¡El destino costero que no te esperas es Bélgica! Un inesperado paraíso que posee algunas de las playas más hermosas de Europa. El mar es realmente hermoso y el arte rodea cada rincón de este país donde la buena comida y los hermosos paisajes son dos joyas sin igual. 

Pocos conocen la belleza de la costa de Bélgica, lo que la hace quizás más bella e interesante de visitar. Dispone de 70 kilómetros de arena, y tiene algo para todos. La visita a las ciudades artísticas del país te permitirá desviarte hacia zonas costeras donde encontrarás un mar fantástico y una arena dorada que parece estar pintada con acuarela. La gente que visita estas playas sigue siendo poca, por lo que es el lugar ideal donde podrás disfrutar de unas vacaciones en el mar llenas de actividades y diversión.

¿No sabes cuál es la mejor playa para ti?  Hemos creado una amplia lista con las mejores playas de Bélgica. Reserva unas vacaciones en Bélgica, prepara tu equipaje... ¡Y nosotros nos encargamos del resto!

Playa de Ostende

En el corazón de la costa belga, en Flandes, se encuentra Ostende, un popular destino costero para todos los residentes que viven en la zona. La playa dorada se sumerge en un mar tranquilo y bastante cálido, y las instalaciones ofrecen todas las comodidades necesarias para una estancia relajante. Ostende es perfecto para toda la familia, incluidos los niños, y ofrece un oasis de paz y relajación a sólo 1 hora y media en tren de Bruselas y a 15 minutos de Brujas. Ven a Ostende para disfrutar del mar y tomar el sol, y quédate en la zona para contemplar las exposiciones de arte, las instalaciones temporales y hacer un recorrido por el característico centro de la ciudad.

Después de un día de sol y mar se puede, de hecho, disfrutar de la belleza de una ciudad que tiene mucho que ofrecer a sus turistas y que se caracteriza por una larga tradición hospitalaria. Haz una parada en uno de los muchos pequeños restaurantes de la ciudad y disfruta de lo mejor de la comida local, de la cual debemos mencionar absolutamente los mejillones y las croquetas de "crevettes" (croquetas de camarones, crujientes por fuera y cremosas por dentro), que son el final perfecto para un día 100% belga.

Si vienes a Ostende en agosto, podrás disfrutar del Festival TAZ, el "Teatro del Mar", una cita que no te puedes perder si eres un amante de la cultura. Entre bailes, conciertos y debates literarios, te darás cuenta de que esta ciudad esconde un alma artística de gran sensibilidad. En Ostende se encuentra el museo de James Ensor, un famoso pintor local amane de lo macabro. No puedes perderte una visita al Mu.ZEE, un museo de arte contemporáneo que muestra las obras de los artistas de nuestro tiempo combinadas con maravillosas obras maestras históricas. Hablando de historia, no olvides que estás en Ostende, un importante centro marítimo alemán durante la Primera Guerra Mundial. 

Si eres un aventurero, puedes subir a uno de los barcos de pesca que salen de los distintos muelles: la excursión dura todo el día, y puedes quedarte con lo que puedas pescar.

Playas de Knokke-Heist

La belleza de las playas belgas reside en su simplicidad: arena dorada, la maresía, el mar azul y la agradable sensación de no estar muy lejos de algunas de las ciudades más bellas de Europa. Bienvenido a Knokke-Heist: situada en la parte norte de la costa belga, esta zona costera ofrece la posibilidad de dar largos paseos, disfrutar de una buena gastronomía y hacer grandes compras.

Es la zona VIP de la costa, y como tal ofrece una gama de soluciones de alojamiento de lujo verdaderamente exclusivas. Sin embargo, investigando un poco, podrás encontrar sitios para todos los bolsillos. Este destino es quizás el más glamuroso y exclusivo de toda Bélgica.

