¿Cuáles son las islas más hermosas de Grecia? ¿En cuál de las 227 islas griegas habitadas te gustaría pasar tus vacaciones de verano? ¿Sabías que una quinta parte de la superficie total de Grecia son islas, incluyendo islotes e islas y afloramientos de todos los tamaños - más de 6.000 en total?

 

Las islas griegas están divididas en 6 archipiélagos principales, cada uno con su propio paisaje, historia y actividades turísticas. Costa Cruceros te guiará para que elijas qué hacer y ver y cuáles son las islas griegas más bonitas para ver en tu crucero. 

Las Cícladas



Cuando oyes a la gente decir que las Islas Cícladas están entre las más bellas de Grecia, ten por seguro que saben de lo que están hablando. Casitas blancas perfectas, acantilados que se sumergen en el mar azul como el cielo y el sol fuerte y brillante que ilumina las playas vírgenes, las calles laberínticas y las brisas inundadas de buganvillas perfumadas.

 

El archipiélago de las islas Cícladas en el Mar Egeo comprende alrededor de 220 islas, grandes y pequeñas. Su nombre se debe a que todas ellas forman un círculo alrededor de la isla de Delos. Cada una de ellas es una joya única que merece ser explorada por derecho propio. Tomemos, por ejemplo, la legendaria Mykonos, una visita obligada para los amantes de la vida nocturna, y también Paros, que con el paso de los años se ha convertido en un destino más bien "hippie". Las vacaciones románticas están garantizadas para cualquiera que vaya a Santorini, o para aquellos que buscan paseos y soledad, ¿qué mejor que el corazón de Amorgos?

 

Al enumerar las islas más bellas de las Cícladas griegas, hay varias que debemos mencionar, por supuesto. Pero ¡cuidado! Algunas de ellas son muy populares y atraen a un gran número de turistas, pero otras joyas menos conocidas son lugares perfectos para unas maravillosas vacaciones griegas para cualquiera que prefiera estar lejos de la multitud de locos. Tomemos por ejemplo Milos, una de las islas más bellas de Grecia y que aún no ha sido invadida por el turismo de masas. Esta pequeña joya rodeada de rocas destaca por sus playas de arena blanca y no deja dudas a los visitantes sobre su origen volcánico.

 

Luego vamos a Andros, una visita obligada para los amantes de la soledad y la vida sencilla. Apenas aterrizas allí descubres que la mayoría de los caminos están sin pavimentar y ves que aquí uno puede realmente decirle adiós a la vida mundana y probar, aunque sólo sea por un momento, el estilo de vida de los tiempos pasados.

 

En Naxos hay un ambiente casi caribeño que es difícil de encontrar en el resto de Grecia. Esto podría ser para ti si te gustan el sol y las playas que están limpias, bien organizadas y que ofrecen todas las comodidades a los turistas. No te pierdas la playa de Grotta en Naxos Chora (la ciudad principal de la isla), justo debajo de Portara. La costa oeste tiene muchas playas hermosas con arena prístina.

Alykes es un destino favorito de los aficionados a los deportes acuáticos, mientras que Mikri Vigla es ideal para los amantes del kitesurf. Los fotógrafos apasionados por las playas griegas deben dirigirse a Agios Prokopios, donde desde la playa de arena fina se accede a calles encantadoras y estrechas, repletas de coloridas tabernas con vistas al mar. Agia Anna, Playa Kastraki y Playa Agiassos son algunos de los pequeños tesoros marítimos que todos deberíamos ver al menos una vez en la vida.

Islas del Dodecaneso

 

Las islas del Dodecaneso son un poco menos conocidas que las islas Cícladas. De gran interés cultural, histórico y medioambiental, están emergiendo al escenario turístico gracias a sus playas de arena, sus maravillosas costas rocosas y sus importantes yacimientos arqueológicos.

 

Frente a la costa de Asia Menor, este grupo de islas incluye Creta al sur, las Cícladas al oeste y Samos al norte. El nombre de este archipiélago significa literalmente "doce islas", pero en realidad tiene 163 en total, de las cuales 26 están habitadas. Entre las más conocidas están: Rodas, Kos, Kalymnos, Leros, Patmos, Karpathos, Symi, Kasos, Stypálea, Nisyros, Astypalaia, Kasos, Tilos, Kastellorizo, Chalki, Agathonisi, Farmakonisi, Telendos, Arkos, Saria, Gyali, Levitha, Rho, Strongili, Alinnia y Syrna.

 

Cualquiera que reserve unas vacaciones en las islas del Dodecaneso sabe que, además de relajarse, verás muchos castillos y las ruinas de antiguas civilizaciones, que podrás explorar en las pausas entre una playa de ensueño y otra. Rodas y Kos son parte del Dodecaneso, así como muchos otros lugares más mágicos y menos conocidos.

