Rodas es la isla del sol. Según el mito, Helios la recibió como regalo de Zeus, después de la división del mundo entre los dioses: la isla emergió mágicamente entre las aguas, lo hechizaría con su belleza, empujándolo a inundarlo con sus cálidos rayos. 

Rodas es sin duda una de las isla más bonita de Grecia y una de las más soleadas. La leyenda, de hecho, sigue viva, no sólo por sus tesoros naturales, sino también por su patrimonio arquitectónico único: la Ciudadela Medieval es uno de los lugares más bonitos de Rodas y de todo el Mediterráneo. Ciertamente no es lo único que hay que visitar: las ruinas de las ciudades-estado dan testimonio de la antigua gloria de la isla, hoy en día ligada sobre todo a las largas playas doradas.

Con paisajes casi irreales, como las bahías gemelas de Prasonisi, entre las playas más bonitas de Grecia y entre los mejores lugares para practicar el windsurf y el kitesurf. Buceo, equitación, snorkel, golf: hay muchas actividades para practicar en esta isla que siempre ha fascinado incluso a los famosos.

Las puestas de sol y las noches de Rodas gozan de amplia fama: corazón del sudeste del Mar Egeo, la isla más grande del las islas del Dodecaneso es un destino clásico de los cruceros en Grecia. Rodas es, además, la manera perfecta de explorar incluso las islas cercanas, visitando las bahías más espectaculares. 

¿Ya has empezado a soñar con un viaje con Costa Cruceros? Para darte una idea de lo que te espera, aquí están las 13 playas más hermosas de Rodas:

Playas de Lindos

Entre las vistas que capturan el alma, en Rodas, está la acrópolis de Lindos, con su cinturón blanco de casas al pie de la ciudad fortificada. Es el sitio arqueológico más importante de la isla, una visión icónica y de ensueño: el típico destino en la lista de cosas que hacer al menos una vez en la vida. 

No puedes visitar Lindos y no subir a la cima de la colina, donde se encuentra la Acrópolis de Lindos. Desde ella se puede admirar un panorama sin igual: la Bahía de Agios Pavlos (Saint Paul's Bay), una pequeña bahía redondeada por rocas que brilla como una gema de color turquesa. Podría parecer una especie de piscina natural, si no fuera por la presencia de los barcos flotando en el agua: de hecho, es una estrecha abertura que se comunica con el mar que los acoge.

La Playa de Lindos (Lindos Beach) es una playa con un encanto único, bañada por aguas claras y normalmente cálidas. No es fácil encontrar un sitio libre en esta playa, a menos que vayas temprano: los que tienen esta fortuna pueden disfrutar de tomar el sol en un paisaje impresionante, entre adelfas en flor y pinos altísimos. La magia también viene dada por los perfiles de las rocas y la capilla blanca que bautiza la playa: según la leyenda, de hecho, el apóstol San Pablo desembarcó aquí mismo.

El pueblo de Lindos, la postal viviente de Rodas, inevitablemente domina la vista. El silencio y la privacidad por desgracia siguen siendo una quimera en este lugar, dado su fama y su ubicación.

Playa de Prasonisi

Situada en el punto de encuentro entre dos mares, la Playa de Prasonisi se encuentra en el extremo sur de Rodas, donde se mezclan el Mar Egeo y el Mar Oriental. La playa se encuentra, más precisamente, en la Isla de Prasonisi del mismo nombre, conectada, con la marea baja, a la isla de Rodas por una fina franja de arena. En el promontorio se encuentra el viejo Faro de Prasosini, al que se puede llegar con un corto paseo, que da al mar de azul cobalto y desde el cual se puede admirar vistas fantásticas. 

La Playa de Prasonisi (Prasonisi Beach) son dos bahías gemelas, cubiertas con arena fina y dorada. Los entusiastas del windsurf y el kiteboarding acuden de todo el mundo para beneficiarse de las condiciones especiales de viento que ofrece este tramo de costa. La ubicación de las dos bahías crea dos situaciones contrastantes: por un lado, el mar se mueve por el aliento de los etesios y se ondula por las olas, por el otro es tranquilo y suave como el petróleo. Es un verdadero paraíso para los surfistas que animan el paisaje con sus velas de colores. Los que no buscan adrenalina pueden disfrutar de las aguas claras, con profundidades poco profundas y encantadoras. 

