No es sólo el fútbol y la samba lo que hace famoso a Brasil: en este país latinoamericano se encuentran algunas de las playas más bellas del mundo, que encabezan el ranking por complacera a turistas procedentes de todos los lugares del mundo. Brasil es un país con clima cálido, largos meses de sol y una naturaleza todavía virgen en áreas muy grandes de su territorio. Cuando comienza el invierno en Europa, este hermoso país arranca los motores del verano. Esta es la razón por la que zarpar con Costa Cruceros hacia Brasil en los últimos y primeros meses del año es una experiencia que te regalará felicidad, positividad... ¡Y un fantástico bronceado! 

En Brasil hay miles de kilómetros de costa con vistas al Océano Atlántico, por lo que de norte a sur se pueden encontrar un montón de playas de ensueño. Se comienza por aquellas más conocidas en todo el mundo, como las playas de Copacabana e Ipanema en Río de Janeiro, y se termina por aquellas playas más conocidas por los brasileños que conquistan a los turistas: la Praia do Espelho y Taips de Fora, en el estado de Bahía, la Praia de Pipa, amada por los surfistas, la playa de Maracajaá con sus "parrachos" (formaciones del arrecife), el parque natural de Jerocoacoara, y la playa de agua dulce de Alter do Chao,  inmerso en la selva amazónica, entre otras. 

¡Las playas de las Islas brasileñas son también una maravilla! En la isla de Ilhabela, descubrirás la belleza salvaje de la Praia do Bonete o la sencilla Praia do Curral; y en otras islas prácticamente en medio del océano como el archipiélago de Fernando de Noronha, se encuentra un pequeño paraíso protegido que es el hogar de la espectacular Praia do Sancho.

Comienza con nosotros un viaje espectacular hacia el descubrimiento de las mejores playas de Brasil!

Copacabana

El distrito más popular de la ciudad más famosa de Brasil es probablemente Copacabana, en Río de Janeiro. Y lo que hace tan famoso a este "barrio" en todo el mundo es también su lido. ¡La Playa de Copacabana es prácticamente sinónimo de vacaciones en Brasil! Con vistas al Océano Atlántico, de 6 km de longitud que se extiende desde Ipanema hasta Lim, la playa de Copacabana ha sido una referencia desde el siglo pasado, cuando también fue elegida por los VIPs para sus vacaciones. Hoy la playa es el destino de jóvenes que vienen a divertirse desde todos los rincones del mundo, pero también de todo tipo de turistas: aquí se puede disfrutar de la arena dorada, el azul del océano en el horizonte, la música y la vitalidad. Piense en lo hermoso que es estar aquí, tumbado al sol entre noviembre y febrero, huyendo del invierno en uno de nuestros cruceros, para disfrutar de la calidez y el color de un verano brasileño.

Si, además de amar la caipirinha y el bronceado en tu piel, te gusta pasear, dirígete  hacia el Fuerte de Copacabana en el sur para ver su museo militar y, sobre todo, las vistas donde podrás ver el famoso perfil del Monte , que también le mostrará el famoso perfil del Monte Pan de Azúcar en el horizonte. ¿Quieres verlo más de cerca? Entonces tendrás que ir al otro extremo de la playa de Copacabana y subir  subir el Morro do Leme, una pequeña montaña atravesada por un sendero amado por los excursionistas. ¡La vista desde la cima de la montaña te recompensará por tus esfuerzos!

La playa de Copacabana también es famosa por su nochevieja, una de las fiestas al aire libre más concurridas del planeta, con millones de personas que vienen de todas partes del mundo cada fín de año. También acogió algunos eventos de la época: el megaconcierto de los Rolling Stones de 2006, en el que la playa se llenó de 1.300.000 espectadores. El número de personas no asusta a sus habitantes, de hecho Copacabana es uno de los barrios más poblados del mundo.

Ipanema

En Ipanema se encuentra el alma chic de Río de Janeiro ¡Este barrio es el hogar de algunos de los lugares más caros de toda América Latina! No te sorprenderá entonces el hecho de que su playa es particularmente exclusiva.

Ipanema Beach es un media luna de arena dorada frente al Altlántico cerrada a un lado por la Pedra do Arpoador y por otro de los perfiles de las montañas Dois Irmaos (los "dos hermanos" en brasileño), con una forma inconfundible. Verlos durante su excursión Costa será toda una emoción. 

