La Calzada del Gigante, “Giant’s Causeway” es un lugar mágico ubicado en Irlanda del Norte, caracterizado por más de 40.000 columnas de basalto de forma hexagonal dispuestas a lo largo de la costa. No muy lejos de Belfast, estas conformaciones rocosas son el símbolo de Irlanda del Norte y unas de las atracciones turísticas más amadas y visitadas del País.

Las columnas de basalto de la Calzada son tan precisas y particulares que parecen construidas. Sin embargo, este es el resultado de un proceso completamente natural: se trata de piedras creadas por la refrigeración muy rápida de la lava. Algunas de estas están caracterizadas por unas formas peculiares y extravagantes. De hecho, algunas forman una puerta enorme, la Puerta del Gigante, o Giant’s Gate, otras un Anfiteatro y otras más una bota gigante.

La leyenda del origen de la Calzada narra que hace muchos años habían dos gigantes en competición, Finn de Irlanda y Bennandoner de Escocia, que se tiraban rocas continuamente. Al tirar tantas piedras se formó un campo de rocas sobre el mar, que el gigante escocés utilizó para alcanzar a Finn. La mujer de Finn, que vió la llegada de Bennandoner, decidió vestir a su marido de bebe. Bennandoner, a la vista del bebe, pensó que su padre, Finn, era tres veces más grande y escapó pisando muy fuerte las piedras para que se hundieran en el mar y nadie pudiera seguirlo.

Descubre, pues, la magia de este lugar envuelto en el misterio de la leyenda del gigante gracias a los cuatro senderos que te permiten pasear por la Calzada. Visita los lugares más fascinantes de la costa irlandesa:

Visitor Centre

Para visitar la Calzada del Gigante, área muy peculiar que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad en 1984 y Reserva Natural Nacional en 1987, hay que pasar por el Visitor Centre, edificio innovador y particular.

Este edificio, caracterizado por una arquitectura muy singular, ha sido construido en 2012 y ha reemplazado el original, que había sido construido en los años ‘80. El Visitor Center cuenta con unas maravillosas paredes de vidrio y unas columnas de basalto. Dentro del edificio hay servicios como bares, tiendas de souvenir, un centro de información para los turistas y, por supuesto, el acceso a una de las atracciones más famosas de Irlanda. Aquí se puede conocer todo sobre la Calzada del Gigante, su historia y su leyenda.

Runkerry Head

Para quienes quieran disfrutar de la vista de la Calzada del Gigante paseando con tranquilidad para apreciar las peculiaridades de esta atracción natural sin apuro, la solución perfecta es tomar el sendero verde. Este sendero, casi nunca lleno de turistas, llega a Runkerry Head, cerca de la Calzada.

El sendero verde ofrece una preciosa vista sobre las columnas de basalto y, en días especiales, es posible llegar a ver Escocia. Hay que saber, además, que este sendero es accesible para todos, incluidas las familias que llevan coches de bebés y las personas con discapacidades. A lo largo del sendero hay áreas para hacer picnics disfrutando del lindo paisaje y en ciertos puntos se pueden ver los delfines nadando en el mar. El sendero verde, para concluir, es bastante fácil: en una hora y media es posible llegar a Runkerry Head.

Portnaboe

La bahía en donde se encuentran algunas de las columnas de basalto de la Calzada del Gigante, cerca del Visitor Center, es Portnaboe, o sea “Bahía de las vacas”. Esta preciosa bahía es muy importante para la protección y la preservación de la biodiversidad de esta zona de Irlanda del Norte.

Aquí crecen, de hecho, muchas especies de plantas, razón por la cual varios animales, especialmente insectos, pueblan Portnaboe. La pequeña protagonista de la bahía, por consiguiente, es una especie muy rara de caracol, que solo viven en esa y en tres bahías más cerca de la Calzada del Gigante. El dicho caracol, muy pequeño, es una de las especies típicas de esta zona de Irlanda que hay que proteger.

