¡Bienvenidos a Puerto Rico! En el corazón del Mar Caribe se encuentra esta hermosa isla, no lejos de las Islas Vírgenes y la República Dominicana. Conocida también como la "Isla de los Encantos", Puerto Rico se ha ganado el corazón de los viajeros desde hace muchos años con su arquitectura colonial, su irresistible clima tropical, sus ineludibles paisajes, sus hermosas costas y su gastronomía. No te pierdas las mejores playas de Puerto Rico!

El clima es cálido y acogedor, típico de las islas del Caribe. Puerto Rico ofrece a sus turistas un clima templado e irresistible, y los que quieren un poco de aventura tendrán un montón de cosas que hacer. Camina por las calles empedradas que serpentean por las coloridas y abarrotadas casas de las ciudades de Puerto Rico, donde los residentes bailan en las calles los fines de semana o compran en los mercados.

En esta guía, hemos enumerado algunas de las cosas que hay que ver en Puerto Rico, con la esperanza de que tu próximo viaje sea inolvidable. Aprovecha al máximo esta fabulosa oportunidad y sacando el máximo provecho a tus vacaciones:

He aquí las mejores cosas que ver en Puerto Rico:  

San Juan: la capital

A pesar del paso del huracán María en 2017, San Juan sigue siendo una de las ciudades más bellas y vibrantes de Puerto Rico. Desde las fantásticas playas hasta la vida nocturna que continúa hasta la primera luz del amanecer, tu estancia en la isla se verá ampliamente recompensada si decides quedarse en la ciudad, donde podrás respirar una atmósfera caribeña y mágica.

Además del Viejo San Juan, el distrito histórico de San Juan, del que hablaremos más adelante, la ciudad tiene mucho que ofrecer a todos aquellos que tienen la curiosidad de ponerse un par de zapatos cómodos y deciden aventurarse en este viaje tan especial.

Empecemos con las cosas importantes, como la comida: aventúrate en una de las fondas (los típicos restaurantes locales, donde se come principalmente aperitivos) y ven a disfrutar del clásico y famoso mofongo, un plato típico hecho con plátanos aplastados. Si realmente quieres descubrir Puerto Rico desde un punto de vista culinario, no puedes dejar de visitar una de las muchas destilerías de ron locales, como la de Ron del Barrilito, donde podrás disfrutar de este delicioso néctar por sí solo, o en acompañamiento de bebidas excepcionales como la Piña Colada - después de todo, ¡este cóctel nació en San Juan!

Viejo San Juan (San Juan)

El Viejo San Juan ha entrado recientemente en los principales destinos de Puerto Rico por ser el escenario del vídeo de uno de los mayores eslóganes de la historia: la famosa canción "Despacito". Desde entonces, el Viejo San Juan se ha convertido en la meca de los amantes de los lugares pintorescos y exóticos.

El Viejo San Juan refleja perfectamente la larga historia colonial española de la isla de Puerto Rico. Aquí no encontrarás playas ni hoteles de lujo, ni un gran número de paisajes naturales vírgenes como en el resto de la isla: es como vivir en el pasado. Con casi 500 años de historia a sus espaldas, el Viejo San Juan es el lugar donde hay que estar si quieres sumergirte en la cultura local de la isla. Pasea por las calles empedradas de la ciudad, entre los coloridos edificios con un sabor tropical que realmente te hará sentir como si estuvieras en el Caribe de antaño. 

No hay nada que clame más fuerte que la historia de Puerto Rico que las antiguas ruinas de las fortalezas de El Morro y el Castillo de San Cristóbal, que hoy en día se encuentran entre los destinos más populares para los turistas que se apasionan por la historia. Ven a admirar las pasarelas donde alguna vez fueron cañoneados los barcos enemigos, y sorpréndete con la compleja estructura defensiva de la isla que ha mantenido durante siglos.

El Paseo de la Princesa es un amplio sendero que va desde el puerto hasta la ciudad, llegando a la deliciosa Fuente de Raíces. Disfruta de la brisa y pasea entre la gente para una experiencia 100% puertorriqueña.

Detente también en la Catedral de San Juan, una extraordinaria obra maestra de la arquitectura local que data de 1521. 

