En cierta parte, debemos la enorme fascinación que nos suscita el mar a grandísimo número de historias que alimentan el mito. No es casualidad que se trate de uno de los temas preferidos por poetas y escritores, que lo han homenajeado exaltando tanto su lado romántico, como su lado aventurero. De la prosa literaria, hemos seleccionado cinco libros muy diferentes entre sí que evocan el perfume a sal con sus palabras. Se trata de un juego, que excluye necesariamente muchas otras obras maestras dignas de mención, por supuesto podéis intentar confeccionar vuestra propia lista personal.

"El famoso director italiano Giuseppe Tornatore hizo una adaptación cinematográfica, “La leyenda del pianista en el océano”, con un reparto internacional premiado tanto en Italia como en el extranjero"

Novecento – de Alessandro Baricco

Una historia breve y poética; nació como monólogo teatral que narra la historia de Danny Boodman T.D. Lemon Novecento, músico imaginario cuya vida transcurre a bordo del transatlántico Virginian. Una vida suspendida entre el piano y el océano, entre Europa y América, pero lejos de la tierra firme, que aparece ante sus ojos como un “barco demasiado grande” por explorar.

Moby Dick – de Herman Melville

El gran clásico sobre el mar por excelencia, una fábula monstruosa cuya intriga ha aumentado con la reciente adaptación cinematográfica del director Ron Howard. El viaje del barco Pequod y de su capitán Ahab tras el rastro de la ballena blanca no solo es una de las epopeyas marinas más majestuosas jamás concebida, sino también una compleja alegoría de la lucha entre el bien y el mal que pone al hombre frente al abismo, expresión de una naturaleza tremenda y despiadada.

El viejo y el mar – de Ernest Hemingway

En apariencia se trata “solo” de una historia de mar y pescadores, pero en esta novela publicada por primera vez en 1952 en la revista “Life” salen a la luz algunos de los temas preferidos por el escritor estadounidense como la lucha, el valor, el paso del tiempo y la tenacidad del hombre frente a la naturaleza. Atmósferas sencillas, estilo limpio, frases agudas: un libro intenso y necesario, que significó para Hemingway un premio Pulitzer (1953) y el Nobel de Literatura (1954). Y que sigue mereciendo la pena leer.

Corto Maltese. La balada del mar salado – de Hugo Pratt

Publicada por entregas a partir de 1967, esta aventura en viñetas del maestro Hugo Pratt supone la carta de presentación de Corto Maltese, el marinero amigo de los bribones que tras su ostentación de cinismo esconde un corazón generoso y leal. Aquí lo encontramos en una historia de corsarios en el Pacífico del Sur durante la Primera Guerra Mundial, junto a su enemigo-amigo Rasputín, entre artilleros alemanes, islas misteriosas y tribus caníbales.

La isla del tesoro – de Robert Louis Stevenson

Loros en el hombro, piratas con una pata de palo, tesoros escondidos y mucho más: todo cuanto habéis leído (o visto en el cine) sobre corsarios y las aventuras marineras tiene que ver de un modo u otro con esta novela juvenil de Stevenson, escrita en 1883 e inigualable hasta hoy por su riqueza narrativa. Curiosidad: en 1998 el autor sueco Björn Larsson publicó Long John Silver, una biografía imaginaria (pero con reconstrucciones históricas muy detalladas) del personaje más célebre de La isla del tesoro.