Bienvenido a Marsella, un lugar lleno de playas, sol y costas simplemente irresistibles donde podrás disfrutar de unas vacaciones al más puro estilo mediterráneo. Aquí el agua es azul y el clima te hará desear unas largas vacaciones de diversión y relajación. Si has decidido visitar Marsella para sumergirte en la historia de una ciudad única, te sugerimos que eches un vistazo a algunas de las playas más hermosas de la zona que Costa Cruceros ha seleccionado para ti.
 
Las 19 mejores playas de Marsella: 

Playa del Profeta (Plage du Prophète)

En el corazón de La Corniche se encuentra una de las pocas playas de arena preciosa de Marsella. Has llegado a la Plage du Prophète (la playa del Profeta). Es una de las costas más antiguas de la ciudad y, al mismo tiempo, una de las más populares y concurridas. Muy popular en verano, te sorprenderá descubrir que tanto residentes como turistas adoran disfrutarla incluso en invierno, dando largos paseos con su cámara en mano.

El fondo marino arenoso te da la bienvenida con su profundidad gradual: otro punto a favor de la playa del Profeta, que también es perfecta para familias con niños. Y si después de nadar quieres disfrutar junto con los demás veraneantes, siempre puedes unirte a uno de los muchos partidos de voleibol de playa que se organizan normalmente a lo largo de la costa.

Si prefieres la relajación y la comodidad, has venido al lugar correcto. Los establecimientos de esta playa están equipados con baños públicos, vestuarios, duchas y, por supuesto, bares y restaurantes en la costa donde se puede disfrutar de algunos de los platos tradicionales de la zona.

Por la mañana, la playa del Profeta está poblada principalmente por familias con niños. Por la tarde la zona tiende a cobrar vida con muchos locales, que vienen aquí para encontrar refugio del caos de la ciudad. Por la noche, en cambio, está abierto a los jóvenes, que vienen en masa a disfrutar de un aperitivo y de la brisa marina.

Playas del Prado (Plages du Prado)

Las Playas del Prado se crearon en 1970 con el objetivo de dar un uso práctico a una zona que de otro modo sería poco utilizada y frecuentada. Con el tiempo, la zona se ha convertido en una importante atracción para los turistas, que visitan este lugar todos los años atraídos por la particularidad del lugar. De hecho, las playas del Parque del Prado han sido excavadas artificialmente en el mar tras la construcción del metro de la ciudad, y atraen a casi 4 millones de visitantes curiosos cada año. 

Con sus 3 kilómetros y medio, la Playa del Prado es la más grande de Marsella, y consiste en una serie de playas más pequeñas, cada una con su propia identidad. Hay algo para todos. No sólo puedes pasar un día espectacular en la playa con sol, mar azul, surf y windsurf, sino que también puedes disfrutar de la belleza del parque natural con jardines, bancos, zonas de descanso, parques con atracciones para niños y una zona dedicada al skateboarding. De esta manera todos los miembros de la familia pueden disfrutar de su actividad favorita.

Playa de los Catalanes (Plage des Catalans)

Bienvenidos a la Plage des Catalans, la playa de los catalanes. Esta espectacular ubicación está a un paso del Vieux Port, en Marsella, y atrae a los turistas con su característica forma de herradura, el buen mar y la reputación que ha construido a lo largo de los años. Se llama "de los catalanes" porque un grupo de pescadores catalanes llegaron aquí en el siglo XVII, refugiándose en un antiguo hospital. Hacia finales del siglo XIX los pescadores ya no estaban allí, pero el área alrededor de sus alojamientos se pobló continuando la historia de su asentamiento. La misma playa aparece en el tercer capítulo del famoso libro El Conde de Monte Cristo de Alejandro Dumas.

Durante un corto período de tiempo, esta fue una hermosa playa privada. En 2003 la propiedad pasó a manos del municipio de Marsella, y ahora todo el mundo puede disfrutar de este espectacular tramo de costa con su playa de arena blanca. La zona está abierta y es accesible al público, pero como cada una de las pocas playas de arena de Marsella, tiende a estar bastante concurrida durante el verano. Los que lleguen fuera de temporada alta se sorprenderán por la tranquilidad del lugar, donde se puede bucear en completo relax y tomar fabulosas fotos de la Ribera Francesa. Se puede llegar a esta playa en unos 15 minutos a pie desde el Vieux Port. El acceso a la playa sólo es posible a través de un tramo de escaleras.

