Con más de 70 islas al norte de la costa norte de Escocia, las Islas Orcadas están geográfica y culturalmente cerca de Escandinavia. Golpeadas por un viento constante, están llenas de signos del pasado, empezando por los misteriosos y prehistóricos menhires crómlechs, hasta llegar a los castillos fortalezas

¿No sabes qué ver en las Islas Orcadas? He aquí la lista con las 20 mejores cosas que ver:           

Kirkwall: la capital de las Islas Orcadas

Kirkwall, la capital de las Islas Orcadas tiene un encanto poco conocido, gracias a su corazón vikingo y a sus calles medievales dominadas por la hermosa Catedral de San Magnus de Kirkwall que data del siglo XII. 

A los ojos de los propios escoceses, Kirkwall fue durante mucho tiempo una ciudad distante y aislada. Después de todo, a finales del año 1000 estaba en el corazón de la cultura escandinava con frecuentes intercambios comerciales con Islandia en lugar de Inglaterra. De hecho, parecía más una ciudad vikinga que escocesa. El nombre en realidad deriva de la palabra nórdica (lengua germánica) Kirkjuvagr, que significa Bahía de la Iglesia y proviene de la construcción de la catedral en el siglo XI. 

Desde 1811, importantes intervenciones han ampliado las instalaciones portuarias. Los trabajos continuaron hasta 1990 cuando el muelle principal fue reforzado y ampliado. En 2003 se completaron las operaciones para acomodar mejor a los más de 140 cruceros que llegan a Kirkwall cada año. Este es también el punto de partida de los numerosos transbordadores a las islas del norte de las Orcadas, así como las Islas Shetland y Aberdeen. 

A lo largo de las calles Bridge Street y Albert Street se encuentran las mejores tiendas de la ciudad: son calles medievales de gran encanto. El paseo marítimo se corresponde con la llamada Harbour Street, mientras que al norte se extienden las instalaciones portuarias. 

Estamos en un remoto rincón del mundo, la vida fluye a un ritmo más lento, tanto que casi no te das cuenta de que las horas pasan. Protegido por la bahía, disfruta de una luz verdaderamente mágica. En días soleados (no muy frecuentes) el cielo y el mar se tornan de un azul muy intenso, como nunca antes se había visto.

Kirkwall es la ciudad más poblada de las islas, con unos 9 mil habitantes, es el centro comercial y la capital administrativa de las Islas Orcadas. Las pequeñas calles del centro se llaman "wynds", y se aconseja cruzarlas a pie tranquilamente parando en un bar para tomar el té y un delicioso "scone", panecillos típicos ingleses. 

En el centro encontramos la hermosa Catedral de San Magnus, donde el efecto policromo de las piedras areniscas rojas y amarillas es maravilloso. También vale la pena ver The Orkney Museum, es decir, el Museo de las Orcadas, cerca de la Catedral, lleno de hallazgos vikingos. 

Cruzando la calle, una frente a la otra, encontramos The Earl’s Palace (Palacio del Conde) y The Bishop’s Palace (Palacio del Obispo).  El primero es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura renacentista francesa en Escocia, el segundo es más antiguo y se remonta a la época de la construcción de St Magnus. Aquí murió en 1263 el último rey de Noruega, Haakon IV, que también dominaba el Reino de Mann y las Islas, incluídas las Islas Hébridas. 

Catedral de San Magnus - Kirkwall

La Catedral de San Magnus es la iglesia más septentrional del Reino Unido, por lo que también se la conoce como "La luz al Norte". Fue fundada en 1137 por el conde noruego Rognvald Kale Kolsson, sobrino del santo. También es, junto con la Catedral de Glasgow, la catedral más antigua de Escocia.