Playa de Kallithea

En el pasado, Kalithea era el hogar de un conocido sistema de manantiales termales. Hoy en día, de hecho, es recordada por un testimonio arquitectónico único y por el balneario construido a principios del siglo XX, la principal atracción del famoso complejo turístico costero situado a poca distancia de la ciudad de Rodas. El complejo, caracterizado por un estilo ecléctico inspirado en el Oriente, fue construido por los italianos en los manantiales sulfurosos conocidos desde la antigüedad. Las virtudes terapéuticas permanecen en un recuerdo lejano: los manantiales, de hecho, han sido drenados durante años. 

La Playa de Kalithea (Kalithea Beach), en cambio, continúa a tener un encanto especial: paseando entre los arcos y jardines del conjunto arquitectónico, aparece en el horizonte una pequeña joya, una bahía de aguas esmeraldas que permiten vislumbrar fácilmente el fondo marino. Esta perla atrae a una selecta multitud de turistas: el tamaño de la playa, de hecho, es pequeño, por lo que no es fácil encontrar sitio. La playa está enmarcada por pinos que se aferran a la roca, con arbustos florecientes y palmeras de aspecto exótico, en una sinfonía de formas y colores magníficos. Los afortunados que logran conquistar una tumbona,  encuentran la felicidad: además de respirar la belleza del lugar, pueden disfrutar de un espectacular bar de playa encaramado en el agua.

Playa de Fourni

Con la Playa de Fourni cambiamos completamente de escenario y nos desplazamos al lado occidental de Rodas: más precisamente, a unos pocos kilómetros del pueblo de Monolithos. Su castillo es una de las razones más válidas para visitar esta parte de la isla. La playa, sin embargo, es también un elemento de atracción que no debe ser subestimado, considerando su encanto "alternativo". En comparación con los centros costeros este, de hecho, ofrece una mayor tranquilidad: la afluencia de turistas se reduce, gracias a la lejanía de las rutas turísticas más populares. 

Quienes llegan a la Playa de Fourni en barco, o conduciendo por un camino sinuoso, pueden disfrutar de un panorama satisfactorio: los contrastes entre el mar, las rocas y la arena dorada, mezclada con piedras, son realmente encantadores. La forma de los acantilados, con perfiles muy particulares, es también lo que la hace especial: los que aman el surf podrán divertirse con las frecuentes olas . La sensación es la de estar lejos de todo, aunque no faltan comodidades: un lugar equipado donde se puede alquilar una hamaca y un quiosco donde se puede disfrutar de un yogur helado o un helado refrescante. La belleza de la Playa de Fourni alcanza su máximo esplendor al atardecer. La solución ideal es situarse en la playa después de visitar los monolitos y las ruinas del castillo: una emoción que merece la pena.

Playa de Glystra

Situada al sur de Lindos, la Playa de Glystra (Glystra Beach) es una playa animada, pero no superpoblada, característica que la hace popular incluso en temporada alta. Es una mezcla de piedras y arena, con un contorno de acantilados bajos de vegetación variada. La belleza del mar es indiscutible: alrededor de las rocas bajas que afloran, podrás admirar un bello fondo marino

La playa se extiende unos pocos cientos de metros, con aguas poco profundas y cristalinas que también son muy populares entre las familias. La bahía no ofrece ningún servicio especial, excepto un pequeño quiosco. La sensación de tranquilidad no tiene precio. En las inmediaciones se puede alquilar equipo para practicar deportes acuáticos.

Playa de Kopria

Una pequeña bahía situada en la costa oeste de Rodas, la Playa de Kopria (Kopria Beach) es una pequeña perla por descubrir. La playa cubierta de piedras se extiende entre dos acantilados que enmarcan bellamente la vista. El mar es cristalino e inmediatamente adquiere profundidad: no es particularmente adecuado para las familias con niños pequeños, pero definitivamente invita a los amantes del buceo. Comparada con las playas más famosas de Rodas, la Playa de Kopria ofrece una atmósfera más tranquila, sin que falten hamacas y sombrillas, o una pequeña taberna. No es sorprendente que sea muy popular entre los locales, incluyendo a los entusiastas del buceo que pueden disfrutar saltando desde las rocas.

Fuera del caos, esta playa se encuentra en una posición estratégica para visitar el Castillo de Kritinia, un destino de visita obligatoria para los que se alojan en los alrededores: desde sus ruinas se puede admirar una vista panorámica que abraza las verdes laderas de las colinas y el mar en el horizonte. Se puede llegar a ella con un simple paseo por un cómodo sendero escalonado. Por la noche, el Castillo de Kritinia se ilumina: el mejor momento para visitarlo son las recreaciones medievales que periódicamente tienen lugar en este evocador escenario.