 

El archipiélago del Dodecaneso se encuentra en el Egeo meridional, entre Turquía, la isla de Creta, las Cícladas y la isla de Samos al norte. Muchas culturas han prosperado aquí, cada una de las cuales ha dejado su marca inconfundible: desde los jonios hasta los bizantinos, los venecianos, los otomanos y los italianos.

 

Partiendo de Kastellorizo, donde no se permiten los coches, puedes ir a pie o en bicicleta. Esta isla fue el escenario de la película "Mediterráneo" dirigida por Salvadores. Merece la pena visitarla por sus playas encantadoras y su pueblo Megisti, donde vas a enamorarte de sus casas de colores brillantes que abrazan el promontorio.

Symi también es maravillosa: una isla pequeña, encantadora y muy querida por su extraordinario encanto. Está en el sur del Dodecaneso, a pocos kilómetros de la costa de Turquía. Con su distintiva costa escarpada, sus bahías y ensenadas son impresionantes. Una visita obligada es el Castillo de los Caballeros de San Juan..

Islas Egeas

 

Continuando nuestro crucero alrededor de las islas griegas, llegamos al archipiélago de las islas del Egeo. Sus islas difieren en términos de historia y estilo de vida, pero todas comparten una belleza innegable. Entre las siete islas principales se encuentran Tasos, Samotracia, Lemnos, Lesbos, Chíos, Icaria y Samos.

 

Chíos es el destino ideal para los amantes de la historia medieval con todos sus tesoros arqueológicos, incluyendo el monasterio bizantino de Nea Moni, y los pueblos donde se lleva produciendo resina de lentisco durante cientos de años. Los visitantes de Lemnos sentirán que su capital, Mirina, es fascinante, con toda la evidencia de la antigua ocupación otomana en todas partes.

Tasos tiene docenas de playas perfectas para bañarse, incluyendo una serie de bahías y ensenadas donde es fácil nadar y, aunque puede ser difícil llegar allí, la paz y la tranquilidad están aseguradas. Te recomendamos la playa de Aliki, en la parte sureste, donde el agua es tan clara que los barcos parecen flotar en el cielo. No te pierdas la moussaka local, un verdadero manjar que vas a tener en tu lista de favoritos para siempre.

Otra playa sorprendente es Skala Potamia, una franja de arena con numerosos bares y restaurantes donde el mar es una extensión de azul y por la noche se puede bailar hasta el amanecer. Chrissi Amoudia, también llamada Golden Beach, es una de las favoritas de las familias, con sus aguas poco profundas perfectas para los más pequeños.

 

También vale la pena visitar las playas de Tripiti Beach, Livadi Beach y Paradise Beach, que antes eran completamente vírgenes pero que ahora son un objetivo para el turismo organizado. Paradise Beach, la mitad de la cual suele estar muy concurrida, es también una de las favoritas de los naturistas, que vienen aquí cada año para disfrutar del aire libre y del mar con total libertad.

 

Los visitantes de Lesbos, la tercera isla griega más grande, también conocida como Mitilene, saben que es una delicia. A poca distancia de la costa de Asia Menor, esta isla montañosa es de un color verde particular y ofrece una calma y una tranquilidad totales.

 

La parte norte, sin embargo, es de origen volcánico y rica en aguas termales, muy visitada por los turistas. Lesbos fue el hogar del poeta Saffo y tiene un montón de entretenimiento cultural, desde museos hasta sitios arqueológicos, pasando por visitas guiadas por las zonas volcánicas. En la capital, Mitilene, hay una fortaleza del siglo XIV cuyos cimientos fueron construidos por el emperador Justiniano en el siglo VI.

 

Otro lugar que no hay que perderse es el Monasterio Bizantino, uno de los mayores y más valiosos testimonios de la cultura bizantina.  También vale la pena visitar la Galería Municipal de Arte y el Museo Theophilos, que alberga pinturas del famoso artista griego Theophilos Hatzimihail.

 

En Mitilene hay dos grandes museos arqueológicos: el antiguo y el nuevo. El antiguo museo se centra en la historia de Lesbos, desde el Neolítico hasta la época romana tardía. El nuevo, en la zona de Kioski, celebra la historia más reciente de la isla.

 

Visita el pequeño pueblo de Sigri y su Museo del Bosque Petrificado. Se inauguró en 1994 en un intento por ayudar a preservar y proteger lo que es un bosque único en la isla y una de sus atracciones más famosas.

Tampoco nadie que venga aquí debería perderse Agiassos. Esta pequeña ciudad enclavada en las laderas del Monte Olimpo tiene una arquitectura tradicional encantadora y está repleta de folclore, misticismo y arte de todo tipo; es verdaderamente inolvidable.

