La Polinesia Francesa es una región espectacular de Oceanía que emerge, con su costa extraordinariamente hermosa entre Nueva Zelanda, la Isla de Pascua y Hawái. Más de mil islas e islotes que emergen del Océano Pacífico cuyos habitantes, los polinesios, comparten una extraordinaria cultura que espera ser descubierta.

Cada año más gente decide pasar sus vacaciones en la Polinesia, un hermoso destino costero lleno de playas y cosas hermosas para ver, dividido entre todas las islas de la Polinesia Francesa. La conformación del archipiélago, estrictamente de origen volcánico, ha dado vida a pequeñas áreas con una vegetación exuberante y tramos de costa para hacer brillar sus ojos.

Desde los coloridos arrecifes de coral hasta las lagunas de color turquesa donde se puede nadar en un fragmento de paraíso, la Polinesia tiene tanto que ofrecer a todos los turistas que quieren pasar unas vacaciones basadas en el sol, el mar y el descanso en un lugar que ofrece majestuosas playas, al alcance de todos. 

He aquí las 10 mejores playas de la Polinesia

Plage de Temae (Isla de Moorea)

De la Polinesia Francesa, probablemente la Playa de Temae, situada en la isla de Moorea, es quizás la más grande y por lo tanto la más querida por los turistas. La zona se extiende desde Teavaro hasta el aeropuerto, y está ocupada en gran parte por complejos turísticos de lujo donde se puede sentar y experimentar lo mejor de la hospitalidad local.

Alquila una cama solar y una sombrilla, o pon tu toalla en un tramo de playa libre y hunde tus pies en la suave y dorada arena. Un mar poco profundo y transparente donde se puede nadar con seguridad incluso los niños o nadadores menos experimentados. Protegida de las corrientes por la presencia de un arrecife de coral, donde recomendamos el snorkel,  la playa de Temae es un paraíso que puede llegar a estar muy concurrido los fines de semana en temporada alta. 

Puedes ir temprano y explorar el lecho marino, que está lleno de criaturas y colores vibrantes, incluyendo magníficos peces globo. Camina hacia el norte o el sur, siguiendo la playa, a lugares más tranquilos donde puedas sentirte como el rey del mundo. Aquí puedes sumergirte en el agua, que suele estar muy caliente, o regalarte un día de descanso y tomar el sol. Disfruta de un coco fresco a la sombra de las palmeras, y experimenta tus últimas vacaciones en una playa tropical en un entorno simplemente irresistible.

Pointe Matira (Isla de Bora-Bora)

De todas las playas con acceso público en Bora Bora, la de Pointe Matira es la más grande y la más buscada por los turistas. Bora Bora es un paraíso virgen de sol, naturaleza y mar, y a pesar de su casi legendaria reputación, reserva para los turistas un paraíso que pocos todavía vienen a visitar realmente.

Matira sigue siendo uno de los lugares más visitados de la isla, consagrándose como punto de referencia para el turismo de masas. Sin embargo, la arena aquí es inmaculada y el agua cristalina es perfecta para el buceo. La zona está rodeada de innumerables pequeñas tiendas y restaurantes, que asegurarán una cómoda estancia durante todo el día.

A los viajeros y residentes les encanta venir a Matira. El agua aquí es increíble: azul y transparente. La playa es el lugar perfecto para darse el gusto de pasar un día en el mar y alejarse de todo. ¡Espera a la puesta de sol! Matira se encuentra al sur de Vaitape, y es fácilmente accesible en bicicleta o taxi. 

Playa del atolón de Tetiaroa (Islas de la Sociedad)

Marlon Brando la describió de la siguiente manera: "Tetiaroa es hermosa más allá de mi capacidad para describirla. Se puede decir que su esencia representa el concepto de los Mares del Sur". A casi 60 kilómetros al norte de Tahití, el atolón de Tetiaroa consiste en una docena de islotes que rodean una brillante laguna para admirar. La zona está casi totalmente cubierta por un complejo de lujo donde se puede disfrutar de algunos de los mejores momentos de relajación en la Polinesia.