Playa de la Punta Roja (Plage de la Pointé Rouge)

La Playa de Pointe Rouge está situada en la parte oriental de la ciudad de Marsella y es una de las más grandes de la zona. Aunque no tiene los lujos de una costa tropical, Pointe Rouge es un lugar perfecto para relajarse y divertirse en compañía. Este pequeño tramo de costa tiende a ser muy concurrido, especialmente durante los meses de verano. Cuando el viento mistral llega, la playa está menos concurrida y suele acoger a muchos surfistas que no pueden esperar a sumergirse en el agua para tratar de subir las olas. 

Playa de Santa Cruz (Plage Sainte Croix)

La Plage Sainte Croix es un pequeño rincón del paraíso cerca de Martigue, a unos pocos kilómetros al oeste de Marsella. Es un hermoso lugar de arena rodeado de rocas, donde nadar es un verdadero placer. No está muy concurrida, y aunque es una bahía muy pequeña, el espectáculo que te espera es fabuloso. La arena, blanca y bien conservada, es suave y ofrece un lugar perfecto para descansar durante los largos días en el mar.

Puedes caminar todo el camino y disfrutar de la brisa marina, o explorar los alrededores en pequeñas excursiones y, por supuesto, hacer una paradita en uno de los restaurantes locales. Sainte Croix también es conocida como la Plage de Saulce y se utiliza durante la temporada baja para rodar un popular programa de la televisión francesa: 'Camping Paradis'.

Bahia de los Monos (Baie des Singes)

Estamos en Marsella, pero no por mucho tiempo. Bienvenidos a la Baie de Singes, la Bahía de los Monos. Se encuentra a unos 250 metros de la carretera y ofrece un espectáculo único. La bahía mira silenciosamente hacia la Île de Maïre, un pequeño paraíso natural al que se puede acceder fácilmente mediante un paseo en barco que se puede reservar in situ.

El nombre de la playa se debe al hecho de que la naturaleza rocosa de esta playa ofrecía un punto de acceso protegido a Marsella, donde los contrabandistas lo tenían fácil. A los niños que deambulaban o trabajaban aquí se les decía que permanecieran "callados como monos" sobre el tráfico ilegal que presenciaban.

La playa está salpicada de rocas muy blancas, típicas de los barrancos, y ofrece una vista del Mediterráneo muy particular. Otra joya de la zona es la oferta gastronómica: además de disfrutar de una fabulosa y típica bullabesa, podrás disfrutar de la frescura y la bondad del pescado a la parrilla, el final perfecto para un día de mar y arena.

Playa de Malmousque (Plage Malmousque)

Malmousque es un pueblo que ofrece a sus visitantes algunas visiones únicas de lo que debería haber sido la ciudad cuando fue fundada. Piérdete en un laberinto de calles estrechas como "Rue va à la Calanque"... ¡Y llegarás siempre a una pequeña cala o a un magnífico puerto pesquero! El barrio es tranquilo y relativamente poco frecuentado por los turistas, por eso vale la pena visitarlo. 

Las pequeñas playas de Malmousque ofrecen una vista privilegiada del archipiélago del Endoume, la Isla Degaby y son el escenario de algunos de los más característicos y deliciosos restaurantes de pescado de la zona. Aquí las aguas son claras y tranquilas, y las zonas de baño son mucho menos frecuentadas. Ven aquí si quieres disfrutar de un día tranquilo en la playa, bajo el sol, o si tienes una verdadera pasión por la pesca. Pasa por Petite Niche o la pequeña playa de La Fausse Monnaie y disfruta de algunos de los lugares más exclusivos de Malmousque.