Knokke es hermosa en todas las estaciones, pero en verano, sobre todo, está en su mejor momento: la costa dorada, bañada por las olas del Mar del Norte, especialmente en los meses más cálidos, te recibirá con sus suaves y cálidas olas. La costa se extiende por diversos kilómetros y está salpicada de dunas de arena, cabañas de color pastel y biombos de color azul y bianco.

Si te gusta la vida nocturna, Knokke-Heist es definitivamente el destino de tus vacaciones en Bélgica: tomar el sol durante el día, disfrutar de un aperitivo por la tarde y bailar en los diferentes clubs por la noche.

También te encantará la bondad de la comida: Knokke es famoso por su pescado recién capturado, excelentes mariscos, ensaladas y muchas otros productos 'delicatessen' que podrás probar en las características "traiteurs" y restaurantes.

Después de un agradable almuerzo de camarones en la playa, todo lo que tienes que hacer es sumergirte en las lujosas compras de las calles del centro. Knokke es más hermoso si se visita lentamente: date un paseo o alquila una bicicleta para experimentar su encanto al 100%. Si necesitas una emoción extra, siempre puedes probar a practicar un poco de surf: varias instalaciones de la playa ofrecen todo el equipo necesario para un día de deportes acuáticos.

En Knokke hay una hermosa tradición: flores de papel que se venden a cambio de conchas. Esta es una costumbre local que se ha extendido al resto de la costa con el tiempo. Los niños crean hermosas flores de papel y las decoran con lo que encuentran, luego las colocan en la arena y esperan que otros niños las compren a cambio de conchas. ¡Cuanto más colorida es la flor, más aumenta su precio!

Playa De Panne

La Playa de De Panne es tan blanca como la arena de las playas tropicales y ofrece una vasta línea costera enteramente dedicada a los verdaderos amantes del mar. No es de extrañar que De Panne sea una de las principales playas del país.

La ciudad de De Panne pasó a la historia por primera vez en 1831, cuando el rey Leopoldo I puso la declaró suya tras su llegada. Sus dunas de arena, junto con las de Dunquerque, se hicieron famosas por la famosa "Operación Dínamo", en 1940, cuando tuvo lugar una milagrosa evacuación masiva de las fuerzas aliadas contra el imperio nazi. Ambos eventos son conmemorados en el centro: el primero con un monumento, y el segundo con un museo sobre la Segunda Guerra Mundial (con entrada gratuita). La zona urbana también está equipada con varios carriles bici que permiten largos paseos en bicicleta ideales para toda la familia.

Actualmente, De Panne se ha convertido en un destino popular para los turistas donde las playas, sobre todo, juegan un papel clave, especialmente en verano. La blanca arena, bañada por las aguas del Mar del Norte, alberga una serie de lujosas instalaciones de baño y bistrós ideales para una estancia relajante y gastronómica. Este es el lugar ideal para los niños, pues en verano hay actividades organizadas, como carreras de castillos de arena o cursos salvavidas. ¡Diversión garantizada para los más pequeños de la casa!

Playas de Blankenberge

Bienvenidos a Blankenberge, donde las playas de arena ofrecen un maravilloso lugar de encuentro para los turistas que aman la relajación y el mar. En el pasado, estas playas fueron el destino favorito de los turistas en busca de lujo (por ejemplo, el archiduque Francisco Fernando pasó por aquí en 1914 para disfrutar de sus vacaciones tras su matrimonio) pero hoy en día, Blankenberge ofrece diversión y descanso para todos los presupuestos.

Aunque no tiene el mismo atractivo que la Costa Azul, la costa belga conserva un encanto muy especial del que los residentes están locamente enamorados. Sólo hay que quedarse en uno de estos lugares para aprender a mirar estas playas con los mismos ojos de los que han vivido allí desde la infancia.