Ipanema se encuentra justo al sur de Copacabana, que es bastante larga, por lo que se pueden encontrar diferentes tipos de turistas y visitantes regulares: desde los niños de las favelas hasta los habitantes más ricos de Río de Janeiro. El lugar toma su nombre de la canción que inmortalizó la belleza de esta playa, la bossa nova de "Garota de Ipanema", y se dice que es el tramo más famoso de la playa.

Para los que se cansan rápidamente del sol, del mar, de los quioscos en la playa y de las hermosas olas que rompen en la orilla, la "Praia do Ipanema" está también muy cerca de muchas tiendas o boutiques a lo largo de la calle justo al lado de la playa. Incluso por la noche Ipanema es un lugar de encuentro para los amantes de la vida nocturna, que encuentran aquí bares, restaurantes y discotecas para bailar hasta el amanecer al ritmo de Brasil.

Lopes Mendes, Ilha Grande

En Ilha Grande, en el Océano Atlántico al sur de Río de Janeiro, se encuentran algunas de las playas más bellas de Brasil: entre ellas, un lugar de honor definitivamente va a la playa Lopes Mendes en Ilha Grande, que significa "gran isla" en brasileño,tiene costas particularmente irregulares en las que hay hasta 106 playas. Paraísos reales, maravillosas extensión de arena blanca con aguas cristalinas y vistas a la bahía más al noreste de la isla.

Llegar aquí puede ser una pequeña aventura, porque la forma más espectacular para llegar a Lopes Mendes es haciendo trekking por el Atlántico Mata, es decir, el bosque brasileño que cubre gran parte de Ilha Grande. También hay una excursión de Costa que te acompaña en esta experiencia, haciéndote vivir el momento perfecto. Por cierto, en Lopes Mendes se puede nadar con total tranquilidad porque las temperaturas del océano son realmente cálidas y la imagen de fondo será un paisaje naturalmente verde. 

Praia do Francas, Maceio

Amantes del surf, entusiastas del buceo, amantes de la comida: Praia do Francs es tu paraíso. Estamos en el estado de Alagoas y en el ayuntamiento de Marechal Deodoro, a 25 kilómetros de la capital, la ciudad de Maceiá, en la parte más noreste de Brasil. Estos lugares son famosos no sólo entre los brasileños, sino también entre los turistas extranjeros por sus playas, entre los que Praia do Francs definitivamente tiene un lugar especial.

Aquí sus aguas tienen colores que van desde el turquesa hasta increíbles tonos de verde oscuro, y sus olas hacen felices a los surfistas. La playa también alberga competiciones de surf. Su arena dorada y las palmeras que recorren todo su perfil completan la imagen perfecta de esta playa de ensueño, a la que se puede llegar incluso con una excursión Costa.

El lado izquierdo de Praia do Francas, es una zona más sencilla: desde sus bares y restaurantes junto a la playa hasta los puestos cercanos al mar que ofrecen las especialidades locales de marisco. A este lado de la playa, además, el agua es más tranquila, también gracias a la presencia de un arrecife perfecto por el buceo.

Praia do Bonete, Ilhabela

¿Buscas un poco de paz en Brasil? Praia do Bonete será tu edén. Es uno de las playas de Ilhabela, un municipio brasileño compuesto por varias islas, ubicadas cerca del Trópico de Cáncer. Para llegar a Praia do Bonete necesitarás paciencia, pero merecerá la pena la llegada a un panorama idílico, una estrecha bahía, entre zonas verdes, con unos 600 metros de arena dorada y aguas poco profundas a diez metros de la orilla. 

Llegarás a este rincón escondido de Brasil a través de un sendero de unos 12 kilómetros de largo, por el que caminarás unas 4 horas, durante las cuales también te encontrarás con hermosas cascadas. Al final del paseo, llegarás a la Praia do Bonete, que en ciertas épocas del año es también un destino para excursiones organizadas en barco. Antes de entrar en la playa, podrás hacer una parada en el restaurante detrás de él, que se encuentra en el pequeño pueblo de pescadores cerca del mar. 

