Queremos hacer de los barcos Costa un modelo de referencia en el respeto de los alimentos y la lucha contra el desperdicio de comida en el mundo de los cruceros.

"Hemos reelaborado los más de 500 platos del menú, respetando la estacionalidad y la proximidad de los ingredientes."

Costa tiene un fuerte compromiso con una alimentación sana y responsable, que se concreta en varios principios imprescindibles: la mejora de los procesos, la gestión de los recursos y la adopción de medidas para evitar el desperdicio de alimentos. De esta conciencia ha nacido también un compromiso destinado a crear un modelo alimenticio sostenible, que ofrezca un mayor valor a los alimentos preparados y servidos en el barco: un camino que empieza en las cocinas y acaba en los buffets. A partir de enero, se pondrá en marcha el proyecto Taste don’t Waste, en el que los socios serán los protagonistas en primera persona en la lucha contra el desperdicio de alimentos.

Desde ya, los chefs de a bordo preparan cada día sus menús con un enfoque nuevo y positivo: hemos redefinido nuestra propuesta gastronómica en colaboración con la Universidad de Ciencias Gastronómicas de Pollenzo, y hemos reelaborado más de 500 platos respetando la estacionalidad y la proximidad de los ingredientes, con nuevas elaboraciones que tienen más en cuenta el consumo de recursos. Asimismo, se ha introducido una tecnología innovadora para “cartografiar” los desperdicios de cocina que se generan tanto en las fases de preparación como en los platos que llegan a los buffets, con el fin de identificar puntos de intervención. De ahí nace el proyecto Taste don’t Waste, centrado en el consumo responsable en el buffet.

A bordo encontraréis una campaña de concienciación, con vídeos y materiales informativos que os invitarán a saborear las especialidades de nuestros menús variando sabores y colores, probando platos típicos de países lejanos y experimentando sabores nuevos… pero en la cantidad justa y poniendo en el plato solo lo que cada uno vaya a comer, reconociendo el valor del sabor, del bienestar y del amor por la buena comida. Los principios básicos de Taste don’t Waste son conciencia, respeto y colaboración. Son valores que, si los compartimos todos, pueden traducirse en nuevas y grandes ideas y recursos; un ejemplo de ello es la colaboración entre Costa y la Fundación Banco de Alimentos Onlus, que ya os contamos en el número anterior de C magazine.

Pero también hay otra finalidad. Todos los esfuerzos que hagamos entre todos nos permitirán alcanzar un objetivo realmente importante: adoptar huertos en África, apoyando el proyecto de la Fundación Slow Food para el desarrollo de la agricultura sostenible.

Un círculo sabroso también en casa

“Consumo sostenible” también significa nuevos sabores, buenos hábitos y recetas alternativas. A continuación, algunas ideas para probar en casa.

• No tiréis los tallos de brécol y coliflor: rallados quedan ideales en ensaladas.

• Las mondas de patata horneadas y sazonadas con vuestras especias preferidas son un descubrimiento apetitoso.

• Redescubrid las legumbres: ¿qué tal una hamburguesa de garbanzos? Contienen muchas proteínas vegetales que, además, exigen un consumo de recursos naturales diez veces menor que la proteína animal.

• Variar la alimentación contribuye a nuestro bienestar y favorece la biodiversidad: ¡probad otros cereales distintos del arroz, alternad carne y pescado con quesos y verduras, experimentad nuevos sabores y combinaciones!