 

Entre las playas más bellas de Lesbos se encuentran las del sur de la isla, con sus acantilados y ensenadas. Las del norte también son encantadoras, con su arena volcánica, y la zona también es rica en aguas termales. Los visitantes de Mitilene pueden nadar en la playa de Tsamakia, que cuenta con hamacas y sombrillas para alquilar hasta altas horas de la noche.

 

No te pierdas la playa de Fykiotripa y la de Molyvos, que es más arenosa. Skala Kaloni es uno de los balnearios más equipados de la isla, a pocos kilómetros del pueblo de Eressos, donde la playa de arena plateada es perfecta para los amantes del mar de todas las edades. Y también está la playa de Agios Isidoros en Plomari, una de las más grandes y bellas de la isla.

Islas Jónicas

 

Situado en el mar Jónico, frente a la costa occidental de Grecia, el archipiélago está formado por once islas. Entre las más grandes están: Zakynthos, Ítaca, Corfú, Cefalonia, Lefkada y Paxi, mientras que las más pequeñas son: Antipaxi, Erikousa, Mathraki, Othonoi, Meganisi y el grupo de islas deshabitadas Strofades, al sur de Zakynthos.

Islas del Golfo Argo-Sarónico

 

A poca distancia de Atenas se encuentra el Golfo Sarónico, también llamado Egeina. Las principales islas del archipiélago son Hidra, Salamis, Egeina, Spetses y Poros, y ofrecen a los turistas una serie de maravillosas vistas de la naturaleza virgen, la historia y la cultura local.

 

A partir de esta reseña de los archipiélagos que componen las islas griegas, Costa Cruceros ha elaborado este ranking de las 18 mejores islas griegas.

LAS ISLAS GRIEGAS MÁS BELLAS

  • Santorini (CÍCLADAS)
  • Mykonos (CÍCLADAS)
  • Corfù (JÓNICO)
  • Creta (EGEO)
  • Rodas (DODECANESO)
  • Cefalonia (JÓNICO)
  • Kos (DODECANESO)
  • Milos (CÍCLADAS)
  • Folegandros (CÍCLADAS)
  • Alonissos (EGEO)
  • Skiathos (EGEO)
  • Samos (EGEO)
  • Ios (CÍCLADAS)
  • Zankynthos (JÓNICO)
  • Skopelos (EGEO)
  • Amorgos (DODECANESO)
  • Patmos (EGEO)
  • Hydra (GOLFO SARÓNICO)

Santorini

Cualquiera que planee un viaje a las Cícladas no puede evitar dejarse seducir por la abrumadora belleza de Santorini, el destino romántico por excelencia. Aunque es una isla muy popular, su belleza perdura todo el año. Siempre es delicioso deambular por las encantadoras calles de este lugar tan mágico.

 

La vista de las casas blancas agrupadas alrededor de las iglesias de cúpula azul te deja sin palabras. En Santorini, nunca faltan cosas que hacer o ver. La Caldera es el corazón de la isla, donde el mar es intensamente azul, y los islotes están incrustados con piedra pómez. Lo primero que tienes que hacer cuando llegues aquí es buscar un bar para tomar un aperitivo mientras se pone el sol. Las puestas de sol aquí son espectaculares. También vale la pena visitar los yacimientos arqueológicos de la isla, incluido el de la zona de Akrotiri, que está abierto todos los días de 10.00 a 17.00 horas.

 

Además, no te puedes perder los baños naturales de Spa, en el centro de la zona de la Caldera. Aquí las pequeñas islas de Nea Kameni y Palea Kameni ofrecen a los turistas sus numerosas termas volcánicas y fuentes terapéuticas de agua salada caliente. Pero ten cuidado, porque el agua puede manchar tu traje de baño. Uno de los lugares que hay que visitar en Santorini es Red Beach, la playa más famosa de la isla que tiene una extensión de arena roja y negra. El poder vivir y respirar la presencia de un volcán hace que este lugar sea simplemente único.

 

También vale la pena visitar los pueblos de Fira, lugar ideal para ir de compras y para vivir la vida nocturna, y Oia, que es más tradicional y pintoresco. Si eres un amante de los destinos de lujo, Imerovigli es inigualable, con sus piscinas infinitas y sus impresionantes complejos turísticos listos para recibirte.

 

La mejor época para visitar esta fascinante isla, y para evitar las multitudes, es a finales de primavera o principios de otoño. El clima es templado, pero el agua aún está lo suficientemente cálida para nadar. Toda la belleza que Santorini tiene para ofrecer implica un precio que pagar. De hecho, es uno de los destinos turísticos más caros de las islas griegas.