Praia do Curral, Ilhabela

En la verde Ilhabela, en el estado de Sao Paulo, un lido que está "de moda" te espera: la Praia do Curral, el alma más sencilla de la isla. De nuevo, te enfrentarás a una verdadera belleza natural, una larga franja de arena dorada bordeada por el verde de la vegetación de la isla y con vistas a un Océano Atlántico particularmente tranquilo,  ya que no está a mar abierto.

Esta ubicación de ensueño también tiene otra característica que lo hace particularmente atractivo por los brasileños y otros turistas: en Praia do Curral encontrarás resorts de lujo, hoteles y clubes de moda que atraen a los amantes de la "dolce vita" durante todo el año.

Por supuesto, también  hay restaurantes en el pequeño pueblo detrás de Praia do Curral. ¡Algunos incluso hacen el servicio directamente en la playa! Te aseguramos que una excursión con Costra Cruceros a esta pequeña fracción del paraíso vale la pena.

Fernando de Noronha

Es una cordillera submarina que forma las islas del pequeño archipiélago de Fernando de Noronha, a unos 350 kilómetros de la costa de Brasil. La isla más grande da nombre al archipiélago, y tiene un área total de unos 18 kilómetros cuadrados: un pequeño paraíso de paz y belleza en medio del Océano Atlántico, hogar de algunas de las playas más bellas de Brasil.

Fernando de Noronha, simplemente llamado Noronha por los habitantes, se encuentra frente al Mar de Dentro  (el lado del océano atlántico que lo separa de Brasil, más tranquilo) y el Mar de Fora (el Atlántico abierto y ventoso). A ambos lados hay playas de ensueño, algunas con arena volcánica y piscinas naturales poco profundas. Aquí también encontrarás los sitios de buceo más bellos de Brasil, con aguas cálidas incluso entre 25 y 40 metros de profundidad y un montón de animales marinos. Las tortugas y delfines son los reyes del archipiélago.

Maracajaá

Maracajaù es famosa en todo Brasil por sus "parrachos", formaciones coralinas que se encuentran a unos 7 kilómetros de la costa y que atraen tanto a expertos como turistas. Son muchos los que llegan al estado de Rio Grande do Norte, y precisamente a la ciudad de Maxaranguape, para sumergirse en las piscinas naturales que bañan las playas de Maracajaù, donde las aguas son cálidas y tranquilas, de color turquesa y ricas en vida marina.

Cerca de un pequeño pueblo de pescadores, la playa de Maracajaù también ofrece varias alternativas al buceo: hay parques acuáticos, clubes y restaurantes a poca distancia, y desde aquí también hay excursiones organizadas en quads y en dune buggy. 

Alter do Chao

¿Puede una playa de agua dulce competir con la belleza de una playa oceánica? Si esa playa se llama Alter do Chao, la respuesta es sí. Para tumbarte en la arena blanca de lo que, en realidad, es una pequeña península frente al pueblo de Alter do Chao, trendrás que adentrarte en la selva amazónica y llegar a Santarém, donde el río Tapajós se une con el río Amazonas.

En la estación seca, Alter do Chao emerge de las aguas del río en todo su esplendor, dando lugar a una fina franja de arena blanca (aquí llamada Ilha do Amor, la isla del amor) conectada con la zona que cierra la cuenca del encantador Lago Verde, y a la que se puede llegar a pie. Cuando el clima es más lluvioso, la playa se convierter en una verdadera isla, a la que se puede llegar fácilmente en canoa. Sombrillas, tumbonas y un ambiente relajado te darán la bienvenida incluso en uno de los lugares más salvajes del planeta.

Praia do Espelho

El nombre Praia do Espelho significa "playa del espejo": debe su nombre a los reflejos del agua de las piscinas naturales cercanas a la orilla, que, vistas desde los barcos de la costa, parecen espejos. De hecho, el nombre oficial de esta playa en el estado de Bahía sería Curuípe, al igual que el pueblo detrás de ella, donde se pueden encontrar varios bares y restaurantes para probar la cocina local y disfrutar de un poco de sombra.