Weir's Snout

Para admirar la Calzada del Gigante desde una perspectiva muy especial hay que ir a Weir’s Snout. Se trata de un promontorio, punto perfecto para disfrutar de la vista sobre las muchas columnas de basalto desde un punto panorámico privilegiado y bastante elevado.

El sendero que llega a Weir’s Snout es el rojo, paseo que permite visitar también el Anfiteatro. Este sendero es más difícil que el verde porque está caracterizado por unas subidas considerables y frecuentemente hay viento. El sendero es más o menos de 3 km, lo cual significa que en una hora y media se llega a destino, y lleva a los turistas a visitar algunos de los puntos más lindos de la costa de la Calzada. Uno de estos es Weir’s Snout, un excelente punto panorámico. 

Port Ganny

Port Ganny es otra hermosa bahía que se encuentra cerca de la de Portnaboe, no muy lejos del Visitor Center. El sendero que pasa por ahí es el amarillo. Se trata, de hecho, del más difícil de los cuatro porque es el más agotador.

El sendero empieza a Runkerry Head, es de poco menos de 3 km y pasa por las bahías de Portanboe y Port Ganny, ofreciendo a los turistas unas vistas privilegiadas sobre esta magnífica parte de la costa irlandesa. A lo largo del recorrido se cruza con los senderos verde y rojo y cuenta con unos puntos panorámicos considerables en donde parar a disfrutar de la vista sobre las bahías y las columnas de basalto. El sendero amarillo terima en Hamilton’s Seat, punto en el que se termina el área considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Aird Snout

Aird Snout es un gran promontorio que se encuentra cerca de la bahía de Port Ganny. Si estás cerca de la costa admirando las sugestivas columnas de basalto de la Calzada del Gigante y miras hacia el interior, ahí ves el gran Aird Snout.

Para llegar al Air Snout hay que seguir el sendero rojo, de 3,2 km. Llegando a Port Ganny y al Aird Snout es posible disfrutar de una hermosa vista sobre la costa y las bahías de la zona. Además, la particularidad de este punto es que se puede escuchar claramente el sonido del Stonechat, o sea una especie de ave caracterizada por la cabeza negra y el cuello blanco. El sonido de este animal es muy peculiar porque se parece al ruido que se produce cuando dos piedras chocan la una contra la otra.

Giant's Gate

Las formaciones rocosas de basalto de la Calzada del Gigante están caracterizadas por unas formas particulares: por eso se han vuelto unas atracciones turísticas considerables. Giant’s Gate, o sea la Puerta del Gigante, es una de las atracciones más amadas y visitadas.

Se trata de una “entrada”, un espacio entre las paredes rocosas de la Calzada. En este punto particular las columnas de basalto son muy altas, y gracias a este espacio es posible pasar a través de las formaciones rocosas. Parece estar pasando por una puerta de gigante, muy alta y ancha, de ahí este nombre particular. Hay que pasar por la puerta de Giant’s Gate, por último, pasa seguir paseando hasta Port Noffer y admirar el sugestivo paisaje.

Grand Causeway

Grand Causeway, ubicado cerca de Weir’s Snout, es un gran acantilado que parece dilatarse hacia el mar. Es el más grande de los promontorios rocosos de la zona de la Calzada del Gigante y se encuentra entre las bahías de Portanboe y Port Ganny.

Grand Causeway es un punto panorámico considerable que permite observar gran parte de las columnas que hacen de esta zona un lugar tan especial y legendario. Desde este acantilado, de hecho, se pueden admirar las formas particulares de todas las formaciones rocosas de la Calzada, tan precisas y sugestivas que no parecen naturales. Grand Causeway, como Weir’s Snout y Aird Snout, puede ser visitado siguiendo el sendero rojo, de dificultad media.