Aguas claras pobladas por tortugas marinas y manta rayas, e islas anidadas en una exuberante vegetación que es el hogar de cientos de especies de animales y aves. Ven aquí para hacer snorkel u observar aes, y disfruta de un ambiente meticulosamente reconstruido para dar un giro moderno al clásico estilo de vida polinesio.

Relájate en playas vírgenes, a la sombra de las palmeras, y disfruta de las aguas poco profundas y cálidas, perfectas para el baño. Desde Tetiaroa se pueden hacer muchas excursiones, incluso en bicicleta, una herramienta de referencia para moverse por la isla. Si lo prefieres, puede alquilar un kayak y dar un paseo por los jardines de inmensas formaciones de coral, para crear un recuerdo inolvidable. ¡Igual que el que dejó Marlon Brando!

Playas de Punaauia (Tahití)

En la zona que rodea a Papeete, en Tahití, se encuentra la zona de Punaauia. Esta es la zona que inspiró el arte de Paul Gauguin, y aquí es donde nació su gran obra maestra "¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Adónde vamos?". La playa de Punaauia es quizás una de las más accesibles y confortables de la zona, y no es casualidad, por lo tanto, que esté tan poblada de turistas.

Tanto si estás de paso como si has decidido quedarte aquí para pasar un día de sol y mar, este es el lugar ideal para tomar un descanso y disfrutar de una merecida relajación en la inmaculada playa frente a un mar azul e ideal para el baño de jóvenes y mayores. ¡Un pequeño paraíso de relajación bajo las palmeras sombreadas! 

Playas de la Isla de Rangiroa (Archipiélago Tuamotu)

Nada en el mundo puede competir con la belleza de las playas de la isla de Rangiroa, una acuarela pintada en el océano hecha de arena inmaculada, aguas turquesas, exuberante vegetación y todo lo que se puede pedir de un descanso de calidad en la playa. Para ser precisos, Rangiroa no es realmente una isla de la Polinesia, sino más bien un atolón. Está a una hora en barco desde la isla de Tahití, pero vale la pena cada minuto del tiempo. 

Rangiroa es parte de un archipiélago de 75 atolones, Tuamotu, en su mayoría deshabitados o poblados por polinesios nativos y su extraordinaria cultura. De este contexto ya extraordinario, Rangiroa es la joya de la corona, considerada el atolón más grande del mundo y el más querido por los turistas. Rangiroa fue descubierta en el siglo XVII y conserva un encanto salvaje y llamativo

En las playas de Rangiroa se viene a disfrutar del sol en un entorno paradisíaco, o a sumergirse en uno de los acuarios naturales más grandes del mundo y hacer snorkel en un entorno natural extraordinario. En algunos lugares también se puede observar de cerca el cultivo de perlas o simplemente disfrutar del buceo, diseñado para todos los niveles de experiencia. 

Avea Bay / Avea Beach (Isla de Huahine)

Situada en la isla de Huahine, la hermosa Avea Bay o Avea Beach se encuentra en una zona protegida del viento que crea un oasis perfecto para la natación. Aquí la arena inmaculada es bañada por un mar cristalino y cálido, también adecuado para los niños. Ven a Avea para hacer snorkel, o disfruta del sol y la tranquilidad en un perfecto escenario tropical. Las especies de aquí, que se pueden admirar con aletas y snorkel, se consideran únicas y endémicas de la zona: ¡no te las pierdas!

Al lado de la playa hay un pequeño resort con un bar y un restaurante: así que todo lo que tienes que hacer es extender tu toalla y desconectar. ¡El hotel se encargará de los suministros! ¿Y qué puede ser mejor que un excelente almuerzo de pescado o mariscos frescos, para ser disfrutado estrictamente en una terraza con la fresca brisa del mar?

Terei'a Beach (Isla de Maupiti)

 

Caracterizada por fabulosas arenas de origen volcánico, la playa de Tereia es una de las muchas joyas de la isla de Maupiti, y ofrece un pequeño paraíso tropical a todos aquellos que quieran disfrutar del mar puro. El arrecife de coral mitiga las corrientes profundas y crea una piscina de agua cálida y acogedora, adecuada para el baño incluso para los nadadores menos experimentados o los peques.

