El Museo Van Gogh es una de las atracciones más importantes y célebres de Ámsterdam, capital de los Países Bajos y ciudad extremadamente fascinante, ya que cuenta con más de 100 canales que crean unos paisajes sugestivos y peculiares y con una indudable atmósfera de alegría. Esta ciudad cuenta con muchos lugares de interés, monumentos para admirar, parques en donde relajarse, tiendas y mercados para visitar y bares y restaurantes en donde probar la comida típica en compañía de la familia, de la pareja o de un grupo de amigos.

Sin embargo, no hay duda que los lugares más indicados para conocer la riqueza histórica, cultural y artística de Ámsterdam sean los varios museos de la ciudad. El Museo Van Gogh es de los más célebres, ya que expone una colección muy grande de obras del artista que ha sido uno de los más geniales e innovadores del siglo XIX. Visitando el museo, en consecuencia, es posible hacer un verdadero viaje a través de una etapa fundamental del arte europeo. Conoce todo sobre el Museo Van Gogh y planea tu visita cuanto antes:

Historia

El Museo Van Gogh, joya de Ámsterdam, ha sido abierto en el año 1973 y cuenta con una colección invaluable de obras de arte del pintor neerlandés Vincent Van Gogh, uno de los exponentes más considerables del postimpresionismo. 

Cuando Van Gogh murió, en el año 1890, su hermano, Theo Van Gogh, que era un comerciante de obras de arte, heredó la increíble producción artística de Vincent: 900 pinturas y más de 1100 dibujos. Solamente un año después, a la muerte de Theo, la colección pasó a su viuda, Johanna Van Gogh, que empezó a exponerlas: en consecuencia, Vincent Van Gogh empezó a ser conocido y apreciado en el mundo del arte. Algunos años después, el hijo de Johanna, después de haber organizado numerosas exposiciones en varios museos, fundó la Fundación Vincent Van Gogh, que abrió las puertas a la construcción del museo.

Construcción

Como dicho anteriormente, el museo ha sido inaugurado en el año 1973 y, a lo largo de los años, se ha vuelto el símbolo de la ciudad de Ámsterdam. El edificio del Museo Van Gogh se encuentra en el barrio de los museos, no muy lejos del célebre Rijksmuseum y del Museo Stedelijk de Arte Moderno.

Los edificios del Museo Van Gogh son dos: el primero, o sea el original, ha sido construido por Gerrit Rietveld, un importante arquitecto holandés. El segundo edificio ha sido construido unos años después, particularmente en el año 1999: por consiguiente, cuenta con un estilo más moderno e innovador.

Van Gogh

Vincent Van Gogh sin duda ha dejado una huella inconfundible e inestimable que ha cambiado la tradición artística de Europa: es por eso que es considerado como uno de los pintores más revolucionarios y geniales del siglo XIX, que ha influido notablemente en el arte del siglo XX.

Su producción artística, además, incluye algunas de las pinturas más fascinantes y encantadoras del arte occidental, como por ejemplo “Los comedores de patatas”, “El dormitorio en Arlés”, “La noche estrellada”, célebre y conocida en todo el mundo, “Los girasoles” y “La cosecha”. Su producción artística, a pesar de su muerte prematura a los 37 años de edad, ha sido muy variada y, sin duda, increíble.

Los girasoles

“Los girasoles” es una serie de varios cuadros al óleo realizada por Vincent Van Gogh y una de las más célebres. Particularmente, se trata de siete cuadros que fueron realizados en los años 1888 y 1889, cuyos sujetos son unos jarrones con unos girasoles amarillos.

Las principales diferencias entre las numerosas versiones de “Los girasoles” son el número de las flores, de tres a catorce, la técnica para pintar los pétalos y los matices de colores. Por consiguiente, se trata de siete obras de arte ejemplares, cuyo objetivo es representar todas las fases de la vida de estas flores tan fascinantes. Están caracterizadas, además, por un estilo artístico muy distintivo, típico de Van Gogh, que se puede notar en las pinceladas muy fuertes, que dan movimiento y volumen a las flores.

Los comedores de patatas

“Los comedores de patatas” es otra de las obras al óleo más célebres de Vincent Van Gogh y una de las protagonistas del museo. Fue realizada en el año 1885 y es una representación oscura, dura, salvaje y muy genuina de unos campesinos. En efecto, esta pintura está caracterizada por tonos muy oscuros y matices de marrón, negro, gris y verde.

