El crucero por los fiordos de Costa Fascinosa promete mucho más que paisajes llenos de naturaleza. En Noruega encontrarás leyendas, museos bajo el cielo y pequeñas ciudades llenas de estilo y elegancia. Además, para entender las tradiciones locales podrás visitar sus plazas y mercados.
Descubrirás pueblos donde las casas de madera se encuentran al lado de los llamativos edificios modernos. Un contraste de paisaje espectacular.

Stavanger y sus dos almas

Los pequeños pueblecillos pueden esconder tesoros que hablan de su historia y su belleza. Imagina una fila de más de 170 casas blancas de madera, con techos estrechos y decoradas con flores. Y a solo unos metros, edificios llamativos, grafitis, salas de exposiciones y un parque repleto de colores. Y eso no es todo, si levantas la mirada, verás un paisaje compuesto por magníficos fiordos, montañas llenas de vegetación y largas playas blancas. Todo esto está en Stavanger, una pequeña ciudad noruega que fue Capital cultural europea. Desde aquí, se puede zarpar en lancha al descubrimiento de las leyendas de los vikingos a lo largo del fiordo Lysefjord. Navegándolo llegarás hasta Preikestolen, La Tribuna de piedra, símbolo de la Noruega más salvaje. Un palco natural en un fiordo, con tres lados recortados sobre un mar verde.   

La obra artística del dios Odín

Cuenta una leyenda vikinga que Odín, el padre de todos los dioses, creó los fiordos, y lo hizo para recordar a los hombres el poder creativo de la dualidad: mar y montaña, azul y verde, horizontal y vertical, luz y sombra, en un contraste estético y emocional. La magia de este paisaje te acompañará durante todo el crucero. Descubre historias noruegas, como la de una criatura misteriosa, el trol. Apareció hace miles de años, en los tiempos de la glaciación, y se cuenta que aún hoy sigue viviendo en los bosques noruegos, cerca de los fiordos, siempre protegido de la luz del sol, que podría dejarlo petrificado. Solo sale de noche y es posible sorprenderlo mientras camina con torpeza bajo el resplandor de la luna, y reconocerlo por su pequeño tamaño y su larga nariz. Tal vez lo verás durante una excursión por el fiordo Byglandsfjord o durante tu llegada a Bergen.

Kristiansand, entre tradición y modernidad

El crucero te permitirá conocer otras maravillas, como las de la pequeña ciudad de Kristiansand, capital del sur de Noruega que a través de la historia ha conseguido transformarse conciliando tradición y creatividad. Así, sus modernos edificios de colores, las pequeñas tiendas y cafeterías conviven en el casco antiguo, el barrio de Posebyen, que conserva la característica estructura cuadrada del Renacimiento. Ahí es donde se halla la Catedral, un impresionante edificio de estilo gótico construido en 1880. Para quien quiera entrar en contacto con las costumbres locales, hay un mercado de pescado muy tradicional y animado .  

1 of 5