Todos conocemos los cuatro sabores básicos que nuestras papilas gustativas distinguen: amargo, ácido, salado y dulce. ¿Pero sabéis que hay uno más? Se llama umami y lo descubrimos en nuestro crucero a bordo del Costa Pacifica gracias al menú Pacific Fusion del Restaurante Samsara, compuesto por recetas que mezclan sabores de todo el mundo, desde Oriente hasta el Mediterráneo. Así que decidimos hacer un “juego”: buscar en los diferentes platos el sabor básico dominante, para desenmascarar también al misterioso umami. ¡Intentadlo vosotros también!

"¿Qué es el umami? Es un sabor imprescindible en la cocina de Oriente, ¡así como en la occidental! Es el sabor de los alimentos proteicos, muy fuerte en los embutidos y en quesos como el parmesano."

Amargo

De pequeños no queríamos saber nada del gusto amargo, pero ya de mayores nos atrae más, ¡no hay más que pensar en lo que nos gusta el café! En el menú Pacific Fusion el toque amargo que nos ha conquistado es un regusto elegante, que añade energía al sabor delicado de las Vieiras marinadas con sake y granada.

Ácido

¡Que levante la mano aquel a quien no le guste el “escalofriante” sabor de los cítricos! Si os gusta esa refrescante sensación de vigor, las Fetuccine con carabineros crudos, lima y cacahuetes tostados son el plato indicado para vosotros; a nosotros nos pareció un verdadero concentrado de verano.

Salado

¿Sabéis por qué se pone una pizca de sal en las tartas? Porque el gusto salado, por contraste, refuerza los sabores dulces y los hace más determinados. Lo apreciamos especialmente en la Cola de rape con chorizo y crema de patatas a la hierba de limón, donde la carne con especias exalta el sabor dulce del pescado. ¿Os parece una combinación atrevida? No lo dudéis: el único riesgo que corréis es el de querer probarlo de nuevo.

Dulce

Satisfactorio y envolvente como una caricia, el dulce fue muy fácil de localizar. Del Mousse de chocolate blanco con corazón de papaya nos sorprendió su suavidad, una sensación sedosa en la lengua que combina perfectamente con el sabor delicado de este postre.

Umami

Para reconocerlo hemos pedido ayuda a un experto: el maître del barco. Y nos ha contado que, a pesar de su éxotico nombre, el umami está presente en muchos platos de la tradición occidental, el problema es que solemos confundirlo con el salado. Es ese sabor de los alimentos proteicos y del glutamato, muy fuerte en los embutidos y en quesos como el parmesano. Un gusto muy completo, que a veces parece estar suspendido entre el dulce y el salado. En las cocinas orientales se utilizan a menudo ingredientes con mucho umami, por ejemplo la salsa de soja, y puede que sea justo por este motivo por el que fue un profesor de química de Tokyo quien “descubrió” este gusto en 1908. ¿Queréis entrenaros a reconocerlo? Probad la Pechuga de pato en salsa Teriyaki, la Crema de raíz de taro y las Acelgas orientales salteadas: saboread cada bocado, ¡un mundo de gustos se abrirá ante vosotros!