Ensenada de la Maronaise (Anse de la Maronaise)

 

Está a pocos kilómetros del Cabo de la Croisette, entre Les Gourdes y la Bahía de los Monos. Bienvenidos a la playa de Anse de la Maronaise, conocida antiguamente por la famosa presencia de un club nocturno (cerrado definitivamente) y ahora famosa por su playa de aspecto algo lunar.

Si quieres encontrar un lugar en La Maronaise, durante el verano, tendrás que levantarte temprano por la mañana y colocar tu sombrilla antes que los demás. La zona es relativamente pequeña y tiende a estar muy concurrida durante la hora punta. La Maronaise es visitada principalmente por los marselleses; pues los turistas no la conocen mucho. El paisaje salpicado de rocas y arbustos ofrece un lugar perfecto para bucear con toda la familia.

La Maronaise es también el lugar perfecto para los amantes de la pesca submarina y el buceo. Ven aquí a admirar el naufragio del "Mahonne", un barco que lleva más de 50 años en el fondo de esta playa, a sólo unas docenas de metros de la entrada del pequeño golfo. Los entusiastas de la floricultura pueden venir aquí para admirar los especímenes de Erica Multiflora, una espléndida hiedra que crece sólo en el período entre octubre y noviembre.

Playa L'Estaque (Plage de l'Estaque)

La impresionante Playa L'Estaque es un auténtico paraíso de rocas y vegetación con vistas al norte de Marsella. Aunque están situadas entre el Mar Mediterráneo y los edificios de la ciudad, estas playas ásperas y escarpadas ofrecen un fabuloso refugio para los turistas que buscan paz y tranquilidad y, al mismo tiempo, agua limpia para bañarse. La arena está bien cuidada, el acceso es muy cómodo y se puede disfrutar de una magnífica vista de Marsella en cualquier época del año.

Entre baño y baño, no pierdas la oportunidad de hacer un recorrido por el pueblo de Estaque. A lo largo de los siglos, este magnífico lugar ha sido una fuente de inspiración para muchos artistas, pintores y escritores. Además de haber sido el escenario de una famosa película de Robert Guédiguian, esta playa ha preservado su típico encanto provenzal sin dejarse llevar por el turismo. L'Estaque tiene tres playas principales frecuentadas principalmente por familias. El mar es tranquilo y también apto para los niños, y es una de las zonas más limpias de la ciudad.

Debes venir a Estaque si eres un entusiasta de la navegación. Además, aquí puedes disfrutar de las mejores "panisse" de Marsella. Entra en uno de los muchos bistrós o restaurantes locales y disfruta de un menú de delicias locales basadas en el pescado más fresco.

Playas de Sausset-les-Pins

Bienvenidos a la Costa Azul y en este caso a la estación de Sausset-les-Pins, donde se encuentran algunas de las zonas de baño más bellas e importantes de los alrededores de Marsella. A 30 minutos del centro están las pequeñas playas protegidas de las corrientes que hacen que miles de turistas se enamoren de ellas cada año. 

Comencemos por ejemplo desde la playa de Baumettes, al este de Sausset-les-Pins, en el lado de Carry le Rouet. Esta espectacular zona costera es arenosa y hermosa, pero tiende a estar muy concurrida durante el verano. Su gran ventaja, sin embargo, es su accesibilidad y la presencia de innumerables restaurantes, que hacen de su estancia un verdadero paraíso.

Continuamos con la playa de Le Four à Chaud, que se encuentra en la carretera que va desde Sausset-les-Pins hasta La Couronne. Este maravilloso tramo de costa pedregosa también es particularmente popular entre los turistas, que esperan hasta el verano para poder venir aquí.

Luego pasamos a Le Petit Nid, otra exquisita playa de piedras que encontrarán de camino a La Couronne. Es el lugar ideal para el buceo y la pesca submarina, ya que es uno de los lugares favoritos de los erizos de mar.

Luego pasamos a Le Grand Rouveau, una pequeña playa de piedras a la que sólo se puede acceder por una escalera. La playa suele estar cubierta de posidonia oceánica, un alga marina que deriva en esta zona.

La Corniche es otra playa famosa en Sausset-les-Pins. También es una playa de piedras y ofrece al público una gama de servicios como baños públicos, vestuarios, área de primeros auxilios y, por último pero no menos importante, pequeños restaurantes junto al mar.