Mykonos

La isla de los molinos de viento y la diversión: Mykonos es uno de los destinos más populares de Grecia, y no es casualidad. Pueblos blancos bañados por el sol, playas paradisíacas y bares donde se puede bailar hasta el amanecer hacen de Mykonos una de las islas turísticas más populares de las Cícladas. Su paisaje más bien árido está embellecido por el mar del azul más profundo de toda la isla.

 

Cualquier visita a Mykonos comienza en Chora, la principal ciudad de la isla. Perdete en su laberinto de calles estrechas con casas blancas deslumbrantes, contemplando las barandillas azules por todas partes cubiertas de flores. Cerca del puerto se encuentra la antigua iglesia de Paraportiani, con su complejo de otros cinco edificios antiguos, y la plaza Manto Mavrogenous, que lleva el nombre de una heroína griega. Elige entre muchos tipos de cócteles mientras esperas a que el sol se ponga.

 

Uno de los principales complejos costeros de Mykonos es Platys Gialos, donde te esperan restaurantes de pescado, tiendas de comida callejera que venden pan de pita y gyros y playas encantadoras para disfrutar de una experiencia epicúrea sin precedentes entre un chapuzón y otro.

 

Sin embargo, yendo al grano, Mykonos es sobre todo famosa por su vida nocturna, con sus discotecas y bares abiertos hasta el amanecer. Todas las noches hay música, con DJs que actúan con el telón de fondo del sonido hipnótico de las olas que rompen a lo largo de la orilla. ¿Quién puede resistirse a los clubes, bares de cócteles y locales que ofrecen algunos de los espectáculos más de moda de Grecia?

 

Sin embargo, no toda Mykonos está plagada de turistas, y en algunos lugares aún se puede encontrar soledad y tranquilidad. Viene a la mente la playa de Agios Sostis. Es el lugar perfecto para ver el amanecer, y Panormos, con sus dunas de arena y aguas poco profundas es perfecta para niños y familias. A pocos kilómetros de la ciudad se encuentra también la playa de Houlakia, que está ubicada en una reserva natural y es una de las pocas playas no arenosas de la zona. Los amantes de los lugares bulliciosos deben ir al sur de la isla, donde se encuentran las playas más famosas de Mykonos, como Delos, Super Paradise Beach y Kalo Livadi.

 

No olvidemos el santuario de Apolo, uno de los principales atractivos culturales de la ciudad, mientras que los amantes del senderismo, ataviados con botellas de agua y cómodas botas, pueden llegar a algunos de los lugares más bellos de la isla, como el Monte Cinto. Desde la cima se pueden disfrutar de unas vistas increíbles de Delos y Mykonos.eden disfrutar de unas vistas increíbles de Delos y Mykonos.

Corfù

Corfú es el punto de encuentro entre la cultura clásica, la dominación veneciana y la dominación británica. Esta isla es un crisol de diferentes culturas y, al mismo tiempo, dialoga perfectamente con la historia y la modernidad. Esto la convierte en uno de los destinos más interesantes para aquellos turistas que desean experimentar la belleza de las islas griegas al máximo.

 

Se parte del centro histórico de Corfú, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2007. Aquí el legado de la cultura veneciana está muy presente. No dejes de visitar el distrito de Cambiello, donde el laberinto de calles estrechas está flanqueado por altos edificios históricos. La plaza principal, Spianada, está situada frente a la Antigua Fortaleza, la vieja ciudadela fortificada de la isla, junto con la Fortaleza Nueva.

 

Dentro de la Antigua Fortaleza también se encuentra San Jorge, la iglesia construida por los ingleses pero que destaca por su estilo arquitectónico dórico. A poca distancia se encuentra el Palacio Real, el edificio más grande e impresionante de Corfú.

 

No te pierdas el campanario de San Spiridione, con su inconfundible cúpula roja; la Paleópolis de la península de Kanoni, una interesante perspectiva de la antigüedad de la isla; o el Monasterio de Vlachérna, del siglo XVIII, que destaca por haber sido construido en una isla tan pequeña. Cerca de allí también está la Isla de los Ratones, o Pontikonissi, que cuenta con una interesante capilla bizantina.

 

Cualquiera que venga a Corfú tiene que ver el lago Korission, en la costa sur. Esta laguna costera está rodeada por un humedal arenoso, donde la observación de aves es una de las actividades turísticas más populares. ¡Aún más impresionantes son las puestas de sol, que no hay que perderse por nada del mundo!

Creta

La isla más grande de Grecia, Creta, es un lugar mágico que seduce con sus playas perladas y pueblos pintorescos en medio de paisajes extraordinarios. Creta es la isla del mito de Teseo y Ariana, pero también la de Dédalo e Ícaro. En este lugar, a medio camino entre la realidad y el mito, se encuentran algunas de las playas más bellas del Mediterráneo, numerosos yacimientos arqueológicos y bellos paseos por el impresionante paisaje.