Algunos turistas que vienen a la ciudad sin haber leído nada sobre la historia local, cuando preguntan por la catedral si milenaria, tienden a confundirla con los restos de una antigua estructura al otro lado de la calle, y se sorprenden cuando los guías apuntan en la dirección opuesta, pues, para ser una iglesia de casi mil años de antigüedad, está muy bien conservada. No es de extrañar que sea una de las iglesias antiguas salvadas por la Reforma Anglicana.

La estructura original fue erigida en un estilo típicamente románico, pero las adiciones posteriores se hicieron en estilo gótico. Después de la anexión de las Orcadas a Escocia en 1468, la Catedral quedó bajo el control del Arzobispo de St. Andrews y no hubo más obispos noruegos. Durante los trabajos de restauración, en 1919, se encontró un esqueleto cuyo cráneo presentaba un corte que, según una reconstrucción histórica, correspondía al sufrido por San Magnus cuando fue asesinado.

Palacio del Obispo (Bishop's Palace) y la Torre de Moosie Toor - Kirkwall

El Palacio del Obispo (Bishop's Palace) es el más antiguo de los dos edificios en ruinas en el centro de Kirkwall. Situado a poca distancia de la Catedral de San Magnus, el palacio fue construido a mediados del siglo XII para Guillermo V de Montferrato, obispo, amigo y compañero de cruzadas del conde Rognvald Kale Kolsson, el fundador de la catedral. Fue diseñado en el estilo de los palacios reales noruegos con un gran salón de recepción y una torre que era la residencia privada del obispo.

El primer acontecimiento importante en la historia del edificio ocurrió un siglo después de su inauguración, en 1263, cuando murió Haakon IV de Noruega. El palacio permaneció abandonado hasta 1526 cuando se convirtió en propiedad de Guillermo, Lord Sinclair. Pero pronto tuvo que devolver el palacio al obispo de las Orcadas. En 1540 el Rey de Escocia, James V, se instaló aquí con sus tropas. 

La primera restauración importante fue llevada a cabo por Robert Reid, el último obispo medieval de las Orcadas y fundador de la Universidad de Edimburgo. Fue él quien añadió el Moosie Toor, la gran torre circular en la esquina noroeste del palacio, a la antigua estructura. Patrick Stewart planeó una ambiciosa renovación, según un proyecto que demostró ser inviable y una fuente de deuda. Después de estos eventos también hubo un levantamiento popular: se dice de hecho que el color amarillento de las paredes se debe a los huevos que los ciudadanos lanzaron contra el edificio en protesta. La Moosie Toor y el esqueleto de una parte del edificio es todo lo que queda del Palacio del Obispo.

Palacio del Conde (Earl's Palace) - Kirkwall

Aclamado como el mejor ejemplo de la arquitectura renacentista francesa en Escocia, el Palacio del Conde (Earl's Palace) es sin duda una pieza de excelencia arquitectónica. Sin embargo, para el pueblo de las Orcadas es considerado un monumento conmemorativo a lo que se describe como uno de los episodios más oscuros de la historia de las Orcadas: la Batalla de los Stewart.

Tankerness House y sus jardines - Kirkwall

La Tankerness House es un palacio que data de antes de la Reforma Anglicana, quizás la casa más hermosa de las Orcadas. Se encuentra en medio de un hermoso jardín cerrado, cuyo césped es grande y muy bien cuidado, con una zona dedicada a un jardín rocoso y una zona adyacente a la casa donde se cultivan hierbas medicinales. 

En la parte baja del jardín hay un extraño edificio en forma de torre conocido como la Groatie House: su historia es la de los piratas, con los numerosos asaltos, un incendio y un inminente proyecto de restauración.

Museo de las Orcadas (The Orkney Museum) - Kirkwall

Dentro de la hermosa estructura de la Tankerness House se encuentra el propio Museo de las Orcadas, que exhibe en orden cronológico numerosos sitios prehistóricos a través de objetos de todo tipo. Una visita a este museo puede ser una gran manera de empezar a explorar la isla. Grandes evidencias están reservadas para el relicario de San Magnus, un ataúd de madera, mientras que en la planta superior las exhibiciones cubren la vida doméstica de las Orcadas a lo largo de la historia.

