuestro crucero, una parada culinaria en uno de los muchos restaurantes que se encuentran en el litoral, con vistas al mar y saboreando el pesto, por supuesto. La albahaca es, de todas formas, también un ingrediente indefectible a bordo de los barcos Costa, vista la “genovesidad” de la Compañía, que nació en Génova en el 1948 y donde actualmente sigue teniendo su sede. De la capital de la Liguria zarpó también el Anna C., el primer barco de pasajeros que atravesó el Atlántico Meridional desde finales de la guerra.

"Con su aroma representa toda la Liguria. Los aceites esenciales que contienen sus hojas aportan a la albahaca un aroma intenso e inimitable, fresco y embriagador, que recuerda el verano."

Salida perfumada de albahaca

Antes de zarpar viento en popa a visitar el mundo, o mientras el barco se detiene en una de las principales ciudades de la Liguria, disfrute del tiempo a disposición para descubrir más cosas sobre la albahaca y quedar extasiado por su inconfundible sabor. Las zonas de mayor producción son Prà, barrio de Génova, Celle, Albenga y Andora, en la provincia de Savona, pero también la albahaca de Sarzana, en la provincia de La Spezia, es bastante conocida y popular. Prà es, en cualquier caso, la cuna de esta planta aromática y justo aquí se ha creado el Parque de la Albahaca de Génova, donde se cultiva el “cru” de la albahaca genovesa, que recibió en el 2005 el reconocimiento de producto de Denominación de Origen Protegida. Recolectado a mano y vendido con la planta entera (con raíces) en “ramilletes” o en “bouquet”, con su aroma representa toda la Liguria. Los aceites esenciales que contienen sus hojas aportan a la albahaca un aroma intenso e inimitable, fresco y embriagador, que recuerda el verano.

Pesto: un regalo de la Liguria

Entre “focaccerie”, tabernas y bodegas históricas, durante la parada de su crucero son una compra obligada los productos a base de albahaca, el primero de ellos el pesto. La receta tradicional prevé albahaca genovesa DOP, aceite de oliva virgen extra, sal, piñones, ajo, queso Pecorino sardo y queso Parmigiano. Saboréelo, por ejemplo, en la Trattoria Da Maria, en Vico Testadoro, en el centro de Génova, un lugar histórico de la ciudad, o en Il Genovese, en Via Galata, cuyo propietario es el promotor del Campeonato Mundial de Pesto al Mortero, iniciativa en la que 100 competidores procedentes de todo el mundo se desafían a golpes de mazo y mortero. El pesto es delicioso para aliñar la pasta típica de la región, como “trofie” (pasta corta y fina), “trenette” (similares a los espaguetis, pero planas), “testaroli” o “panigacci” (cuadrados de agua, harina y sal cocidos entre dos placas originalmente de fundición de hierro o de barro y típicas de la zona del Spezzino). Pero para desenvolverse entre las muchas variedades del mercado y llevarse consigo un recuerdo con sabor de Liguria, recuerde preguntar siempre, en las tiendas, si adhieren al Consorzio di Tutela del Basilico Genovese DOP (Consorcio de Protección de la Albahaca Genovesa DOP).

Otra curiosidad

A medio camino entre historia y leyenda, se cuenta que los genoveses, como grandes navegadores que eran, exportaron la tradición y el uso de la albahaca en todo el Mediterráneo. ¿Cómo? Cultivando plantas de albahaca en el “jardín”, un pequeño espacio a bordo del barco, cerca del camarote del Comandante, utilizado como “huerto suspendido”. ¡Para ellos era inimaginable renunciar al pesto durante todas las semanas o meses en las que estaban de viaje!

Credits foto: AGE/MONDADORI PORTFOLIO

1 of 7