Bahía de Anthony Quinn / Bahía de Vagies

La Bahía de Anthony Quinn, también llamada Bahía de Vagies, es una de las playas más famosas de Grecia. El nombre "turístico" se debe al actor Anthony Quinn: la estrella de Hollywood, conocida sobre todo por su actuación en "Zorba, el Griego", quedó deslumbrada por el panorama. Aunque estaba ambientada en Creta, la películas "Los cañones de Navarone" se filmó en Rodas, y fue en esta ocasión que la chispa estalló: esta pequeña bahía verde, con sus contornos rocosos muy escénicos, es todavía hoy uno de los paisajes más disputados de la isla. El agua, sobre todo si se mira desde arriba, revela sombras impresionantes, transparencia y pureza.

La tentación de ponerse la máscara de snorkel y bucear es inmediata. Sin embargo, antes hay que encontrar un espacio y conquistar una de los pocas sombrillas disponibles, que suelen agotarse muy pronto. La Bahía de Anthony Quinn tiene una visión salvaje, con rocas dentadas frente a la playa, cubiertas con una mezcla de arena y piedras. Si el área equipada no está disponible, puedes buscar un rincón en las rocas planas, o consolarte con un baño rápido. La taberna situada en lo alto de las escaleras es también un buen lugar para pararse, donde se puede disfrutar de la comida típica y los platos de pescado fresco.

Playa de Traganou

¿Quién dijo que las playas de arena son las más hermosas? Antes de descubrirlo, vale la pena ver la Playa de Traganou, un largo tramo de piedras claras con un aspecto intacto y un fondo marino sensacional. Es una alternativa válida a las playas abarrotadas: aquí hay mucho espacio y la mayor parte del litoral es libre, sin renunciar a las zonas equipadas con sombrillas y tumbonas. El contorno de las rocas es un placer para los ojos, más aún si practicas snorkel: la belleza del mar, aquí, alcanza su cima y vale la pena explorar cada centímetro del acantilado.

Estáis en excelente compañía: mil pececillos nadan en el mar y se deslizan en la cueva natural al final de la playa, la Cueva de Traganou, entre lo más destacado del paisaje. El ambiente es tranquilo, sin el vaivén de los barcos a pocos metros de la costa. El encanto salvaje de la playa es indiscutible, pero hay más: una acogedora taberna con especialidades típicas donde se puede mimar el paladar.

Playa de Agathi

Enmarcada por una bahía muy pintoresca, la Playa de Agathi ofrece una vista emocionante, con todos los servicios esenciales a su alcance: sombrillas, aperitivos y bebidas refrescantes. Existen todos los requisitos para pasar un día inolvidable al sol, partiendo de un mar cristalino bordado de reflejos encantadores: el agua multicolor es rica en matices y está llena de pequeños peces de colores. También llamada Golden Beach, la "playa dorada" se caracteriza por la presencia de una pequeña capilla tallada en la roca y cuevas naturales situadas en la parte más septentrional. Es una playa versátil: los que aman la arena pueden disfrutar de una suave alfombra dorada; los que prefieren las rocas pueden explorar los lados de la bahía y los desfiladeros rocosos. 

Puedes dar un agradable paseo por los alrededores: para empezar, puedes caminar sobre las rocas y contemplar la vista sin prisas. La vista abarca las Ruinas Del Castillo De Feraklos, encaramado en una colina a unos 300 metros sobre el nivel del mar. A pesar de los signos del pasar de los años, el castillo sigue siendo una presencia majestuosa hoy en día, gracias a su grandiosidad y a las luces que lo iluminan por la noche. Su historia también es fascinante: un escondite de piratas, que más tarde fue ocupado por los Caballeros de San Juan y se convirtió en una prisión. La subida no es muy exigente y recompensa a los más dispuestos con una vista impresionante.

Playa de Afandou

La Playa de Afandou (Afandou Beach) está situada justo al sur de Faliraki, a poca distancia de la Bahía de Anthony Quinn, la playa más famosa de la costa este de Rodas. Representa una excelente alternativa a este último, especialmente para los amantes del golf: detrás de la costa, de hecho, está el Afandou Golf Course, el único campo de la isla. La Playa de Afandou es amplia y espaciosa, con tramos libres y otros equipados, en parte de arena y en parte cubierta de piedras: la relajación está garantizada. 

Nadando en las aguas transparentes te sientes tan feliz como los niños: en los días de viento, la satisfacción es máxima incluso para los entusiastas de los deportes acuáticos, en particular los windsurfistas. Además del servicio de alquiler, puedes aprovechar los quioscos que hay en la playa. En comparación con otros destinos más concurridos, la Playa de Afandou ofrece un excedente de tranquilidad y espacio: es ideal para disfrutar de un bronceado sin estrés. Si lo deseas, puedes ejercitarse en el verde para experimentar una emoción diferente. También vale la pena admirar las cuevas naturales en un extremo de la playa, esculpidas por los caprichos de las olas.

