Escoger el traje de baño es un momento muy importante, porque nos proyecta hacia las vacaciones. La elección, que tiene que ser muy meticulosa, depende de muchos factores y no solo de las tendencias del momento: del físico, del humor y sobre todo del lugar que elijáis para ir de vacaciones porque, entre mar, piscina y crucero, hay que saber encontrar el modelo adecuado.

"El bikini permite un bronceado sin demasiados obstáculos (sobre todo los modelos sin tirantes) y es perfecto para las mujeres con un físico de clepsidra."

Como escoger entre bikini y bañador

Lo primero es afrontar la gran decisión: bikini o bañador. El bikini permite un bronceado sin demasiados obstáculos (sobre todo los modelos sin tirantes) y es perfecto para las mujeres con un físico de clepsidra, como la fascinante Sophia Loren, o para las que tienen un cuerpo de plátano, como la siempre imprevisible Paris Hilton. En cambio, el bañador hace que muchas mujeres se sientan más seguras y cómodas, sobre todo las que tienen un cuerpo de manzana o pera, como la inolvidable Marylin Monroe. Actualmente existen muchos bañadores que, entre bordados, detalles brillantes y aplicaciones, hacen que hasta el modelo más cerrado sea cautivador. También existe una opción intermedia, el trikini, un traje de baño con apariencia de bañador, pero que deja muchas partes descubiertas y que a menudo está decorado con cristales y lentejuelas.

Trajes de baño para el mar y la piscina

Los trikinis son ideales para una fiesta en la piscina porque, si se llevan con una falda con vuelo ligera o un par de pantalones palazzo de gasa, pueden pasar de traje de baño a prenda de vestir chic y rebuscada. En cambio, si pensáis ir a la piscina de día, es mejor escoger algo más sobrio y de colores. En un hotel o en el puente de un crucero, lo ideal es apostar por la elegancia: optad por bikinis sin tirantes bicolor muy sofisticados o bikinis de corte clásico, pero en croché de algodón, e incluso podéis llevarlos con una tira de perlas. Si queréis ir sobre seguro, escoged un bañador. En la playa, en cambio, tenéis libertad absoluta: atreveros con colores llamativos y fantasías excéntricas como las hawaianas, que resaltan el bronceado; o las de estampados animales, cuya sensualidad nunca pasa de moda.

Las tendencias del verano 2016

Las tendencias del verano 2016 parece que responden ante el lema “sencillez”. Líneas limpias, colores únicos y fantasías pequeñas o grandes, pero con matices especiales. Se llevan los bikinis, aunque también se ve un regreso a los bañadores muy cerrados, con culottes altos de aire sesentero. La moda retro es recurrente, especialmente en los trajes de baño, donde se juega a menudo con escotes de corazón. El modelo de triángulo, el más popular durante años, está dejando paso a los tops sin tirantes, a las copas con relleno y a los modelos balconet. Los cordones son muy finos, casi invisibles, lo que crea una sensación de ligereza. Los tejidos se tiñen de resplandecientes flores tropicales o de grandes rayas multicolor, mientras que los colores únicos que más se llevan son el coral, el azul eléctrico, el verde pavo real, al tiempo que dos clásicos como el blanco y el negro, aún mejor si mezclados juntos. Si os gustan los modelos más elaborados, hay muchas variedades con transparencias y volantes tanto el el top como en la parte de abajo.

Combinar los accesorios adecuados

Pareos, bolsos de playa y sombreros no pueden descuidarse y deben elegirse con atención, por no hablar de las gafas de sol, no solo indispensables para protegernos del sol, son además un objeto que no puede faltar para completar vuestro look. Están los clásicos modelos de gota en estilo aviador, que ahora también se ven con lentes de colores vivos como el naranja o el fucsia; también podéis ir hacia modelos más redondos, con la montura muy fina o muy gruesa. Se usan mucho las opciones entre una cosa y la otra, gafas que son muy ligeras por la parte de abajo, y con muchas aplicaciones en la parte de arriba. Este año el sombrero debe ser de paja, en el clásico modelo Panama o en versiones de ala ancha, incluso decorado con cintas que combinan con el traje de baño. Si el bikini tiene una fantasía de hojas y flores, por ejemplo, personalizad el sombrero con una franja de tejido verde brillante. Paja o rafia también para los bolsos, que puede revestirse de tejidos en contraste. Si lleváis un traje de baño de tonos marrones, escoged un bolso o bolsa de playa en colores ocre, verde menta o, por qué no, violeta. Si os gustan las pulseras, atreveros, sobre todo a la hora del aperitivo, con modelos étnicos de plata o bronce para llevar con trajes de baño y pareos de colores cálidos, o perlas y bolitas de colores, si optáis por un look más pop.

Credits photos: Accessorize - Triumph

1 of 6