Venecia es sin duda uno de los lugares más sugestivos y particulares de Italia y de toda Europa: es justamente por esta razón que se trata de un destino extremadamente anhelado por los turistas de todo el mundo. Esta ciudad, situada en la maravillosa laguna veneciana y caracterizada por los célebres canales en donde navegan las góndolas, cuenta con innumerables atracciones, lugares de interés, museos y monumentos que visitar en compañía de la familia, de la pareja o de un grupo de amigos.

Sin embargo, el símbolo de la ciudad es sin duda la Plaza de San Marcos, que constituye una de las etapas obligatorias de una visita a Venecia. Además de ser el alma de la ciudad, en efecto, esta plaza está caracterizada por unas de las atracciones más famosas de la ciudad, como por ejemplo la Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal y el Puente de los Suspiros. Por consiguiente, no te dejes escapar la oportunidad de visitar este lugar tan fundamental para la historia y la cultura de una de las ciudades más fascinantes del mundo:

Historia

La Plaza de San Marcos es sin duda el corazón de la increíble ciudad italiana de Venecia: se trata de su símbolo. En efecto, esta plaza es conocida y apreciada en todo el mundo y, a lo largo de los siglos, siempre ha sido el pivote alrededor del que ha girado la vida de la República de Venecia.

La plaza es muy antigua, ya que nació en el siglo IX. Originalmente, además, la Plaza de San Marcos era simplemente una pequeña área explanada frente a la majestuosa Basílica de San Marcos, mientras que la plaza de hoy en día, la que todo el mundo conoce, nació en el año 1177. A lo largo de los siglos ha sido modificada varias veces: sin embargo, siempre ha sido el centro de la ciudad y el lugar de mayor interés de Venecia.

Cómo llegar a la Plaza de San Marcos

Ante todo, hay que saber que hay dos formas para llegar a Venecia, es decir tomar un avión o un tren. En efecto, Venecia cuenta con un gran aeropuerto, ubicado a 8 kilómetros de distancia de la ciudad, y con una estación de trenes. 

Después, para llegar al corazón de la ciudad, es decir, la Plaza de San Marcos, hay que ir a pie o en “vaporetto”, un pequeño medio de transporte público que navega entre los canales de la laguna veneciana. La plaza se encuentra a un par de kilómetros de distancia de la estación de trenes de la ciudad, lo cual significa que es posible llegar a San Marcos en más o menos 20 minutos a pie o 15 minutos en vaporetto. 

Basílica de San Marcos

La Basílica de San Marcos es sin duda la protagonista de la Plaza de San Marcos: se trata de la catedral principal de la ciudad y de una de las más importantes de Europa. 

Esta basílica maravillosa fue construida en el año 828 para hospedar las reliquias de San Marcos el Evangelista que fueron robadas en Alejandría y está caracterizada por un excelente y fascinante estilo bizantino. Sin embargo, es imposible olvidarse de las influencias orientales que por su particularidad dejan sin palabras a todos los turistas. Este monumento, además, fue dañado y destruido varias veces a lo largo de los siglos. La basílica actual, en efecto, fue construida en el año 1063 y hoy en día es sin duda el emblema de la ciudad.

Palacio Ducal

El Palacio Ducal de Venecia, ubicado en una esquina de la Plaza de San Marcos, está caracterizado por un increíble estilo gótico de alto interés artístico y cultural. Este edificio, además, ha sido un lugar fundamental en la historia de la ciudad, ya que a lo largo de los siglos ha sido la residencia de los dux, la sede del gobierno y de la magistratura y la prisión de Venecia.

El Palacio Ducal fue construido probablemente entre los siglos X y XI y posteriormente modificado, ampliado y reconstruido, ya que ha sido dañado varias veces. Hoy en día el Palacio Ducal, de mármol dorado, cuenta con una forma cuadrada muy peculiar y el interior decorado con numerosas obras de arte que vale la pena admirar.

Puente de los Suspiros

El Puente de los Suspiros es sin duda el más célebre de la ciudad de Venecia. Se encuentra cerca de la Plaza de San Marcos y une el Palacio Ducal y la antigua prisión de la Inquisición. Este puente es un excelente ejemplo de arquitectura barroca veneciana del siglo XVII.