Playa de Gennadi

Grande y bordeada de piedras de colores, la Playa de Gennadi (Gennadi Beach) tiene mucho espacio y tranquilidad que ofrecer. El lecho marino adquiere profundidad inmediatamente, pero por otro lado, el mar es espectacular: poblado de peces y estrellas de mar, conquista por su transparencia. Además de las áreas equipadas y los espacios abiertos, hay varias tabernas frente a la playa donde se puede refrescar con bandejas de frutas y excelentes bocadillos. Bajo la sombrilla, se puede disfrutar de una sensación de libertad que otras playas, definitivamente más concurridas, no pueden ofrecer. Entre el sabor del pulpo y una sesión de buceo, el día fluye como por arte de magia, lejos de las rutas más turísticas: con la ventaja exclusiva de apreciar el silencio y la música del mar rompiendo en la orilla.

Playa de Tsambika

Entre las playas más populares de Rodas, la Playa de Tsambika (Tsambika Beach) puede permitirse el lujo de acoger a grandes multitudes de admiradores: su característica más obvia, de hecho, son sus generosas dimensiones, con grandes espacios tanto en longitud como en anchura. El paisaje es fascinante: la playa está rodeada de espléndidos contrafuertes rocosos y el color del mar lo deja a uno sin palabras. Además, Tsambika está muy bien equipada y satisface a todos, incluso a los niños, que pueden ir a la naturaleza en las zonas de juego flotantes. Además de relajarte en la parte central de la costa, equipada con largas filas de sombrillas, se puede encontrar un rincón más tranquilo a ambos lados de la playa. Para que el día sea más emocionante, puedes enloquecer con los deportes acuáticos, aprovechando el servicio especial de alquiler. 

Con un paseo por la playa, te encontrarás frente a un panorama único. Paso a paso, se puede llegar al Monasterio Panagia Tsambika, famoso por su icono mariano considerado milagroso. Antes de emprender la subida, hay que tener en cuenta que hay unos cientos de escalones por recorrer: es mejor elegir las horas más frescas y equiparse con un par de zapatos buenos. La vista es prodigiosa y no se olvida fácilmente.

Playa de Faliraki

La Playa de Faliraki (Faliraki Beach) es muy democrática: satisface a todo el mundo, gracias a su generoso tamaño y a los muchos servicios que ofrece. Lo que conquista a las familias es la comodidad: nadar en aguas poco profundas y tener a mano todo lo necesario, incluido el parque acuático situado en las cercanías, donde los niños pueden divertirse con toboganes emocionantes y atracciones. 

Además de los establecimientos equipados, hay muchas zonas libres. La playa es dorada y el mar fantástico: a pesar de la gran afluencia de gente, el agua sigue siendo clara y tentadora. Si quieres probar a practicar deportes acuáticos, puedes alquilar el equipo en el lugar: la elección es muy amplia e incluye opciones llenas de adrenalina. Por ejemplo, puedes volar en parapente sobre el mar con un paracaídas tirado por una lancha. 

Esta playa ofrece todo esto y mucho más: la línea costera se extiende por kilómetros y tiene varios complejos turísticos. La costa está salpicada de apartamentos y hoteles con piscina: la oferta de alojamiento va desde las opciones más baratas hasta instalaciones con todo incluido, con chiringuitos para todos los gustos y presupuestos. 

La playa de Faliraki no decepciona a los jóvenes y los amantes de la vida nocturna: de hecho, se encuentra perfectamente a gusto en este centro turístico que adora quedarse despierto hasta tarde. Si buscas diversión, en Faliraki sólo tienes que elegir entre restaurantes típicos, quioscos de ambiente festivo y discotecas reservados para los más noctámbulos

 

Descubre la belleza de Rodas con Costa Cruceros

Entre Occidente y Oriente, Rodas es un destino fantástico en todas las estaciones, gracias a su encantador clima. Los sitios arqueológicos, las monumentales ciudades antiguas y los caminos salvajes atraen a los visitantes durante todo el año, pero es el calor del sol el que enciende la llama más hermoso de la isla. El brillo y el encanto de sus playas son legendarios, así como las puestas de sol, cuando el dios Helios se produce en un espectáculo impresionante. Lo mejor es verlo en persona, así que aprovecha un crucero de Costa Cruceros para disfrutar de todos los paisajes más famosos de Rodas. ¡Vamos a zarpar!

¡Zarpa con Costa Cruceros!