Para los nacidos bajo el signo del Sagitario se prepara un año lleno de desafíos, estímulos y encuentros interesantes. Durante los primeros quince días de diciembre, Marte te regalará muchísimas energías, que te permitirán llegar cargado al 2017. En enero será Mercurio y Capricornio los que te guiarán. El momento perfecto para pensar y programar las vacaciones.

"Si hay un signo para el que los viajes son una experiencia vital, es precisamente el Sagitario."

Venus y Mercurio en Aries traerán creatividad en marzo, ayudándote a superar tus límites físicos y mentales. Aprovecha para reflexionar sobre nuevos itinerarios a seguir en el trabajo y para ampliar tus intereses, por ejemplo frecuentando un curso de cocina, de pintura o de yoga.

A principios del verano puede ser que te sientas nervioso con tu pareja o con los amigos, cuenta hasta diez antes de decir cosas de las que podrías arrepentirte. En otoño, gracias al apoyo de Venus y Marte, serás más rápido en las decisiones laborales y personales.

Para los solteros

Los corazones solitarios vivirán unos meses de tranquilidad, sin demasiadas emociones, por lo menos hasta septiembre que será propicio para conocer a personas nuevas.

Para las parejas

El entendimiento con tu pareja se mantendrá sólido, pero cuidado no vayas a tener algún desencuentro. Mayo, con Venus en Aries y Marte en Sagitario, reavivará la llama y las relaciones: disfruta de los buenos momentos con tu media naranja y tu familia.

El Sagitario y los viajes

Si hay un signo para el que los viajes son una experiencia vital, es precisamente Sagitario; los compañeros de viaje ideales son Leo, Géminis y Aries. ¿Las metas para el 2017? Marsella en enero e isla de Roatan, en Honduras, en marzo.

Marsella es una de las ciudades marítimas más antiguas y fascinantes del Mediterráneo. Para sumergirte en su atmósfera cosmopolita tienes que visitar el Vieux Port (el Viejo Puerto) y el histórico barrio Panier, un laberinto de calles estrechas, mercados y vistas inolvidables. Si se desea efectuar una visita fuera de la ciudad en invierno, recomendamos Calanques, con las calas más bonitas de Provenza, donde la roca blanca diseña espléndidas ensenadas que se asoman sobre el mar azul.

En el mar del Caribe, frente a las costas de Honduras, la isla de Roatan es un pequeño baluarte de relax y naturaleza, además de un paraíso para los deportes acuáticos. La playa de West Bay es conocida como una de entre las diez más bonitas del mundo. Frente a ella se pueden observar delfines, tiburones y peces tropicales, mientras por la noche es posible divertirse entre restaurantes y música. Merecen una visita también la Iguana Farm de Jonesville, para ver de cerca las iguanas, y el Gumbalimba Park, poblado de monos que se divierten a jugar con los visitantes.