Ven aquí y disfruta del amanecer o del atardecer, o simplemente acuéstate al sol y relájate en el calor de un clima irresistible. En la playa de Tereia puedes hacer snorkel. Te recomendamos que vengas aquí con el estómago vacío, pues hay muchos quioscos de la playa que sirven fabulosos pescados recién capturados. 

Playas del atolón de Fakarava (Archipiélago Tuamotu)

En términos de tamaño, el atolón de Fakarava es el segundo en importancia después del de Rangiroa. Este paraíso tropical se encuentra bajo la protección de la Reserva de la Biosfera de la UNESCO, en el archipiélago Tuamotu, a unos 450 kilómetros de Tahití. Su laguna es rectangular y se conecta al océano a través de dos canales, Gatuae Tumakohua. Los dos principales pueblos de Fakarava son Rotoava Tetamanu, que están a casi 90 minutos en lancha rápida uno del otro.

Fakarava es mundialmente famosa por su extenso cultivo de perlas negras, que son apreciadas y renombradas en todo el mundo. La colorida joya de Fakarava es quizás la pequeña iglesia católica que se levanta en el atolón, Church Of Jesus Christ of Later Day Saints, la primera que se construyó aquí en 1874, para recordar el intenso color y la belleza de los corales que la rodean.

El mar aquí es espectacular: la suave arena rosada yace bajo las exuberantes palmeras y desciende suavemente hacia aguas transparentes que invitan a una inmersión tras otra. Fakarava es el lugar perfecto para los entusiastas del snorkel y el buceo, y algunos de los mayores expertos del mundo dicen que es el lugar adecuado para hacer algunas de las inmersiones más hermosas de la Polinesia: nadar con los tiburones o peces de arrecife que viven entre los corales. Si la idea de nadar con los depredadores te asusta, debes saber que nadar con ellos es completamente seguro.

Fakarava está desprovista de grandes hoteles y centros turísticos, y te garantiza la paz y la tranquilidad en estrecho contacto con los residentes, lo que hará que tu estancia sea una experiencia inolvidable, por no hablar de la comida: ¡recién capturada!

Playa de Les Sables Roses (Isla de Tetamanu)

 

Dos semicírculos de costa arenosa separados por un paraíso de arena rosa de origen coralino. Estamos hablando de la playa de Les Sables Roses, que surge directamente del concepto mismo de playa tropical e identifica con precisión la quintaesencia del retiro perfecto de la playa. Las aguas turquesas que la bañan son ideales para un baño tranquilo. Les Sables Roses se encuentra a poca distancia de Tetamanu y sólo se puede acceder a ella mediante excursiones en barco por la laguna. ¡Esto garantiza que te encontrarás en un paraíso casi exclusivamente para ti!

Lagon Bleu / Blue Lagoon (Isla de Rangiroa)

En el corazón del atolón de Rangiroa, el más grande del mundo, se encuentra la espectacular Lagon Bleu, es decir, la laguna azul que siempre has soñado fotografiar. La Blue Lagoon es en realidad una laguna dentro de la laguna, en la que emergen los motu (pequeñas islas de arena blanca) de las que brotan los cocoteros. Rodeada de coloridos corales, esta zona del paraíso te llevará directamente a tus sueños de vida salvaje en la costa. ¡Nada entre los tiburones del arrecife y vive una experiencia inolvidable! 

 

Descubre la Polinesia Francesa con Costa Cruceros

¡Zarpa hoy mismo hacia la Polinesia con Costa Cruceros! No importa si quieres relajarte en el corazón de Rangiroa, en la Lagon Bleu, o si te has decidido por un destino más cosmopolita como Tahití. ¡La Polinesia te espera con los brazos abiertos para relajarte en algunas de las playas tropicales más hermosas del mundo!

¡Zarpa con Costa Cruceros!