Mainland: la isla principal de las Orcadas

Mainland, la isla principal de las Orcadas, se llama literlamente "terreno principal", sin embargo, en la antigüedad también fue conocida como Pomona, o antes de eso con el nombre en noruego antiguo, Hrossey, es decir, la isla de los caballos.

En primavera y en verano el sol parece no ponerse nunca, las plantas y las agujeros salvajes salpican las praderas de mil colores y las playas son el hogar de miles de aves marinas.

Las dos principales ciudad son Kirkwall, la capital,  y Stromness, un pueblo de pescadores. Kirkwall tiene un puerto muy frecuentado por ferries y yates, así como la ya mencionada Catedral de San Magnus. Stromness, en cambio, es hermoso con casas de piedra y techos de pizarra, calles pavimentadas y un pequeño puerto. En todas partes las historias de los vikingos evocan un pasado fascinante.

Este de Mainland

En la parte este de la isla, dirigiéndonos al sureste de Kirkwall, merece la pena ver el pueblo portuario de St Mary's, en Holm. En el pasado, era próspera gracias a la industria del arenque, sin embargo, fue la construcción de las Barreras de Churchill (Churchill Barriers) durante la Segunda Guerra Mundial lo que cambió la situación. En las cercanías se encuentra la Isla de Lamb Holm, con su famosa Capilla Italiana, de la que hablaremos más adelante. 

En dirección a la península de Deerness se encuentra Dingieshowe, un istmo arenoso con un montículo que una vez fue la sede de un parlamento vikingo. Siguiendo más adelante, se revelan rincones encantadores, como las ruinas del Broch de Deerness (The Broch of Deerness),  situado sobre una gigantesca roca frondosa a la que se llega siguiendo un estrecho sendero por el acantilado.

Si bien es cierto que la parte oeste de la isla carece de un sitio certificado como Patrimonio de la Humanidad, no faltan maravillas que contemplar. De hecho, hay una reserva natural, la Reserva Natural Mull Head, tanto cuevas marinas (como The Gloup) como playas, sitios históricos, pueblos encantadores y aves marinas durante el verano.

Bahía de Scapa Flow

En el fondo de la Bahía de Scapa Flow se esconde lo que es quizás el mayor cementerio de naves del planeta, donde yacen los restos de los buques alemanes que se inmolaron en 1919, tras el armisticio, para no caer en manos aliadas, y además los restos del acorazado HMS Royal Oak, que fue atacado por submarino alemán U 47 en 1939 y donde murieron más de 800 marineros.

Los buzos experimentados pueden sumergirse en las frías aguas de la bahía para descubrir los muchos naufragios. Scapa Flow fue una vez la base más poderosa y segura de la flota británica, con más de veinte mil soldados estacionados aquí durante algunos períodos.

Barreras de Churchill

Fueron precisamente los soldados italianos, hechos prisioneros por los británicos en el norte de África y detenidos en las Orcadas, los que tuvieron que construir las Barreras de Churchill. Miles de bloques de hormigón fueron arrojados a los canales entre las islas para impedir el paso de los submarinos alemanes. La decisión se tomó después de que el submarino U47 llegara a la bahía y hundiera el buque de guerra británico Royal Oak, con 800 hombres a bordo.

Las Barreras de Churchill son exactamente 66 mil bloques, de 5 a 10 toneladas cada uno, que fueron arrojados al fondo del mar para crear enormes barreras de piedra y hormigón sobre las que se construyeron carreteras elevadas por las que la gente sigue viajando hoy en día.  

Capilla Italiana (Isla de Lamb Holm)

Más allá de la primera barrera de Churchill está el islote de Lamb Holm, donde se encuenra la pequeña y bonita Capilla Italiana, construida por los prisioneros de guerra italianos durante el conflicto. La zona está llena de hermosas focas y pájaros que viven en las playas.