Cuando estés en la ciudad de Blankenberge, date un paseo por el centro y disfruta del ambiente de los bares, de los restaurantes locales, o del casino, que con su estilo Art Decó vale la pena visitar aunque no seas un apasionado del juego. También vale la pena visitar el Belle Epoque Centrum, un museo instalado en el corazón de unas cuantas casas de estilo Belle Epoque.

Si vienes en agosto, podrás encontrar el espectacular festival de las flores que se celebra cada año en la playa: docenas de carrozas flotantes decoradas con miles de flores frescas y rodeadas de gente disfrazada, dispuesta a celebrar la vida y la belleza.

Playas de De Haan

De Haan es un pequeño y encantador pueblo con vistas al Mar del Norte, en Bélgica. Sus playas, las más largas de la costa belga, son un lugar perfecto para los residentes y extranjeros que buscan no sólo una playa de arena para tumbarse al sol, sino también un encantador paisaje boscoso donde la calma y la serenidad prevalecen sobre todos los impulsos turísticos de la sociedad.  De Haan ofrece 12 kilómetros de costa de hasta 80 metros de ancho donde la gente puede relajarse bajo la sombrilla sin preocuparse.

Ven a De Haan para tomar el sol y quédate para practicar deportes náuticos: varias estaciones costeras ofrecen todo lo necesario para practicar el windsurf, el esquí acuático y muchas otras actividades que suben la adrenalina y dan un impulso adicional a tus vacaciones belgas. En las cercanías hay también un parque natural que puedes visitar a pie, en bicicleta o a caballo: la naturaleza virgen de esta pequeña joya escondida le dará un toque extra a tu estancia en Bélgica

Playas de Bredene

Hierba que crece entre las dunas de arena, un mar cristalino y arena suave. Bienvenidos a Bredene, una de las joyas ocultas de los casi 70 kilómetros de la costa belga. La encantadora playa de este lugar ofrece a los turistas un refugio y un paisaje marítimo intacto. Se puede alquilar el equipo necesario para practicar kitesurf, windsurf y otros deportes acuáticos. En los últimos años, Bredene también se ha hecho famosa por ser la única playa nudista de toda la costa belga.

Playas de Oostduinkerke

Con la marea baja, la playa de Oostduinkerke tiene más de un kilómetro de ancho. Con vistas al Mar del Norte, esta lengua de arena llega hasta Dunquerque y se caracteriza por sus espectaculares dunas de arena con hierba verde. Aquí las corrientes son bastante fuertes, y es aconsejable nadar sólo cuando los guardacostas están de guardia, para que la experiencia de nadar sea mucho más segura. Al mismo tiempo, el lugar es perfecto para los deportes acuáticos, como el popular windsurf.

Los que prefieran tomar el sol y relajarse pueden alquilar una sombrilla en una de las muchas instalaciones de la playa de la costa. Hay muchos bares y restaurantes en los alrededores donde comer es un verdadero placer. ¡Es la única manera de vivir tu experiencia belga al 100%!

Playa de Koksijde

Aunque sólo tiene 70 kilómetros de costa, Bélgica aprovecha al máximo todos sus recursos. La playa de Koksijde ofrece a los bañistas y entusiastas de los deportes acuáticos un lugar perfecto para relajarse en la arena y disfrutar de las olas del Mar del Norte. Ven aquí si quieres evitar el ajetreo de playas como De Panne u Ostende y disfrutar de un sol magnífico a pocas decenas de metros de algunos de los mejores restaurantes del país. Koksijde se ha convertido en el hogar de una manada de focas que puede ser vista en ciertas estaciones.

Las playas de este destino son perfectas para todos aquellos que sueñan con unas horas de relax al sol o recargar las pilas en un oasis de paz y tranquilidad. Si quieres nadar, recuerda tener cerca a los socorristas: las aguas aquí se mueven por corrientes bastante fuertes que requieren un poco de "atención".

