La fiesta de carnaval puede convertirse en un momento de intercambio para grandes y pequeños, a partir de la realización de los disfraces. Con mucha fantasía, cada uno aporta su creatividad para vivir juntos unas horas de ocio y diversión. No es fácil inventarse disfraces para todos sin que ello pese en la economía familiar. Descubramos juntos todas las ideas creativas que podemos realizar junto con nuestros hijos, cada una de las cuales tendrá como punto de partida un objeto que seguramente ya se encuentra en casa.

"Para la nariz, se necesita espuma donde coser un botón rosa impactante como si fueran las fosas nasales. Otro fieltro rojo para el vestido y en los pies zapatos negros o botas amarillas. Este es un clásico para los niños."

Minion: sudadera y pantalón de peto

El ideal para los niños a quienes les gustan los plátanos. Se necesita una sudadera amarilla en cuya capucha se tienen que coser 3-4 cepillos para pipa (u objetos similares) para representar los cabellos. Para vestirse se necesita un pantalón de peto vaquero y luego se tendrán que construir las gafas cortando dos anillos de aproximadamente un centímetro de grosor de un tubo de cartón (el de los rollos de papel higiénico es perfecto) y uniéndolos con una cinta negra. Las carcajadas están aseguradas.

Peppa Pig: diadema y fieltro

La base es una diadema para los cabellos, a la que se pegan las orejas que se tienen que recortar de un paño de fieltro estrictamente rosa. Para la nariz, se necesita espuma donde coser un botón rosa impactante como si fueran las fosas nasales. Otro fieltro rojo para el vestido y en los pies zapatos negros o botas amarillas. Este es un clásico para los niños.

Ángel o demonio… o quizás una mariposa: tela y alambre

Para crear un par de alas, se empieza con el alambre al que se le dará la forma para que se convierta en la estructura portante, luego se añaden detalles de tela que se pintan con un spray. De esta forma las variantes son numerosas, según los deseos del niño, un ángel, un demonio, una mariposa, o bien un dragón. ¡Demos rienda suelta a la fantasía!

Buzo: botellas y mochila

Sencillo e impactante: un mono negro y encima una “mochila” de bombonas de oxígeno realizadas con las botellas de plástico del agua y unidas con cinta aislante y tirantes de cuerda. Luego son suficientes una máscara y un par de aletas.

Racimo de uva: alfileres y globos

Son suficientes algunos globos de color lila que se colgarán sobre la ropa con pequeños alfileres. Una camiseta verde para hacer de hoja que sobresalga por la espalda es el toque de realismo que falta.

El búho: una vieja camiseta

Aquí se aprovecha una vieja camiseta en la que se coserán pequeños triángulos de colores que se tienen que cortar de otras telas o parches que se encuentren en casa. El cuerpo del búho tiene diversos matices de gris y marrón, siempre mejor elegir tonos de este tipo. Para la cara se recorta una máscara clásica del cartón, con ojos del mismo tono que el vestido y el pico amarillo.