Aquí tuvo lugar el llamado "Milagro del Campo 60". Una historia que une la pequeña isla de Lamb Holm con los italianos. Cada año se estima que cien mil visitantes vienen aquí a rezar dentro de la ya mencionada Capilla Italiana, una iglesia blanca con bordes rojos que fue construida por un gran grupo de prisioneros del ejército italiano durante la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día, la Capilla Italiana representa un símbolo de paz y reconciliación, así como de belleza. Ya no hay rastros del campo que albergó a cientos de italianos capturados en el norte de África entre 1942 y 1945. 

A día de hoy, todavía hay una estatua de hormigón que representa a San Jorge y el dragón, así como la pequeña iglesia. Se hicieron gracias al talento de Domenico Chiocchetti, originario de Moena, en Italia. Pintó una Virgen con el Niño inspirada en un santo recibido de su madre. En las ventanas de los lados, además, ilustró a Santa Catalina de Siena y a San Francisco de Asís. El portón de hierro forjado fue obra de su compañero de armas Giuseppe Palumbi, un herrero. Chiocchetti se quedó en la isla para terminar el trabajo incluso cuando los soldados fueron liberados. En los años 60 regresó, por invitación del pueblo de las Orcadas, para una restauración. Dijo que había dejado su corazón en esa isla y murió en 1999 a la edad de 89 años, 

Oeste de Mainland

La carretera principal hacia el oeste de la isla de Mainland comienza en Kirkwall. Pasa por la Destilería de Scapa (Scapa Distillery Visitor Centre)  hasta llegar a la costa sur de la Bahía de Scapa Flow. Después, sigue el descenso por la Bahía de Waulkmill (Waulkmill Bay), pasando por el pueblo Orphir. Te encontrarás con el centro Orkneyinga Saga Centre, donde puede encontrar información sobre los vikingos y las Orcadas, y junto al cual se encuentra la Earl's Bu and Church, los restos de una iglesia circular que data de 1123. Sigue hasta la Bahía protegida de Houton (Bay of Houton), que es ahora el terminal del ferry hacia Lyness, un pueblo en la costa este de la isla de Hoy. 

Siguiendo la carretera de la costa, llegamos al centro principal de la zona, situado en el extremo suroeste de la isla de Mainland: Stromness. Se trata de  un encantador pueblecito con una estrecha y sinuosa carretera principal, de un kilómetro de largo y atravesada por otras calles estrechas que suben. Antiguo cuartel general de la Hudson Bay Company, Stromness tiene interminables referencias al mundo náutico, y también hay un centro de buceo. El museo tiene vistas al Estrecho de Hoy y al Promontorio de Ness (Ness Battery), usada para la defensa de la costa durante las guerras.  

Rocas de Stenness

Las cuatro Rocas de Stennes (Standing Stones of Stennes) están situadas en la cima de un promontorio. El nombre Stennes proviene del noruego antiguo y significa "promontorio rocoso". Son delgadas planchas de piedra de unos 30 centímetros de espesor y unos 5 metros de altura. Originalmente formaban parte de un círculo de forma elíptica compuesto por doce piedras de unos 32 metros de diámetro rodeadas por una zanja excavada en la roca, rodeada a su vez por un terreplein con una entrada al norte. Se cree que el sitio data del año 3000 a.C.

Acantilasdos de Yesnaby

Acantilados que miran al mar, el verde que se hunde en el azul, el viento y los pájaros: estas son las imágenes que encontrarás en Yesnaby, un lugar que permanecerán en tu corazón.

El paseo a lo largo de la costa es simplemente irresistible, el Broch de Bigging (Brough of Bigging) aparece inmediatamente a la vista y parece tener el mismo poder que las sirenas de Ulises. Un poco más arriba, se destaca el Castillo de Qui Ayre, una pila de forma realmente extraña, una especie de arco que se aferra a la costa gracias a una sola placa de roca que algunos temerarios a veces se atreven a escalar. Finalmente el momento más mágico, es el que revela la Roca del Castillo (Castle Rock), otra pila con una forma inconfundible, que en la base se abre en un arco con mil ranuras determinadas por años de erosión marina.  