Port Noffer

Más allá del gran acantilado de Grand Causeway se encuentra Port Noffer, también conocido como The Giant’s Port. Se trata de una muy linda y tranquila bahía en donde se ven unos espectaculares amaneceres y atardeceres.

Para llegar a la bahía de Port Noffer hay que pasar por Giant’s Gate, o sea a través de la Puerta del Gigante. Port Noffer, de hecho, es la tercera preciosa bahía de la zona de la Calzada del Gigante y se encuentra después de Portnaboe y de Port Ganny. Las tres son bahías muy tranquilas y silenciosas en donde pasar un rato disfrutando de la naturaleza y hacer lindos paseos a lo largo de la costa.

Los Shepherd's Steps

En la segunda parte del sendero rojo, de dificultad moderada, a la altura de la bahía de Port Noffer, se encuentran los Shepherd 's Steps, o sea los “Escalones del Pastor”. Se trata de un sendero muy angosto caracterizado por 162 escalones muy escarpados que antiguamente utilizaban solamente las ovejas con sus pastores.

El sendero rojo te guía hacia la punta de los Shepherd’s Steps y, más adelante, se cruza con el sendero amarillo, el más difícil de los cuatro. Siguiendo el amarillo se continua hasta el Hamilton’s Seat, punto panorámico ideal para admirar el Anfiteatro. Al contrario, siguiendo el rojo se desciende de la cima del acantilado y se puede elegir si continuar por este sendero o dirigirse hasta Grand Causeway y el sendero azul, el más fácil y apreciado por los turistas.

El Anfiteatro

El sendero que pasa por uno de los mejores puntos panorámicos de la Calzada del Gigante, o sea el Anfiteatro, es el rojo, de dificultad moderada, que también pasa por Weir’s Snout, Grand Causeway y Aird Snout.

Esta particular conformación rocosa está caracterizada por la típica forma de los anfiteatros griegos y romanos, de ahí el nombre de esta parte de acantilado. Las columnas de basalto parecen construidas expresamente para ser parte de la estructura de este gran anfiteatro que, en realidad, es una obra completamente natural.

El Anfiteatro, pues, es una atracción muy peculiar del Calzado del Gigante porque, como Giant’s Gate, deja sin palabras por la majestuosidad y la precisión de las conformaciones rocosas. Por último, el Anfiteatro es un punto panorámico ideal para admirar toda la Calzada. 

Castillo de Dunluce

La visita a la Calzada del Gigante no puede terminar hasta que no se haya pasado por el Castillo de Dunluce, ubicado a lo largo de la costa de Causeway. Se trata de un castillo medieval en ruinas que muestra como era la arquitectura irlandesa de la Edad Media. Este edificio ha sido construido por “The red Earl”, o sea Richard Og de Burg, uno de los nobles más importantes del siglo XV.

Además de disfrutar del hermoso paisaje desde este punto panorámico, la visita al Castillo de Dunluce permite descubrir cómo vivían los irlandeses en la Edad Media. Tanto para los adultos, como para los niños, visitar este castillo en ruinas permite hacer una inmersión en la cultura, en la historia y en la leyenda local.

Descubre el Norte de Europa viajando con Costa

La Calzada del Gigante es un lugar único en el mundo, en donde la naturaleza ha creado algo tan espectacular que su origen está envuelta en el misterio de la leyenda del gigante Finn. Símbolo de Irlanda del Norte, está caracterizada por unos paisajes increíbles, una biodiversidad considerable y las espectaculares columnas de basalto que crean conformaciones rocosas de formas singulares y sugestivas. Sin duda no te puedes perder la belleza y la particularidad de este lugar.

Además de la Calzada del Gigante, sin embargo, hay otros destinos que pueden transformar tu viaje en unas vacaciones emocionantes e inolvidables. Islandia, Noruega, Alemania, Suecia, Rusia y las capitales bálticas te están esperando para dejarte sin aliento. Prepárate, pues, para zarpar cuanto antes.