Se llama Co.De, Costa Design Collection, y será el primer museo a bordo de un barco de cruceros. Un espacio de 400 m2 dedicado al diseño Made in Italy de todos los tiempos, desde la moda hasta el transporte, que os recibirá en el corazón del barco. ¿La mejor manera de presentaros el Co.De? Que sean sus creadores quienes nos cuenten todo en primicia: Adam Tihany, director creativo de Costa Smeralda y diseñador del museo, y Matteo Vercelloni, profesor de Historia del diseño en el Politécnico de Milán y colaborador habitual de prestigiosas revistas del sector italianas e internacionales, que ha comisariado la muestra.

"El museo se dividirá en cinco secciones: Memorabilia, Moda, Transportes, Diseño de muebles y Objetos para la mesa en las que cada pieza expuesta contará una historia."

Un proyecto desafiante único en su género

“Como el museo que expone con orgullo el patrimonio cultural de una gran ciudad internacional, el Co.De representará la esencia más auténtica del Costa Smeralda, alojando lo mejor de la Italia que inspiró su nacimiento y realización”. Así, Adam Tihany celebra esta colección extraordinaria, lista para sorprenderos por su contenido… Y por su exclusividad arquitectónica, porque incluso desde este punto de vista, el proyecto del Co.De ha supuesto un desafío sin precedentes. El museo se ha situado en la cubierta 7, a través de la cual se llega a la principal zona de restauración del barco. Un ambiente que es parte integrante de la experiencia del crucero y que responde al deseo de hacer que sea fácil de alcanzar y de visitar para los huéspedes. Pero un espacio cerrado habría bloqueado el flujo de gente en movimiento por la cubierta. ¿La solución? “Hemos creado un recorrido espectacular y memorable —nos explica el director creativo de Costa Smeralda— que pasa a través de un túnel de acero inoxidable iluminado desde el interior. El túnel está formado por una serie de anillas divididas entre ellas, que crean unas aperturas que los huéspedes podrán atravesar para explorar los espacios expositivos de ambos lados”.

La colección: un “retrato de objetos” del gusto italiano

Vamos a descubrir la colección junto al comisario Matteo Vercelloni, empezando por el principio que inspiró el nacimiento de Co.De: “Lo hemos ideado como una cámara de las maravillas que a través de las piezas expuestas delinee un apasionante retrato de los objetos del gusto y del estilo italianos. El museo se dividirá en cinco secciones: Memorabilia, Moda, Transportes, Diseño de muebles y Objetos para la mesa. Cada pieza expuesta contará una historia: el año de su creación, el nombre del proyectista, la empresa que lo produjo, si todavía se produce… Y todos estos relatos, juntos, crearán también una fascinante “historia hecha de muchas historias”, que constituye otro aspecto único del diseño italiano”.

En exposición la vitalidad del diseño italiano

Entramos en el corazón de Memorabilia, sección que ya se anuncia como una de las más emocionantes: “Contendrá objetos que están en la memoria y a menudo en las casas de muchos italianos, entre otros muchos”, nos cuenta el comisario, “desde la cafetera napolitana hasta la petanca, desde el títere de Pinocho hasta el frasco de la Coccoina, la cola que se usaba en la escuela y que nació en 1927”. Al lado de estos objetos de uso cotidiano, habrá piezas icónicas que forman parte de la historia del diseño italiano desde los años 30 hasta nuestros días. “Estoy orgulloso de remarcar que el 85 % de estas piezas todavía se produce y se vende; esto es testimonio de la vitalidad del diseño italiano, que es independiente a las modas. En la muestra podéis ver productos fabricados en los años 50, que se siguen comprando y son de una modernidad absoluta. O incluso anteriores, como las zapatillas de tenis Superga, diseñadas en 1925 y que siguen llevándose muchísimo”.

Una colección con estilo

“Si hablamos de historia del Made in Italy es natural hablar también de moda”, explica Vercelloni introduciendo el espacio del museo dedicado a las grandes firmas italianas. “Junto a los encargados de la sección, Roberto Dassoni y Augusta Grecchi, me dediqué a buscar en las tiendas de modernariado una serie de piezas originales —desde las camisas de Ferrè hasta los pantalones de Armani— que hablaran de nuestra moda desde los años 50 y que se expondrán en maniquís. Pero también habrá unas grandes pantallas verticales donde se proyectará el vídeo de una pasarela virtual, por la que desfilará una modelo que llevará prendas célebres y creará el efecto de un desfile permanente de la moda italiana de las últimas décadas”.

De la Vespa a los barcos de Costa

Preparar la sección del museo dedicada al transporte fue un desafío especialmente arduo. “En la segunda posguerra”, explica Vercelloni, “el transporte era un sector muy importante en el diseño italiano: el tren Settebello, la Lambretta, la Vespa, los coches, las bicicletas, los transatlánticos… Nos preguntamos cómo exponer tanta belleza admirada en todo el mundo en un espacio limitado, y hallamos la solución. Junto a piezas únicas de dimensión real como el Ciao, la Vespa, el Mosquito y las bicicletas Bianchi, Cinelli y la Graziella, habrá un diorama (una maqueta tridimensional, ndr) de 12 metros, que nos permitirá exponer a la vez, en escala reducida, automóviles legendarios, los trenes más célebres y los grandes barcos blancos, desde el Michelangelo hasta Costa, por supuesto. Estamos seguros de que será la parte del museo que gustará más a los niños.

Y para terminar, ¡todos al cine!

El contenido multimedia no solo estará presente en la sección de moda, sino en todo el recorrido de la exposición, con una mirada privilegiada al diseño italiano visto a través de la gran pantalla, el cine. “Así es”, nos asegura Vercelloni, “como Roberto Dassoni y yo seleccionamos y montamos juntos los fragmentos de películas famosas para mostrar de una manera ligera como el mejor diseño italiano entra en nuestra realidad cotidiana. Por ejemplo, estará el Ragionier Fantozzi enzarzado con su mítica butaca Sacco; Gregory Peck y Audrey Hepburn sobre la Vespa en Vacaciones en Roma; una serie de piezas de diseño que aparecen en la serie de 007 con Sean Connery…”.

Co.De os hará revivir un largo y apasionado viaje a través del aquello que Adam Tihany ha definido como “lo mejor de lo mejor de Italia”. Un museo, concluye Matteo Vercelloni, “no en el sentido clásico, sino como un espacio emocional, abierto, divertido y agradable para explorar, que permitirá a los visitantes italianos reconocer la que es también su propia historia, y a los extranjeros, apreciar las cualidades del diseño italiano en el tiempo”.