Ven a disfrutar de la comida de calidad en los restaurantes de la Calle Fortaleza, donde el ambiente acentúa cualquier sabor local y te hace sentir como si estuvieras en otra época.

Otra calle que no hay que perderse es sin duda la Calle Sol, llamada así por su constante exposición al sol. Esta calle es la clave para evitar las multitudes de turistas sin perder la esencia misma de la ciudad. Siéntate en uno de los muchos bares o restaurantes, disfruta de la arquitectura colonial del lugar y admira los atisbos de la vida cotidiana en la isla, paseando por las iglesias y las casas antiguas.

Cuando llegues a La Rogativa, una estatua histórica en el centro de la plaza, busca un limber, un polo de hielo con fruta congelada en el interior típico de la isla. ¡Una verdadera delicia!

Bosque Nacional El Yunque

Situado en la zona oriental de Puerto Rico, el Bosque Nacional El Yunque es la selva tropical bajo la jurisdicción del Servicio Nacional de Protección Ambiental de los Estados Unidos. Conocida en todo el mundo por su gran biodiversidad, te sorprenderá la impresionante belleza de sus árboles y de las aves únicas del lugar. Aunque es una de las selvas tropicales más pequeñas del mundo, su hábitat es el hogar de algunas especies que sólo viven aquí. A día de hoy, aunque fue destrozado por un huracán, El Yunque sigue siendo uno de los destinos más bellos para los verdaderos amantes de la naturaleza.

Pónte un par de zapatos para caminar y emprende una aventura en la exuberante vegetación. Entre los lugares de interés que no hay que perderse está La Roca, en la parte sur del parque, donde se pueden ver los glifos de piedra de los taínos, algunos de los cuales representan a sus dioses, incluyendo a Yúcahu, que se cree que es el señor de la montaña y el bosque. Los entusiastas de la botánica apreciarán El Yunque por su gran diversidad: pensamos que este bosque es el hogar de más de 240 especies de plantas y árboles, cada una de ellas única y diferente.

Y los que aman la observación de aves no pueden dejar de pasar por aquí. Aves de colores, como el San Pedrito o el zorzal pardo de El Yunque, se pueden ver casi en todas partes en el Parque: se mueve en parejas, comiendo insectos y cantando alegremente.  Los que vienen a Puerto Rico por las especies animales no pueden dejar de conocer la historia, un poco triste, della cotorra de Puerto Rico. En la época de la colonización española, en la primera mitad de 1600, se creía que había millones de ejemplares de esta espléndida ave. Con el paso de los años, mientras la población humana aumentaba, la deforestación se convirtió en una práctica, hasta el punto de que en 1973, de los millones de loros, sólo se contaron 13 ejemplares en total. Las cotorras puertorriqueñas han sido objeto de grandes esfuerzos por parte de los ecologistas, que han luchado por repoblar la isla de su famoso anfitrión. Después del huracán Irma, sólo quedaron 31 especímenes, y después del huracán María, sin embargo, todos los esfuerzos para localizar los especímenes de este extraordinario animal fueron en vano. El parque pidió ayuda a la población y a los turistas para encontrar los últimos ejemplares posibles de esta especie, pero hasta el momento nadie ha tenido suerte. Quien sabe: ¡Podrías ser el primero en encontrarla!

El Parque Nacional El Yunque también es famoso por la presencia de ranas y, por supuesto, de mosquitos. Le recomendamos que use un repelente para protegerse, pero si lo hace, recuerde no bucear en las fuentes de agua locales. Los productos químicos podrían comprometer el ya frágil ecosistema local.

Hay más de 13 puntos de escalada por aquí, adecuados para todos los niveles de experiencia. Desde el centro de visitantes se puede subir a la cima de las montañas y disfrutar de paisajes simplemente excepcionales.

Isla de Culebra

De las dos islas no muy lejos del territorio nacional de Puerto Rico, Culebra es la más pequeña que está habitada. Y como puedes imaginar, es un mundo propio: serán unas vacaciones completamente diferentes. A pesar de ser una tierra de vegetación baja y seca, Culebra alberga algunas de las playas más hermosas del Caribe... Por no mencionar su pasado, trágico pero aún así capaz de enseñarnos algo.