Quien venga a Creta debe hacer una parada en el palacio de Cnossos, famoso por ser el escenario del mito del laberinto del Minotauro. Cnossos fue la capital de la antigua civilización cretense, y este lugar, construido en 1900 A.C., ha sufrido repetidos daños a lo largo de los siglos y ha sido reconstruido en varias ocasiones, la más reciente por el arqueólogo británico Sir Arthur Evans.

 

Otro lugar para visitar es el palacio de Festo, situado en una meseta de la llanura de Messara. Consta de los restos de tres edificios diferentes. Algo que no puedes perderte es el disco de Faistos, grabado con símbolos que se asemejan a los jeroglíficos egipcios pero cuyo significado sigue siendo un misterio hasta el día de hoy. También merece la pena visitar el Museo Arqueológico de Heraclio, ubicado en un elegante edificio de estilo Bauhaus.

 

Los amantes del sol querrán sumergirse en las aguas de la Laguna de Balos, desde donde se puede admirar el hermoso promontorio de Capo Tigani, al que se puede llegar a pie con marea baja.

 

Vai es otra playa impresionante, rodeada de un palmeral con dátiles particulares que solo crecen en Creta. Quienes busquen aventura la encontrarán en el Parque Nacional de la Quebrada de Samaria, con su cañón de 16 km excavado por un río a lo largo del flanco oeste de las Montañas Blancas.

Rodas

Rodas, aunque conocida por su mar y sus playas, es predominantemente una isla montañosa, con recursos interiores de agua dulce que la han convertido en uno de los entornos más exuberantes del mar Egeo. Además de su mar cristalino, posee un interesante patrimonio histórico y artístico, rico en mitos y leyendas.

 

Aunque no se encuentra entre los destinos más baratos, Rodas se adapta a todos los bolsillos. Ofrece todo tipo de soluciones de alojamiento, desde hoteles de lujo hasta Airbnb de bajo precio. Es un destino turístico muy popular, especialmente entre las familias.

 

Con sus 1.401 km², Rodas es la isla más grande del Dodecaneso. Los mejores meses para visitarla, escapando tanto del calor abrasador como de las multitudes, son abril, mayo y principios de junio o, alternativamente, la segunda mitad de septiembre.

 

Esta isla ofrece varias atracciones. No te pierdas la fascinante acrópolis de Lindos, situada en la cima del pueblo del mismo nombre. En este acantilado, a 116 m sobre el nivel del mar, se encuentra el templo en ruinas de Atenea Lindia que data del siglo IV a. C.

 

Entre las cosas que puedes ver también recomendamos la Ciudad Vieja de Rodas, Patrimonio de la UNESCO, con sus enormes murallas, el Palacio del Gran Maestre (antigua fortaleza de los Caballeros de San Juan) y el pintoresco Camino de los Caballeros. En dirección al puerto de Madraki, hay dos impresionantes columnas de piedra que marcaban la entrada al puerto, coronadas por estatuas de ciervos. Cuenta la leyenda que fue aquí donde se erigió el mítico Coloso de Rodas.

Cefalonia

Cefalonia es la mejor isla para cualquiera que busque la paz y un ambiente tranquilo y virgen. La principal característica de esta isla es la gran variedad de entornos naturales, tanto en la costa como en el interior. Hay muchos tipos diferentes de playas: desde largas extensiones de arena blanca, hasta playas rocosas o de cantos rodados.

 

Es una isla bastante barata para visitar, donde la competencia entre hoteleros hace que los precios estén restringidos. Hasta hace unos años todavía estaba un poco fuera de las rutas principales, pero ahora, dadas las maravillas que encierra esta isla, se ha convertido en una visita obligada para Costa Cruceros.

 

Cefalonia mide 780 km² y es la más grande del archipiélago de las islas Jónicas. Los mejores meses para visitarla son mayo y junio. Septiembre y principios de octubre también pueden ser buenas opciones, aunque el clima es generalmente más húmedo.

 

En Cefalonia, el paisaje, el mar y las playas son los principales atractivos. No te puedes perder Myrtos, considerada una de las playas más bellas del Mediterráneo. La dificultad para llegar por tierra ha contribuido a mantener intacta esta media luna de arena blanca y fina.

 

En Argostoli, el puerto y el centro principal de la isla, son visibles algunas pruebas de la pasada dominación veneciana, mientras que las atracciones interesantes incluyen la Iglesia de Agios Spyridonas, la cueva de Melissani y el Faro de San Teodoro.

Kos

Kos es una isla con un ambiente alegre, que ofrece playas impresionantes y salvajes y varias ruinas arqueológicas griegas y romanas.