Playa de Nieuwpoort

Bienvenidos a la zona de playa y puerto medieval de Nieuwpoort, una de las muchas deliciosas atracciones de la costa belga. La ciudad está dividida en dos partes principales: el casco antiguo, con pequeñas casas y calles empedradas que datan de la Edad Media, y la parte costera más reciente, con establecimientos, hoteles, restaurantes y apartamentos.

El campanario de Nieuwpoort es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y merece la pena visitarlo en cualquier momento de su estancia en esta encantadora ciudad. A lo largo de su historia, Nieuwpoort ha sufrido una serie de asedios que nunca han logrado romper su espíritu indomable. La ciudad siempre ha logrado resurgir de las cenizas.

Nieuwpoort es el destino perfecto para todos los turistas que buscan un lugar adecuado para la pesca o para los deportes acuáticos, pero también ofrece muchas excursiones para los amantes de la historia europea. 

Cerca de uno de los puertos de yates más grandes de Europa, no te pierdas la instalación artística "Le vent souffle où il veut" (El viento sopla donde quiere), diseñada por Daniel Buren para Beaufort 03.

A lo largo de uno de los canales artificiales de Nieuwpoort se encuentra el monumento a los caídos del frente belga y la estatua dedicada a su comandante, el rey Alberto I. Construido bajo los auspicios de la Asociación Nacional de Veteranos en 1938, fue hecha con arcilla del parque nacional alrededor del río Ijzer.

Playa Zeebrugge

Haz un viaje a Brujas por su historia y déjate seducir por sus hermosas playas. Tranquilas, bañadas por un mar siempre brillante y lleno de oportunidades para pasar cada día de una manera diferente. Hay espacio para todos y la arena siempre está bien limpia y cuidada. Según varias guías, es también la única zona costera de Bélgica con un gran aparcamiento gratuito, una característica de la que Brujas también se jacta en su sitio web oficial.

Para los amantes de la historia, un viaje a la antigua zona portuaria, actualmente utilizada como lugar de desembarco para los pescadores, es una visita obligatoria. Aquí puede visitar uno de los mercados de pescado más grandes de Europa, o decidir pasar una tarde inmerso en los legados del pasado. Tomemos por ejemplo el monumento del día de San Jorge, un recordatorio de la Primera Guerra Mundial desde el cual una serie de pasarelas escénicas llevan a los turistas a admirar la costa belga como nunca antes la habían visto. ¡Recomendamos que te lleves la cámara de fotos!

Aquí se respira una atmósfera misteriosa y muy característica que te enamorará. Ve a cenar a uno de los muchos restaurantes locales y déjate llevar hacia una experiencia gastronómica especial.

Playa Middelkerke

Bienvenido a Middelkerke, la playa con la que siempre has soñado. Amplia, sin aglomeraciones y bañada por el suave Mar del Norte, esta hermosa franja costera es perfecta para unas vacaciones de verano definitivamente fuera de lo común y, al mismo tiempo, para relajarse junto al mar, a pocos kilómetros de algunos de los centros urbanos más bellos de Bélgica.

Middelkerke es un destino para los entusiastas de las vacaciones en la playa que buscan un pedazo de paraíso donde puedan tomar el sol, dar largos paseos o disfrutar de los deportes acuáticos. Los establecimientos balnearios mantienen la arena limpia y ofrecen todas las comodidades que se pueden esperar: alquiler de sombrillas y tumbonas de playa, bares, restaurantes y pequeñas tiendas.

Playa de Wenduine

La princesa de la costa belga es Wenduine, un hermoso y acogedor pueblo que es también una de las perlas favoritas de la costa. Es un lugar perfecto para toda la familia, con especial atención a los tratamientos de spa, playas de arena y un sinfín de actividades que van un poco más allá de la clásica vida playera.

Podrás disfrutar del Mar del Norte desde uno de los muchos establecimientos, la arena es suave como el algodón y hay tantas oportunidades para relajarse. También puedes hacer senderismo, jugar al tenis o al minigolf, ir en bicicleta, pescar, montar a caballo o hacer surf. Las opciones son muchas y están todas a tu completa disposición: ¡el único límite es la imaginación!