Luego llegamos a Le Port, donde una hermosa playa de piedras ofrece a los turistas más valientes un lugar para descansar lejos de las multitudes. Sin embargo, tenga cuidado, ya que esta zona no está vigilada por socorristas.

Sin embargo, la mención de honor de Sausset-les-Pins es para Le Grand Nid, una playa situada a unas pocas docenas de metros de Le Petit Nid, que ofrece un fondo marino de piedras y una entrada rocosa bien protegida del viento. 

Playas de Cassis

Nos remitimos a las famosas palabras de Frédéric Mistral, famoso poeta provenzal, para describir en pocas palabras los esplendores que te esperan en las playas de Cassis: "Quien ha visto París y no Cassis, no ha visto nada". Mistral tenía razón: Cassis ofrece un variado y vasto paisaje de desfiladeros, acantilados, calas y mucho, mucho sol. Es uno de los principales lugares para el turismo de playa en Marsella y, de hecho, en toda Francia. 

Cassis es una ciudad muy pequeña que ve crecer el número de habitantes de manera desproporcionada durante el verano. Mientras que Cassis vivió una vez principalmente de la pesca, ahora es el turismo el que impulsa la economía. Dispone de un pintoresco puerto, uno de los más antiguos y grandes de la antigüedad.

Dicen que la base de la Estatua de la Libertad de Nueva York está formada por rocas de Cassis. La historia de Cassis comenzó mucho antes: los primeros rastros de esta ciudad se pueden encontrar en una cueva cercana, el Cosquer. En el siglo XV, la ciudad se convirtió en parte de Provenza, pero hasta el siglo XVII su belleza no floreció realmente.

Déjate seducir por la belleza del puerto, donde podrás detenerte en uno de los bares o restaurantes para disfrutar de la cocina típica local, y pedir una botella de Sauternes o Châteauneuf du Pape, los dos vinos típicos de la ciudad. En este punto,  todo lo que tienes que hacer es dar un paseo por los barrancos: Cassis está lleno de arroyos y pequeñas playas que ofrecen refugio, serenidad y sol a los turistas que quieren relajarse. Se puede llegar a las mejores playas después de una pequeña subida, pero realmente vale la pena. Asegúrate de llevar tu equipo de snorkel contigo: las aguas turquesas de Cassis son el lugar perfecto para explorar el fondo marino.

Playas de Ensues-la-Redonne

 

Bienvenidos a Ensues-la-Redonne, un típico pueblo de la Costa Azul listo para volverte loco con su extraordinario encanto. Es famosa por su puerto, los barrancos y las pequeñas playas de piedras que la bordean. 

Haz una parada en Petit Méjean para disfrutar de un acantilado de estilo provenzal desde el que tomar el sol y bucear con precaución. Este no es exactamente un lugar familiar, pero recomendamos Petit Méjean para los entusiastas del buceo: la biodiversidad del fondo marino de aquí te dejará boquiabierto.

A dos kilómetros de Ensues-la-Redonne se encuentra el barranco del Gran Méjean, donde los turistas son recibidos por un hermoso puerto y un restaurante de verano. Aquí las rocas son la principal atracción y son el lugar perfecto para disfrutar de un espectacular día de sol y mar. 

Por último, pero no menos importante, está la Calanca de Erevine, considerada sin duda una de las zonas más bellas de la Costa Azul. Se tarda una hora en llegar, pero cada paso vale la pena, pues es uno de los destinos más mágicos de Provenza.

Playas de Saint-Cyr-sur-Mer

Ven a Marsella por la historia, y quédate por la buena comida y las playas que te conquistarán. Saint-Cyr-sur-Mer es un destino muy popular entre los entusiastas de las vacaciones en la playa, y ofrece establecimientos y vistas únicas del paisaje del sur de Francia. Casi todas las playas de la zona llevan la bandera azul por la calidad del agua: ¡Nadar es un verdadero placer!

En Les Cailloux Plats, en dirección a La Ciotat, encontramos una playa de piedras no muy popular, ya que está un poco fuera de los caminos habituales. Esta espectacular playa de guijarros no es muy popular ya que está un poco fuera de los caminos trillados, pero realmente vale la pena visitarla. 