 

Un día de fiesta en Kos puede ser muy barato, especialmente si lo planeas por adelantado. Los precios restringidos y la diversa vida nocturna hacen que esta isla sea muy turística y especialmente apreciada por los jóvenes.

 

A unos 4 km de la costa turca de Bodrum, Kos forma parte del archipiélago del Dodecaneso. Esta isla tiene un clima predominantemente mediterráneo, con mucho sol desde la primavera (en mayo, no obstante, el mar todavía está un poco frío). La época ideal para visitarla es a finales de primavera y todo el verano (de junio a mediados de septiembre).

 

Entre las principales atracciones de Kos, además de las numerosas discotecas del centro, se encuentran las playas, en particular Kardamena y la famosa Paradise Beach. Hay muchas huellas de las diversas épocas que han impactado en la historia de Kos, como el yacimiento arqueológico de Asklepieion o el Castillo de los Caballeros, que fue la sede de los Caballeros de la Orden de San Juan.

Milos

Milos es una isla volcánica con una gran variedad de playas (alrededor de 70 en total), y la atmósfera es de relajación total. Esta isla es muy verde gracias a los suelos volcánicos y cuenta con una amplia área protegida.

 

Comparada con Santorini y Mykonos, Milos, es menos costosa, aunque (debido a su reputación de "hermosa") ciertamente no es barata. Comparada con sus "hermanas", no está menos concurrida por los turistas.

 

Milos tiene una superficie de 150,6 km² y es una de las islas "menores" del archipiélago de las Cícladas. Los meses de verano son la mejor época para visitarla, aunque hay mucho viento debido a las fuertes ráfagas de 'meltemi' del norte.

 

El principal atractivo de Milos son sin duda sus playas vírgenes y salvajes, como Sarakiniko, con su paisaje casi lunar, o Firiplaka, enmarcada entre acantilados. Pero también hay muchos lugares de interés que visitar: además del castillo veneciano, en la parte más antigua de la Plaka, entre las cosas que recomendamos recomendamos ver están los restos del anfiteatro romano y, no muy lejos, el lugar donde se encontró la estatua de la Venus de Milo.

Folegandros

Folegandros es una pequeña isla árida de solo 42 km2, situada en el Egeo. Aquí, con playas salvajes y la naturaleza como reina suprema, puedes desconectar y relajarte.

 

Folegandros tiene la reputación de ser una isla un poco esnob y cara, sobre todo porque es pequeña y por lo tanto tiene una capacidad de alojamiento limitada. La isla no tiene aeropuerto y solo se puede llegar por mar desde el Pireo, lo que mantiene bajo el número de turistas.

 

Equidistante de la costa turca y del Peloponeso, Folegandros forma parte del archipiélago de las Cícladas. Las épocas recomendadas para ir a Folegandros son al principio y al final del verano (junio y septiembre).

 

Obviamente, lo primero en la lista de cosas que hay que ver son las playas. Sin embargo, no todas ellas son de fácil acceso por tierra. Una de las más fáciles de acceder a pie es Katergo, mientras que las playas de Agios Georgios y Ligaria son hermosas pero remotas.

Alonissos

Alónnisos es una isla muy tranquila, ubicada dentro de un parque marino protegido. Estos factores, junto con el hecho de que no es fácil de llegar allí, han ayudado a preservar el ecosistema de la isla. Alónnisos no es particularmente cara, pero tiene una capacidad limitada, por lo que es mejor reservar con antelación. Otra razón por la que es ideal para aquellos que buscan paz y tranquilidad es que no es realmente un destino turístico.

 

Esta isla forma parte del archipiélago de las Espóradas y el momento ideal para visitarla es entre finales de junio y septiembre. De hecho, a pesar de que la primavera y principios de otoño tienen un clima cálido y soleado, el mar sigue siendo frío.

Skiathos

Skiathos es una pequeña isla que goza de una gran reputación por su animada vida nocturna y las 60 playas que adornan su costa. Es más cara que Alónnisos, pero ciertamente más barata que Skopelos, debido principalmente a la variedad de la oferta de alojamiento. Es una isla con una fuerte orientación turística, y cada verano atrae a muchos visitantes.

 

Situada en el noroeste del mar Egeo, Skiathos es la isla más pequeña del archipiélago de las Espóradas, con una superficie de tan sólo 48 km². Los únicos meses que hay que evitar para las vacaciones son los de diciembre y enero, los más fríos. La mejor época es de mayo a octubre.

 

Hay una gran variedad de playas, para todos los gustos, algunas rocosas, otras de arena blanca y fina. Entre las que no puedes perderte está la elegante Vromolimnos de arena dorada, y Megas Gialos, que nunca está muy concurrida, ya que es difícil llegar a ella. Entre otros atractivos de la isla, además de la capital, la ciudad de Skiathos, se encuentran el misterioso Monasterio de Panagia Evangelistria y Kastro, con sus fortificaciones en ruinas.