La vista aquí es tan increíble que se merece un nombre más poético: la Praia do Espelho es el escenario ideal para una película en la que los protagonistas se encuentran en una hermosa isla desierta, con un acantilado sobre el mar, la arena dorada y el verde de las palmeras de cocos que dibujan el horizonte. La marea baja ofrece un entorno idílico entre piscinas naturales y arrecifes de coral. Es imposible resistir el deseo de sumergirse en las aguas del océano, que en estas costas son tranquilas y agradablemente cálidas.

Praia do Taipas de Fora

La península de Maraú, en el estado de Bahía, separa la bahía de Camamú del Océano Atlántico. De cara al mar se encuentra Taipús de Fora, una larga extensión de arena bañada por aguas cristalinas en las que las olas se suceden sin parar. Si amas el surf, en esta playa podrás divertirse volando sobre el agua del mar. Y si viaja con niños, encontrarás largos tramos de playa más protegidos, donde las piscinas naturales creadas por el arrecife de coral hacen que el agua sea poco profunda, tranquila y segura incluso para ellos.

La playa de Taipús de Fora se extiende a lo largo de varios kilómetros, acompañada de una interminable hilera de palmeras verdes que cubren los alojamientos turísticos, todo ello a poca distancia del mar. Aquí la tranquilidad reina el lugar. Las mareas altas y bajas dibujan diferentes contornos según la estación del año, creando pequeñas bahías de arena con aguas cristalinas.

Praia de Fazenda

En el corazón de la Costa Verde, a medio camino entre Sao Paulo y Río de Janeiro en línea recta, se encuentra el Parque Estadual da Serra do Mar, un parque protegido que alberga la hermosa Praia de Fazenda. Tres largos kilómetros de arena oscura custodiados por la Mata Atlántica, el verde y exuberante bosque brasileño en el que se pueden realizar largas caminatas entre un chapuzón y otro.

Es difícil abandonar la paz de la Praia de Fazenda, aunque sea por un ratito. La playa es libre y la gente va para disfrutar de la belleza de un lugar protegido y virgen. Algunos servicios están disponibles en el Centro de Visitantes del Parque, que está rodeado de vegetación y a pocos metros de la playa, pero aparte de esto, el resto será un continuo contacto con la naturaleza. Sumérgete en las tranquilas aguas de la Praia de Fazenda, o ve caminando hasta el punto donde el agua dulce del Río Picinguaba desemboca en el Atlántico.

Praia de Pipa

El nombre Praia de Pipa significa "playa de cometas": esta pequeña playa en el estado de Rio Grande do Norte está situada en el municipio de Tibau du Sul, uno de los puntos más orientales de Brasil. ¡Como su nombre indica, es la playa perfecta para los amantes del viento! Surfear aquí es particularmente emocionante debido a las poderosas olas del océano, pero no es recomendable para aquellos que no son expertos. En este caso, lo mejor es disfrutar de la arena blanca y fina, de la vista de los acantilados, del bosque que rodea la playa y de la compañía de turistas y residentes, que acuden en masa a los restaurantes y discotecas de la pequeña ciudad. Si no te parece suficiente, busca tramos de playa protegidos por el arrecife de coral, donde el agua de las piscinas naturales es tranquila y agradablemente cálida.

La Praia de Pipa es considerada una "playa hippie", porque su crecimiento turístico comenzó en los años 70, cuando los surfistas y mochileros comenzaron a reunirse aquí, atraídos por la belleza natural de la playa. Hoy en día es uno de los centros turísticos más populares de la zona, tanto para brasileños como para turistas de todo el mundo.

Praia do Sancho

¿Has cogido un barco o un avión y has recorrido los 350 kilómetros que separan la isla de Fernando de Noronha del continente? ¡Entonces estás de suerte! Podrás tomar el sol desde la espectacular Praia do Sancho, una joya entre las perlas de este pequeño archipiélago brasileño, que en TripAdvisor fue elegida incluso la playa más bella del mundo en 2019.

Antes de tocar la arena, caminando por la pasarela de madera que conduce al mirador de la Praia do Sancho podrás admirar todo el espectáculo de esta pequeña bahía dorada, situada entre dos acantilados que la abrazan antes de zambullirse en el mar. Se accede a ella a través de una empinada escalera y no tiene instalaciones, sombrillas ni tumbonas. En la isla de Fernando de Norohna sólo se permite la entrada a un número limitado de turistas al día, que han de tener un pase que permite que este pequeño paraíso natural siga prácticamente intacto. La Praia do Sancho está situada en el lado de la isla que da a Brasil, donde el océano es más cálido gracias a la influencia de las corrientes. Si te tiras al agua, no es difícil encontrarte tortugas y delfines.