Wenduine está muy orgullosa de su playa, que se encuentra a pocos kilómetros de De Haan y es perfecta para una estancia basada en el sol, los restaurantes de pescado y la relajación

Playa de Sint-Idesbald

Entre la playa de De Panne y Koksijde se encuentra la costa dorada de Sint-Idesbald, una hermosa ciudad cercana al Mar del Norte que ofrece a los turistas una oportunidad para relajarse y divertirse. Siendo menos frecuentada que sus vecinas más famosas, es el destino ideal para aquellos que buscan un poco de paz y tranquilidad. 

Playa Maboge

Maboge es un hermoso pueblo enclavado entre bosques a pocos kilómetros de Roche-en-Ardenne. Aunque no tiene vistas al mar, sino al río Ourthe, es uno de los lugares más interesantes para disfrutar de una playa diferente.

Disfruta de la paz y la tranquilidad del bosque y embárcate en una extraordinaria aventura de kayak, trekking y muchas otras actividades. Date el gusto de una estancia tranquila y desconecta tu teléfono móvil.

El acceso a la playa es gratuito y permite acceder a los diversos servicios que la diferencian de todas las demás, como zonas de barbacoa, bares, zonas de juego para niños y senderos para todos los niveles de experiencia.

Playa Westende-Bad

Westende se divide en dos partes: Westende-bad, la zona de baño, y Westende-dorp, el centro de la ciudad. Se puede llegar fácilmente desde Middelkerke y ofrece a sus turistas (pocos pero buenos), una playa limpia y virgen y todas las instalaciones necesarias para una estancia verdaderamente relajante.

La playa cobra vida especialmente durante el período de julio y agosto, cuando las actividades son tantas y te puedes divertir durante las horas más calurosas del día en un ambiente amistoso y cordial. Westende es también el destino ideal para quienes buscan descanso y relajación a pocos kilómetros de algunos de los centros más importantes de Bélgica. Incluso aquí las corrientes del Mar del Norte pueden ser bastante fuertes, por lo que se recomienda nadar sólo bajo la supervisión de los socorristas, disponibles para los bañistas durante el día.

Westende ofrece a sus turistas lo mejor de la relajación y la gastronomía local: te encantarán los platos que ofrecen los restaurantes y bistrós locales, que con su larga experiencia en la hospitalidad, lograrán hacer inolvidables tus vacaciones en Bélgica.

Playa de Lommel

En las afueras de la ciudad de Lommel se encuentra un pequeño oasis rodeado de bosque. Hay un hermoso lago rodeado de playas de arena y zonas verdes, perfecto para bañarse en aguas tranquilas y limpias. Esta playa ofrece una experiencia muy diferente a la costa belga, y es perfecta para una estancia relajada lejos de las multitudes de los balnearios como De Panne.

Playa de Raversijde

El barrio de Raversijde está situado cerca de Middelkerke y tiene vistas al Mar del Norte. Aquí la playa es fabulosa y virgen, y contiene algunas de las ruinas de la famosa Muralla Atlántica construida bajo la ocupación alemana de Bélgica durante la Segunda Guerra Mundial.

Además de ofrecer algunas de las vistas más bellas y vírgenes de la costa, Raversijde es el destino ideal para los que tienen perros, ya que tienen acceso libre a las playas en cualquier época del año.

Descubre las playas de Bélgica con Costa Cruceros

Sube a bordo de un Costa Cruceros y no te pierdas la oportunidad de relajarte en las playas más bellas de Bélgica. Desde la famosa playa de Ostende, con arena dorada y un mar tranquilo, hasta la playa de Bredene, un paraíso para los amantes de los deportes acuáticos. ¡No esperes más y elige unas vacaciones relajantes en las playas de Bélgica!

¡Zarpa con Costa Cruceros!