Samos

Una isla en el Egeo, Samos cuenta con una belleza natural ilimitada y leyendas que la convierten en un destino aún más fascinante. A los que la visitan les sorprende su vegetación y, sin duda, la dulzura del vino local. Son los mitos los que atraen a los turistas. Se dice que esta isla fue la cuna de la diosa Hera, Pitágoras y Aristarco. Hay muchas razones para visitar Samos, y no sólo estamos hablando de playas, sino también de todas las maravillosas conexiones que tiene entre cultura e historia.

 

La isla de Samos fue una de las primeras de Grecia en atraer el turismo de masas, pero aun así logró preservar su belleza un tanto salvaje. Una visita obligada para el turista curioso es sin duda el templo de Hera, esposa de Zeus. Según Heródoto, el templo era "el más grande e impresionante de Grecia". El sitio del templo - Heraion - es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Antiguamente estaba conectada a Samos, a través de la Vía Sacra, parte de la cual aún se puede ver hoy en día. No te pierdas los antiguos baños, estructuras que datan del año 150 D.C. situadas en el lado oeste de Pitágorion. Esta zona también tiene magníficas playas, como Kerveli, Posidonio y Klima, costas encantadoras, poco frecuentadas y todas ellas dignas de ser visitadas.

 

También está el Túnel de Eupalinos, una extraordinaria construcción del siglo VI A.C. diseñada por el arquitecto Efpalinos durante la época de los Policrates para llevar el agua a la antigua capital de la isla.

 

La ciudad principal de Samos, llamada a menudo por su antiguo nombre de Vathy, es un lugar de importancia histórica, cultural y de gran belleza. A los visitantes les encanta la bahía en forma de anfiteatro y los hermosos edificios venecianos y neoclásicos de la ciudad. No te pierdas la plaza de Pitágoras y la iglesia de Agios Spyridon. Las playas que tenés que visitar incluyen Psili Ammos en Mykali, en el sur de la isla, que es una de las favoritas de los turistas.

 

Cualquiera que visite Karlovassi, la segunda ciudad más importante de Samos, quedará fascinado por el Museo del Folklore, por Little Paris -un pequeño barrio con un panorama evocador-, la pequeña playa de Potami y las playas más grandes y "comerciales" de Megalo Seitani y Mikro, a las que sólo se puede llegar a pie y en las que se pueden ver focas monachus monachus Mediterráneas.

Ios

Entre las islas Cícladas, Ios es quizás uno de los destinos favoritos de los turistas jóvenes, especialmente por la calidad de la vida nocturna. Se dice que el gran poeta Homero está enterrado aquí, y su tumba es uno de los lugares más visitados. No te pierdas el antiguo templo de Apolo y la iglesia de Agia Ekaterini. Entre las playas más hermosas, recomendamos las de Mylopotas, Kalamos y Kolitsani.

 

Ios es una isla alegre pero virgen. Tiene muchas facetas diferentes y, además de ser un gran lugar para divertirse, también tiene hermosos paisajes y arquitectura. Es un destino de vacaciones barato, que atrae a los jóvenes, por lo que muchos visitantes la visitan cada año.

 

Situada en el Mar Egeo, la isla de Ios forma parte del archipiélago de las Cícladas, al sur de Naxos. La mejor época para unas vacaciones de sol y mar es en los meses de verano (de junio a septiembre), pero si prefieres explorar la isla, lo ideal es la primavera y el comienzo del otoño.

 

De las cosas que se pueden ver en Ios, además de las playas, es imprescindible el pueblo de Chora, considerado uno de los más bellos de las Cícladas. Entre este grupo de prístinas casas blancas se encuentra la iglesia más grande de la isla, la Panagia Gremniotissa, que se erige orgullosa con sus brillantes cúpulas de color turquesa.

Zante

Zante, o Zakynthos, es una isla griega muy popular en el Mar Jónico. Situada dentro de un parque marino, es un verdadero paraíso natural, donde se alternan acantilados blancos, playas y montañas exuberantes. Además de la belleza natural, aquí vas a encontrar una vibrante vida nocturna, principalmente orientada a los jóvenes.

 

Es un destino bastante económico y muy frecuentado por los turistas, sobre todo en temporada alta.

 

Al planear una visita a Zakynthos es mejor evitar los cuatro meses más lluviosos, de octubre a enero. La mejor época es entre principios de abril y finales de septiembre.

 

Entre las cosas especiales que se pueden ver en Zakynthos, además de la famosa playa de Navagio y el Relitto, están las Cuevas Azules y el Parque Marino. Las excursiones organizadas permiten ver tortugas Caretta.