El Puente de los Suspiros es conocido en todo el mundo por ser un lugar extremadamente romántico. Sin embargo, puede ser que no todos sepan que su historia es mucho más oscura y triste: su nombre se debe al hecho que los prisioneros pasaban por este puente antes de entrar a la prisión y suspiraban viendo el cielo, la laguna veneciana y todo el mundo externo por última vez.

Torre del Reloj

Otra atracción clave de la Plaza de San Marcos es la deslumbrante Torre del Reloj. Se trata de uno de los monumentos más célebres de la ciudad, ya que su reloj es el más importante y particular de Venecia.

El Reloj Astronómico de Venecia fue construido en los últimos años del siglo XV en estilo renacentista y es sin duda una obra de ingeniería impresionante y valiosa. La fachada anterior de este monumento es muy particular, ya que cuenta con diferentes decoraciones y esculturas en cada nivel del edificio. En el nivel más bajo hay el célebre reloj, en el nivel superior la Virgen con el Niño y en el último el símbolo de Venecia, es decir, el célebre león de San Marcos. Por último, la Torre del Reloj está caracterizada por una campana y por dos estatuas realizadas en bronce, o sea los Moros.

Campanile de San Marcos

No hay que olvidarse, después, del célebre Campanile de San Marcos, o sea el edificio más alto de la ciudad, que permite a los turistas disfrutar de una vista increíble sobre la ciudad y toda la laguna veneciana. El campanario se encuentra al lado de la Basílica de San Marcos y cuenta con casi 100 metros de altura.

Esta torre originalmente era un faro para los navegantes y, a lo largo de los siglos, ha sido dañada y reconstruida varias veces: en efecto, el campanario actual es una reconstrucción del año 1912. La torre cuenta actualmente con un campanario blanco decorado por unos arcos en el que se encuentran cinco campanas. Arriba del campanario, después, hay unas decoraciones que representan los símbolos de Venecia. Por último, en la parte más alta del edificio hay una veleta con la escultura dorada del arcángel Gabriel.

Información turística

Para planear una visita a la Plaza de San Marcos, por último, hay que tener en cuenta unas informaciones fundamentales para los turistas. 

Con respecto a la Basílica de San Marcos, hay que saber que es posible visitarla todos los días, a excepción del domingo, de las 9:30 hasta las 17:15, y que la entrada cuesta 3 euros. El Palacio Ducal, de otra forma, puede ser visitado de las 10:00 hasta las 18:00. Las entradas enteras cuestan 25 euros y las reducidas 13 euros. Para entrar a la Torre del Reloj, en cambio, hay que reservar la visita, que sale 12 euros para los adultos y 7 euros para los niños, los estudiantes y las personas mayores de 65 años. Por último, el Campanile de San Marcos puede ser visitado de las 09:00 hasta las 19:00 en octubre y de abril a junio, de las 09:30 hasta las 15:45 de noviembre a marzo y de las 09:00 hasta las 21:00 de julio a septiembre. La entrada para subir a la torre es de 8 euros para los adultos y de 4 euros para los menores de 18 años.

Lo mejor de Venecia

Sin duda, Venecia es una de las ciudades más fascinantes de Italia y del mundo: es justamente por esto que recibe millones de turistas cada año. Venecia cuenta también con numerosas atracciones célebres en todo el mundo e innumerables lugares de alto interés histórico, cultural y artístico.

De hecho, entre las etapas que no te puedes perder por ninguna razón hay sin duda el Puente de Rialto, la Galería de la Academia, el Museo Peggy Guggenheim y las islas de la laguna veneciana, es decir, Murano, Burano y Lido. Pues, conoce en detalles lo que hay que visitar en Venecia en compañía de tus seres queridos.

Descubre el Mar Mediterráneo viajando con Costa

Venecia, en conclusión, es sin duda una ciudad mágica y única, capaz de dejar sin aliento al mundo entero. Su corazón es la Plaza de San Marcos, o sea el símbolo de la ciudad y el pivote alrededor del que han girado la historia y la cultura de este lugar excepcional. Si estás planeando visitar Venecia, pues, no te puedes perder por ninguna razón esta etapa fundamental.

Sin embargo, no te olvides de que Costa Cruceros te puede llevar a visitar todos los destinos más interesantes del Mar Mediterráneo: ¡zarpa ya en compañía de tus seres queridos!