La Reinette también vale la pena: situada a la izquierda del puerto de La Madrague, es perfecta para familias con niños y cuenta con amplios tramos de sombra, especialmente por la mañana. Pasa por La Madrague, el arroyo Brameou, el barranco de Port Alon y La Moutte: el espectáculo te dejará boquiabierto. 

Visita también Les Lecques, la playa más famosa de Saint-Cyr-sur-Mer: con sus 2 kilómetros de arena y piedras, ofrece un rincón de paraíso adaptado a todas las necesidades. El agua es poco profunda y cálida, y los más intrépidos también pueden practicar surf, remo, kayak o subirse en un hidropedal 

Playas de Carry Le Rouet

Espectacular pueblo en la Costa Azul que ofrece a sus turistas mar y bosques de pinos: ¡Bienvenidos a Carry Le Rouet, uno de las mejores zonas de baño de Marsella. Casi todas son accesibles para toda la familia y mezclan arena, rocas y arrecifes creando una atmósfera irresistible. Ven a Carry y descubre una multitud de pequeñas playas y calas que ofrecen la más alta calidad. Algunas áreas en particular son perfectas para nadar en absoluta soledad.

¡No tengas miedo de preguntar a los residentes qué zonas son las mejores para un baño inolvidable! Empieza en La Rouet, la playa natural más ancha de Carry, continúa hacia el Cap Rousset y llega a la playa Fernandel, recientemente abierta al público después de un largo período como playa privada.

Playas de La Ciotat

La Ciotat es un hermoso pueblo portuario rodeado de reminiscencias de un pasado altamente industrializado. Aquí están algunas de las últimas playas de las Bocas del Ródano, entre Saint-Cyr-sur-Mer y Les Lecques. La atmósfera provenzal que se respira enriquece la experiencia del baño. Ven a visitar las playas de Cyrnos, Saint Jean, Le Lumière y la Calanca Du Mugel. No te pierdas la belleza de Figuerolles, calas a las que se puede llegar por un camino de unos 90 escalones. 

Playas de Saintes-Maries-de-la-Mer

Las fabulosas playas de Saintes-Maries-de-la-Mer, capital de la Camarga, ofrecen una zona de arena y buen mar a los turistas que buscan una zona equipada por relajación y, sobre todo, pensado por todos los miembros de la familia, incluso los más pequeños.

Playa de Piémanson (Plage de Piémanson)

La Playa de Piemanson se encuentra cerca de la ciudad de Arles y ofrece kilómetros de costa arenosa adecuada para toda la familia. La particularidad de este lugar es que, durante el verano y en determinadas épocas del año, está llena de campistas y caravanas. Es una de las pocas playas europeas donde todavía es posible acampar gratis, y cada año unas 15 mil personas se reúnen aquí para pasar sus vacaciones con serenidad. 

Playa de Bonnieu (Plage de Bonnieu)

 

La Plage de Bonnieu está situada en la bahía de Bonnieu y ofrece una zona de descanso para todos los turistas y residentes que quieren disfrutar de unas vacaciones de sol y mar a pocos kilómetros del centro histórico de Marsella. Una arena fantástica en una zona costera muy tranquila donde nadar es un placer y no hay escasez de actividades. Admira la puesta de sol en uno de los muchos pequeños restaurantes de la zona.

Alrededores: Playa de l'Espiguette (Plage de l'Espiguette)

En la zona de Montpellier están las arenas ilimitadas de la playa de L'Espiguette. A poca distancia del Parque Nacional de la Camarga, esta espectacular playa ofrece a los turistas dunas doradas y un amplio espacio para dejar una toalla y descansar con total serenidad. 

Descubre las playas de Marsella con Costa Cruceros

 

Si nunca has visto las hermosas playas cerca de Marsella... ¿A qué estás esperando? ¡Reserva tus vacaciones con Costa Cruceros! Arena, sol, surf y mucha felicidad te esperan en este extraordinario lugar.

¡Zarpa con Costa Cruceros!