No hay nada como un poco de pintalabios para sentirse otra persona. Porque transforma la cara, la ilumina y es el complemento perfecto a tu look en cualquier circunstancia. Y en un crucero las ocasiones para los cambios de ropa (y de ambiente) son muchas. Opaco, brillante, satinado… el pintalabios es probablemente el único maquillaje que puede llevarse solo, incluso sobre un rostro al natural. Aquí tienes una miniguía sobre como escogerlo y en qué momento llevarlo.

"Las veladas de gala exigen el pintalabios rojo, ¿pero qué tonalidad? Apuesta por las frías, tonos cereza o fucsia, si tienes el pelo negro, la piel clara y los labios grandes, con preferencia por el acabado opaco."

El pintalabios para las ocasiones más informales

El color ideal para quien quiere ser femenina incluso en su tiempo libre es el rosa, en todas sus declinaciones; es el más adecuado para un look deportivo como las bermudas, camiseta y zapatillas, o un simple bikini. Las tonalidades más delicadas del rosa hacen que la cara cobre frescura, mientras que las texturas brillantes e hidratantes mantienen los labios suaves. Los pintalabios a la venta en la actualidad tienen además muchos ingredientes protectores que protegen del sol y evitan la sequedad que provocan el viento y otros agentes atmosféricos; son ideales para cuando se toma el sol en la piscina o se pasa el día al aire libre en una excursión.

Pintalabios atractivo para la noche

Las veladas de gala exigen el pintalabios rojo, ¿pero qué tonalidad? Apuesta por las frías, tonos cereza o fucsia, si tienes el pelo negro, la piel clara y los labios grandes, con preferencia por el acabado opaco. Si eres rubia, tienes la piel ambarina o una boca muy pequeña, los tuyos son los anaranjados brillantes. El pintalabios rojo en todos sus tonos combina perfectamente con el tacón y los vestidos de noche más largos o faldas de tubo en tejidos exquisitos como la seda, el raso o el terciopelo; o bien todo lo contrario, crea un contraste interesante con los atuendos andróginos. Es perfecto para dar vivacidad al negro absoluto, hacer más intrigante el azul y armonizarse con los verdes de noche, como el petróleo, el octano o el botella.

Un consejo más

Haz que tu pintalabios sea a prueba de baños en la piscina o en el mar. ¿Cómo? El secreto está en la aplicación. Hay que fijar el color con un lápiz ligeramente más oscuro que el pintalabios. Con la punta en posición oblícua, perfila el contorno de la boca y difumina el trazo para rellenar los labios, de este modo creas una base para el pintalabios que no desaparecerá ni después de haber degustado tu cóctel preferido.

Credits foto: Shutterstock