Anillo de Brodgar

De todos los círculos de piedra en el territorio británico, el Anillo de Brodgar (Ring of Brodgar) es el tercero más grande. De las 60 piedras que la formaron originalmente, quedan solo 20, y son parte de un misterioso monumento. En algunas piedras hay grabados antiguos, con símbolos rúnicos. El sitio se remonta a principios de la Edad de Bronce, alrededor del 2500 a.C. También fue llamado el Templo del Sol (mientras que las Rocas de Stenness eran consideradas el Templo de la Luna) y su piedra cometa indica la alineación. El sitio probablemente tenía una función religiosa o ritual, además de ser un área de observación astronómica.

Maeshowe

Maeshowe es un complejo de tumbas neolíticas decididamente sugerente, uno de los lugares de enterramiento más extensos con 30 toneladas de arenisca. Las tumbas se colocan de manera que la cámara central se ilumine durante el solsticio de invierno. El lugar fue saqueado por los vikingos, que dejaron inscripciones y grabados aquí.

Lago de Lowrie's Water

El Lago de Lowrie's Water es un paraíso para todas las especies de aves marinas que encuentran aquí un ambiente ideal. Las turbinas eólicas recientemente instaladas en la cercana colina de Burgar Hill han tenido en cuenta las trayectorias de las aves que encuentran sustento en el agua del pequeño lago. La zona es una reserva natural protegida en la que las diferentes calidades de las aves son vigiladas y estudiadas por la Royal Society for the Protection of Birds (Sociedad Real para la Protección de las Aves).

Reserva Natural Birsay Moors

Los páramos de las la Reserva Natural Birsay Moors son un lugar maravilloso para visitar, lleno de belleza salvaje acariciada por el viento. Durante el verano, este mágico lugar es el hogar de nidos de gallinas, búhos y una maravillosa vegetación dominada por el colimbo chico.

Reserva Natural de Marwick Head

Subes a lo alto y el espectáculo es fantástico. Al sur de Birsay, ya se pueden ver desde lejos sus poderosos acantilados ondulados tallados por el mar. Hablamos de la Marwick Head Nature Reserve. A nivel del mar hay innumerables cuevas donde miles de aves marinas vienen a anidar cada año.

En el punto más alto del promontorio se encuentra el Kitchener’s Memorial, una torre almenada de base cuadrada en memoria del naufragio del HMS Hampshire, que se hundió en 1916 con 600 hombres a bordo, incluido el famoso Lord Kitchener. El viento cambia constantemente el panorama: de la niebla al sol más brillante.

Pueblo prehistórico de Skara Brae

En Skara Brae descubrirás los asentamientos neolíticos de hace más de 4500 años, declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El pueblo neolítico de Skara Brae se encuentra en la costa sur de la Bahía de Skaill (Bay of Skaill), en la zona de Sandwick, uno de los sitios antiguos más visitados de las Orcadas y uno de los monumentos prehistóricos más importantes de Europa.

Fue descubierto después de una violenta tormenta marina en 1868, cuando surgieron los restos de cuatro antiguas viviendas. En los años 70 se estableció que el asentamiento se remonta al período neolítico tardío entre 3200 y 2200 a. C. Hoy se pueden visitar ocho casas con muchos accesorios interiores aún visibles. 

 

Descubre las Islas Orcadas con Costa Cruceros

Un rincón del mundo, que parece de cuento de hadas e irreal, y que conquista a cada visitante con su belleza natural y el encanto de las historias antiguas. Apunta las Islas Orcadas en la lista de tus destinos por descubrir con Costa Cruceros

¡Zarpa con Costa Cruceros!