Para los nacidos bajo el signo de Libra se prepara un año repleto de energía, novedades y satisfacciones (aunque con altos y bajos). El mérito es de Júpiter, el planeta de la gran fortuna, que en septiembre entra en su signo y se quedará en él durante aproximadamente un año.

"Entre la primavera y el verano – con Venus y Marte como aliados – no tendrá excusas: las ocasiones para conocer y encontrar a la persona justa serán muchas."

Octubre podría ser un mes de nervios en el hogar, pero noviembre y diciembre serán espléndidos bajo todos los puntos de vista. Martes en Acuario y Mercurio en Sagitario le pondrán alas en los pies, se sentirá en el séptimo cielo y las ganas de viajar y comunicar saldrán ganando. Febrero 2017 no será un mes fácil para las amistades: las incomprensiones estarán al orden del día, pero será necesario ser pacientes y encontrar un poco de espacio para dedicar a las aficiones o a una escapada en solitario de la rutina. Atención: no es el momento justo para estipular contratos. En mayo y junio se sentirá en gran forma: son los meses ideales para practicar un deporte al aire libre, por ejemplo jogging, equitación o tenis.

Para los solteros

El otoño y el invierno pasarán sin muchas emociones, pero entre la primavera y el verano – con Venus y Marte como aliados – no tendrá excusas: las ocasiones para conocer y encontrar a la persona justa serán muchas.

Para las parejas

Después de meses de tranquilidad, agosto podría no ser el mes ideal para quienes viven una relación desde hace largo tiempo. Venus le observará molesta, casi nerviosa, y acabará por dar demasiada importancia a sus intereses dejando en segundo plano a la pareja.

Libra y los viajes

Que sea cámping u hotel de cuatro estrellas, las comodidades para usted son muy importantes e indispensables: en sus vacaciones equilibrio, confort y gusto tienen que ocupar el primer lugar. Los compañeros de viaje ideales son Acuario, Leo y Tauro, mientras para las metas se aconsejan las Islas Mauricio en noviembre o diciembre y la capital de Argentina, Buenos Aires, en febrero.

Situadas en el Océano Indiano, las islas Mauricio son uno de los destinos más deseados para quienes aman el mar, las playas de arena fina y las inmersiones, gracias a la presencia de una espléndida barrera coralina. Y no sólo eso. La isla principal, Mauricio precisamente, ofrece numerosos puntos de atracción. La capital Port Louis no es la típica ciudad turística: recibe pocas visitas por parte de los extranjeros y por lo tanto mantiene su espíritu. Imprescindible la visita al bazar, repleto de colores, el paseo marítimo Caudan Waterfront y la ciudadela con sus edificios coloniales. En la costa norte se encuentra la bahía de Pereybere, conocida por sus aguas límpidas y cristalinas. Una bonita excursión es la visita a Flic en Flac, una aldea de pescadores con una larga playa cándida. A poca distancia se encuentra la bahía de Tamarin, donde es posible bañarse en medio de los delfines y dedicarse al surf. También el interior de Mauricio reserva muchas sorpresas: una extensión de verde exuberante, plantaciones de té y caña de azúcar (la base para la destilación de un excelente ron), plantas de especias y espléndidas flores de todo tipo – sobre todas ellas la orquídea amarilla de la que se obtiene una variedad de vainilla de alta calidad, que llena la isla con su olor y es un ingrediente muy utilizado en la sabrosa cocina local.

Buenos Aires es una metrópolis sofisticada, fascinante y muy movida, donde el alma latina y las influencias europeas se encuentran dando vida a un carácter inconfundible. El antiguo barrio de Montserrat, con la Plaza de Mayo (que se remonta a la fundación de la ciudad, en el 1580) es el centro de la vida política del país; allí se encuentran edificios históricos, como la Catedral y la Casa Rosada, la residencia del presidente de la República. El popular barrio de la Boca, cerca del puerto, es un concentrado de edificios multicolores y merece sin duda alguna una visita. Así como San Telmo, multiétnico y dinámico; si le gusta el tango, aquí encontrará los mejores locales para asistir a las exhibiciones de baile y también podría encontrarse con lecciones improvisadas por la calle. Para vivir una experiencia de verdadero porteño (apodo de los habitantes de Buenos Aires) vale la pena vagar por el barrio Palermo los días del mercado (de miércoles a domingo): es posible admirar la creatividad argentina por lo que se refiere a la moda y la artesanía, intercalando las compras con paradas en los multicolores locales del barrio.