Antes de la llegada de los colonos europeos, Culebra estaba habitada por las poblaciones arahuaca y taína. A partir del siglo XVIII, no quedó ningún rastro de ellos: algunos comerciaron con la trata de esclavos, otros desgraciadamente perecieron o se trasladaron a islas más acogedoras. En ese momento, Culebra se convirtió en un destino ideal para los piratas, que fueron barridos por la corona española sólo después de 1880. Hasta el día de hoy, el cementerio donde descansan los primeros colonos de la isla todavía puede ser visitado, y debe ser incluido en su itinerario de Culebra.

Tras el duro golpe de los huracanes, Culebra se ha recuperado gracias al turismo: miles de viajeros vienen aquí cada año para disfrutar de un respetable descanso a la orilla del mar y apreciar la belleza natural del lugar. Visitar Culebra, de hecho, significa también apoyar a la población local, que vive principalmente de esto y, en su pasado reciente, ha enfrentado grandes dificultades.

Ponce

Ponce, la segunda ciudad más grande de Puerto Rico,  es una alternativa fantástica y un poco menos frecuentada que su famosa contraparte. También conocida como la joya del sur, Ponce es famosa por su cocina local y su fabuloso casco antiguo. La ciudad fue fundada en 1692, y es tan rica en historia como el resto de la isla. 

Amplias plazas, fuentes, casas antiguas y muchas maravillas arquitectónicas para deleitar tus ojos. No te pierdas la Catedral, construida en el siglo XVII, o la Plaza de las Delicias, una increíble plaza pública centenaria. Y quienes vienen a Ponce no pueden dejar de visitar el Parque de Bombas, un edificio a rayas rojas y negras que fue una vez el centro de operaciones de la brigada de bomberos. Hoy en día es un museo.

Cascada La Mina (Bosque Nacional El Yunque)

Si estás de paso por Puerto Rico y quieres hacer una caminata, la Catarata de La Mina son lo mejor que ofrece el Parque Nacional El Yunque. La caminata dura entre 30 y 45 minutos, con una pequeña diferencia de altura. Aunque sólo es adecuada para excursionistas experimentados, es una gema que vale la pena explorar. Las cascadas se precipitan en el río La Mina, y ofrecen una extraordinaria vista de la selva tropical circundante.

Isla de Vieques

A unas 7 millas de la costa de Puerto Rico se encuentra la isla de Vieques, uno de los últimos destinos del mundo donde vivir el sueño caribeño por excelencia. Ideal para las lunas de miel, la Isla de Vieques es tranquila y ofrece playas blancas que se inclinan suavemente hacia un mar fabuloso, donde nadar es un placer. Te recomendamos que vengas aquí y pases un día en Puerto Mosquito, la bahía Bioluminiscente más brillante del mundo.

Rincón

Además de ser un importante centro de turismo costero, Rincón es pueblo en la costa oeste de Puerto Rico famoso por sus magníficos atardeceres. En Rincón se puede admirar el punto donde el Océano Atlántico se une con el Mar Caribe, y aunque es muy popular en las revistas, este lugar nunca ha sido particularmente popular entre los turistas. ¡Una verdadera joya! Si pasas por aquí, no puede dejar de visitar el Faro Punta Higüeras, desde donde se puede admirar una vista extraordinaria.

Playas de Puerto Rico

La historia es importante, sin embargo ¿por qué no metes en la maleta un traje de baño y te preparas para un baño en las claras aguas del Mar Caribe? Puerto Rico ofrece playas maravillosas. Hay más de 300, pero recomendamos algunos de ellos: Playa Flamenco (Culebra), Playa Sucia (Cabo Rojo), Crash Boat Beach (Aguadilla), Cayo Icacos (Fajardo), y Playa Domes (Rincón). ¡Te quedarás sin palabras!

 

Descubre Puerto Rico con Costa Cruceros

Hay muchas razones para ver Puerto Rico. Zarpa lo antes posible con un Costa Cruceros que haga escala en esta isla, y déjate encantar por la belleza de la naturaleza o las maravillosas playas. ¡Ven a descubrirlo! 

¡Zarpa con Costa Cruceros!