Del hombre de negocios a la familia de vacaciones, Abu Dhabi es una metrópolis extraordinaria que consigue encantar a todos sus visitantes. ¿Cuál es el motivo? La mezcla de sugestiones: esta perla en el desierto sorprende con sus altos rascacielos, divierte con sus numerosos parques temáticos y despierta la curiosidad con su cultura milenaria. Qué visitar en la capital de los Emiratos Árabes Unidos.

"Otra insólita experiencia que se puede probar en un lugar así es la de los deportes acuáticos de montaña como el kayak y el rafting, que se pueden practicar en el complejo Wadi Adventure, una estructura artificial realizada en la cumbre rocosa Jebel Hafeet."

Adrenalina

Un viaje a Abu Dhabi no puede prescindir de una visita a la isla artificial de Yas. Sobre su superficie de 25 quilómetros cuadrados se encuentra el oasis más adrenalínico de la ciudad: Waterworld, Ferrari World, el circuito de F1 Yas Marina y la Yas Beach, una playa de tendencia muy frecuentada por los clientes de los lujosos hoteles situados delante del mar, por los jóvenes y por las parejas. La extensión de arena (abierta todo el año con entrada de pago) está equipada con elegantes tumbonas y animada por la música de fondo del DJ; además dispone también de una piscina. Waterland es el paraíso de las atracciones acuáticas (hay 45), mientras el Ferrari World, un parque temático dedicado a la Ferrari, es famoso por albergar las montañas rusas más rápidas del mundo (se cae sobre el agua a 240 km/h). Pero la ciudad es famosa también por sus 6 campos de golf, algunos al abrigo del mar, otros sobre la arena del desierto, donde se pueden tomar lecciones, jugar con la fórmula “pay and play” (paga y juega) y ver trabajar a grandes profesionales PGA (Asociación de Profesionales de golf). Otra insólita experiencia que se puede probar en un lugar así es la de los deportes acuáticos de montaña como el kayak y el rafting, que se pueden practicar en el complejo Wadi Adventure, una estructura artificial realizada en la cumbre rocosa Jebel Hafeet.

La metrópolis de los rascacielos

Abu Dhabi es el paraíso de los amantes de los rascacielos y cuenta con algunos de entre los más altos y originales del mundo. Pasear bajo la torre del Capital Gate es una experiencia increíblemente extraña porque se trata del rascacielos más “inclinado” del mundo (tiene una inclinación de 18° hacia el oeste, 5 veces más que la Torre de Pisa). También se hace extraño mirar desde abajo las cinco altas torres del complejo Etihad Towers, que destacan como cohetes que salen directamente del mar (cada una tiene una altura distinta que oscila entre los 217 y los 305 metros). Aunque menos alto, pero seguramente igualmente impresionante, también vale la pena visitar el magnífico Emirates Palace, el famoso hotel símbolo de la capital decorado con mármol y láminas de oro. Muchos edificios albergan centro comerciales o tiendas de lujo, como por ejemplo la Galería, con más 130 boutiques de las mejores marcas a nivel mundial, en el Central Business District de la isla de Al Marayah; vale la pena ir aunque sea sólo para observar el panorama de la costa.

Cultura y tradición

La atracción turística seguramente más impresionante de la capital es la majestuosa mosquea del gran jeque Zayed, un monumento de rara belleza arquitectónica, con 80 cúpulas y 1000 columnas, que puede albergar hasta 40 mil fieles en oración. A dos pasos de la mosquea, si se siente curiosidad por la cultura local, es interesante visitar la Abu Dhabi Library and Cultural Centre, donde es posible hacerse decorar las manos con alheña según la tradición. Recomendamos pasear luego por las paradas del souq de Al Mina, un multicolor mercado de comestibles en el que es posible descubrir los sabores locales: pescado, carne, verduras, pan y panqueques. Tampoco se puede dejar de visitar el Emirates Heritage Club, una auténtica aldea árabe tradicional perfectamente reconstruida.

Relax y naturaleza

Si el ritmo animado de la metrópolis cansa, se pude optar por un paseo con comida campestre en el paseo marítimo la Corniche, o bien por una excursión fuera de la ciudad en camello por el desierto alrededor de Al Aini, una localidad a menos de dos horas de Abu Dhabi donde se encuentra también el antiguo fuerte de Al Jahili. También se puede organizar una excursión a la isla Sir Bani Yas, una de las más grandes reservas naturales de los EAU. Los niños en cambio se volverán locos por visitar al Falcon’s Hospital, el hospital cerca del aeropuerto donde se curan a los halcones enfermos o heridos.

Delicias para el paladar

Después de tantas visitas por la metrópolis, ha llegado el momento de dejarse conquistar con sus sabores. En la mesa se tienen que probar los platos típicos, acompañados siempre con arroz de azafrán y fruta seca: el al harees, a base de carne y harina, el al majboos, siempre a base de carne triturada pero cocinada con hierbas aromáticas y limón, o bien el al madrooba, un plato de pescado salado y condimentado, servido con una salsa especial. Los mejores restaurantes donde saborear las especialidades de los EAU (pero también otros platos de la cocina del Medio Oriente) son el Mezlai (para una cena de clase en el interior del Emirates Palace), The Terrace on the Corniche (St. Regis Abu Dhabi, Nation Towers), el Café Arabe (Villa No. 37, 15th Street, Airport Rd) y el Saudi Cuisine VIP (Khalidiyah Area, off 30th Street).

Credits photo: Shutterstock