Como la ya mencionada serie de “Los girasoles”, esta pintura cuenta con el estilo típico del pintor neerlandés: en efecto, las pinceladas gruesas dan mucho carácter a los sujetos del cuadro y crean una atmósfera dramática y opresiva, realista y franca.

La cosecha

“La cosecha”, cuadro al óleo realizado en el año 1888, es otro de los más importantes del artista neerlandés y representa un paisaje mediterráneo pintando con colores vivaces y cálidos, en contraposición al cuadro muy oscuro “Los comedores de patatas”. Como por “Los girasoles”, esta pintura forma parte de una serie de cuadros cuyos sujetos son los campos de trigo: acogedores, cálidos, radiantes e iluminados.

El paisaje de “La cosecha”, realizado en estilo postimpresionista, en efecto, está caracterizado por matices de amarillo, verde, naranja y rojo y por una atmósfera rural y rustica típica de la vida de los campesinos. En la parte superior del cuadro, por último, se encuentran las lindas montañas de la Provenza, zona muy sugestiva de Francia.

El dormitorio en Arlés

Otra pintura realizada en el estilo postimpresionista distintivo de Vincent Van Gogh y célebre en todo el mundo es “El dormitorio en Arlés”, que fue realizada en el año 1888. El sujeto, como sugiere el nombre, es la habitación del pintor durante su estancia en la ciudad de Arlés, en Francia. También en este caso, el artista realizó varias versiones del cuadro, que son casi idénticas.

Los colores del cuadro son cálidos y están caracterizados por matices de tonalidades pasteles: en consecuencia, la pintura transmite una sensación de sosiego y calma, de sencillez y elegancia en la simplicidad. Otras particularidades del cuadro son la disposición espacial, los volumenes de los sujetos, las proporciones, la prospectiva y el equilibrio, que son muy peculiares.

Información turística

Para ir a visitar el Museo Van Gogh de Ámsterdam hay que tomar un tram de las líneas 2, 4, 5 o 12 y bajar en la parada “Van Baerlestraat”. De otra forma, es posible tomar los autobuses número 170, 171 y 172 y bajar en las paradas “Rijksmuseum” o “Museumplein”.

Hay que saber que generalmente es posible visitar el museo de las 10:00 hasta las 18:00, pero pueden haber pequeñas variaciones dependiendo de la época del año. Además de esto, puede ser útil saber cuáles son los precios. Las entradas de los adultos cuestan 19 euros. Sin embargo, las que incluyen la visita guiada cuestan 5 euros más. Por último, hay que saber que las entradas para los niños y los jóvenes hasta los 17 años de edad son gratis.

Qué ver en Ámsterdam

Ámsterdam es una ciudad única, que cuenta con una cultura inigualable y con unos paisajes que saben encantar a todos los turistas. Esta ciudad, además, está caracterizada por una gran cantidad de actividades para hacer y de lugares de interés para visitar en compañía de la familia, de la pareja o de un grupo de amigos.

Primero que todo, es imposible no pasear por los muchos canales de la ciudad y visitar Plaza Dam y el Palacio Real. Además de esto, es recomendable visitar los muchos museos de la ciudad, como el Museo Casa de Ana Frank, el Museo Casa de Rembrandt, el Museo Stedelijk y el Rijksmuseum. Por último, puede ser interesante visitar también el mercado de flores. Así que, desvela todo lo mejor que hay que ver en Ámsterdam y planea tu visita.

Descubre el Norte de Europa viajando con Costa

Ámsterdam es la joya de los Países Bajos, ya que está caracterizada por un estilo arquitectónico muy distintivo, por los canales que crean unos paisajes sugestivos y por la linda atmósfera de jovialidad, alegría, innovación y novedad. Además del extraordinario Museo Van Gogh, que permite hacer una inmersión en una parte esencial de la historia del arte de Europa, esta ciudad tiene mucho que ofrecer.

Sin embargo, es imposible olvidar que Costa Cruceros te ofrece la posibilidad de conocer todos los lugares de interés del Norte de Europa, caracterizados por maravillas naturales y por un increíble legado histórico y cultural.