Arpoador

Entre dos de las playas más famosas de Brasil también hay espacio para una tercera maravilla: Arpoador, una pequeña colina rocosa que divide Copacabana de Ipanema, las playas urbanas por excelencia de Río de Janeiro.

A diferencia de sus "voluminosos" vecinos, donde la vida nocturna es muy activa y los bañistas acuden en masa para encontrar su lugar en la arena, Arpoador es un rincón tranquilo, donde se pueden encontrar familias e incluso ancianos. Pero los visitantes más frecuentes de esta playa son los surfistas, que se reúnen aquí por sus olas. Para aquellos que quieren experimentar la emoción del surf, pero no son expertos, también pueden recibir clases de surf en la playa.

El promontorio de la Pedra do Arpoador, como lo llaman los brasileños, está atravesado por varios senderos que atraviesan las rocas que son practicables incluso para los niños y conducen a maravillosas vistas de Copacabana, Ipanema y el Atlántico. La pequeña playa de arena a la izquierda del promontorio se llama Praia do Diablo, pero a pesar de su nombre tiene una belleza angelical, arena dorada y olas fascinantes…. ¡Y también dos pistas para jugar al voleibol!

Praia do Rosa

La Praia do Rosa está ubicada en el estado de Santa Catarina, en el sur de Brasil, y es una de las playas más famosas de la zona: ¿Será porque en sus 7 kilómetros de longitud puede ofrecer actividades muy diferentes?

La playa es una franja de arena ligera y suave, que a la izquierda termina en un promontorio rocoso: en medio de las rocas se encuentra una de las piscinas naturales de la Praia da Rosa, donde adultos y niños bucean. Las otras están situadas en medio de la playa, detrás de las colinas de arena, y también son tranquilas y solitarias, así como hermosas. En Praia da Rosa también se puede practicar windsurf y kitesurf, o coger un barco y pescar en la costa, para mirar el horizonte y ver las ballenas. Desde la playa también hay hermosos senderos que conducen al bosque, para los amantes del trekking, o se puede llegar rápidamente a uno de los restaurantes y bares cercanos. Pide un deseo para tu día en la playa… En esta playa de Brasil, seguramente se hará realidad. 

Jericoacoara

¿Te parece Jericoacoara un nombre complicado? Entonces llámala Jeri, como hacen los locales: acortar el nombre no quitará el encanto de este encantador lugar, uno de los más mágicos de Brasil. ¡Incluso el Washington Post lo ha considerado como una de las diez playas más fascinantes del mundo! Jericoacoara está ubicada en el norte de Brasil, a unos 300 kilómetros de la ciudad de Fortaleza, en el estado de Ceará. Forma parte de un parque natural, que sin duda ha contribuido a preservar la belleza salvaje de la playa. Hay instalaciones para los turistas, pero muy sencillas, típicas de los pequeños pueblos de pescadores cercanos.

Jeri es definitivamente el lugar perfecto para practicar windsurf y kitesurf en el océano, ya que el viento sopla casi todo el año y el agua tiene una temperatura suave. Podrás descubrir también el increíble paisaje de sus dunas de arena, en medio de las cuales se abren piscinas naturales transparentes, a la sombra de las palmeras. Entrar en el Parque Natural de Jericoacoara es como perderse en un lugar fuera del mundo, lleno de colores y luz, que hará feliz a todo amante de la naturaleza virgen.

Descubre las playas más hermosas de Brasil con Costa Cruceros

Brasil es un destino que hace soñar a muchos viajeros. Refugiarse en la tierra de la samba es una manera maravillosa de escapar del gris invierno. Un viaje con Costa Cruceros te hará disfrutar no sólo de toda la comodidad de unas vacaciones sin el estrés de tener que hacer y deshacer las maletas, sino también de la belleza de poder ver tus destinos en el horizonte desde una perspectiva única. ¡Descubre esta fracción del paraíso con nosotros y disfruta del sol en las playas más hermosas de Brasil!

Zarpa con Costa Cruceros