Skopelos

Skopelos es una isla del Egeo situada entre Skiathos y Alónnisos que ofrece una mezcla equilibrada de diversión nocturna y belleza natural. Su interior, cubierto de verdes pinos marítimos intercalados con almendros y huertos de ciruelos, es también un lugar ideal para hacer senderismo. Esta isla es bastante económica como destino y, aunque es muy turística, no es demasiado caótica.

 

Skopelos, con 95,8 km², es la más grande del archipiélago de las Espóradas, y también la más poblada.

 

En primavera, incluso tarde por la mañana, el mar sigue estando demasiado frío para nadar, por lo que la mejor época para planificar unas vacaciones es todo el verano (de junio a septiembre).

 

Entre las cosas que puedes ver en Skopelos, además de las encantadoras playas, se encuentra la iglesia famosa por la película "Mamma mia!", ubicada en una posición de gran belleza fotográfica, en lo alto de la montaña, con vistas al mar.

Amorgos

Amorgos es una isla deliciosamente salvaje, rodeada de intensas aguas azules. Sus playas están enclavadas entre afloramientos rocosos y estar allí es como estar un verdadero paraje natural. No es el destino ideal para los que buscan el placer desenfrenado del mundo, sino para quienes prefieren los paisajes naturales y los pueblos bonitos y tradicionales. Excepto el mes de agosto, es una isla bastante barata para visitar, lejos de los centros de turismo masivo.

 

Amorgos forma parte del archipiélago de las Cícladas y es, entre todas ellas, la más oriental y cercana al Dodecaneso. La mejor época para disfrutar plenamente de la naturaleza salvaje de la isla es desde finales de mayo hasta principios de octubre.

 

Una de las mejores cosas para ver en Amorgos es el monasterio de Hozoviotissa, del siglo XI, que se alza majestuoso sobre un acantilado con vistas al mar. Las otras atracciones principales son las playas, especialmente Agia Anna, Agios Pavlos y la playa de Mouros.

Patmos

Patmos es predominantemente una isla montañosa, bastante pequeña y tranquila, y un destino ideal para parejas y familias. Tiene un ambiente especial con su mezcla de playas de arena, pueblos antiguos y sitios místicos. Es una de las islas más caras que se encuentran cerca de la frontera con Turquía, pero tiene la ventaja de no ser demasiado turística.

 

Patmos está en el Egeo y forma parte de las islas más septentrionales del grupo de islas del Dodecaneso. Goza de un clima mediterráneo con un invierno suave y veranos calurosos pero no tórridos. La época recomendada para visitarla es de mayo a principios de noviembre, ya que a principios de primavera y finales de otoño la temperatura del agua es demasiado fría para nadar.

 

Los que van a Patmos no solo disfrutan del mar cristalino y de la tranquilidad, sino también de las 365 pequeñas capillas blancas que se encuentran repartidas por toda la isla. El destino más pintoresco para visitar es sin duda el monasterio ortodoxo griego de San Juan el Teólogo, una especie de castillo de piedra, dividido internamente en muchos patios y claustros diferentes.

Hidra

Hidra es una pequeña isla del mar Egeo de tan sólo 52 km2, donde están prohibidos los coches y las motocicletas. Se puede ir a pie o en mula. Aquí puedes disfrutar de la verdadera Grecia, formada por playas, pueblos de pescadores y tabernas, donde el sirtaki se toca hasta altas horas de la noche. La cantidad limitada de alojamientos significa que no está entre las islas más baratas de Grecia, aunque es una de las menos turísticas.

 

Hidra forma parte del archipiélago de las islas del Mar Sarónico y solo se puede llegar a ella en hidroplano desde el Pireo o en bote taxi desde Metochi. Los meses en los que la temperatura y el agua son más cálidos son julio y agosto.

 

En Hidra no existen atractivos arquitectónicos o históricos especialmente significativos, pero toda la actividad de la isla se concentra en la ciudad del mismo nombre, donde se han convertido en hoteles muchas casas antiguas que en su día pertenecieron a la nobleza griega.

 

Desde aquí puedes caminar hasta los dos monasterios ortodoxos del interior: Profitis Ilias y Agios Nikolaos. Entre las muchas playas maravillosas, destacan las playas de canto rodado de Agios Nikolaos y Bisti, a las que se puede llegar en barco.

Ve te con un crucero de Costa a las islas griegas

Ven con Costa Cruceros y descubre muchos lugares maravillosos, ricos en historia y únicos en todo el mundo. Estamos seguros de que te van a encantar las playas de arena blanca de Cefalonia, la vibrante vida nocturna de Mykonos y las vistas trascendentales de Santorini.

 

No te demores, échale un vistazo a nuestras próximas salidas a Grecia.

Busca tu próximo crucero