Entusiasta, lleno de anécdotas e ironía, Domenico Romano nos cuenta la historia del club más grande dedicado al Fiat 500, fundado por él mismo hace 36 años en Garlenda, en la provincia de Savona. «Formamos una familia de más de 21 mil socios.»
«El Fiat 500 es un mito de varias generaciones: relata una época y un modo de vivir muy positivo.»

Esencia italiana y pasión, muchos son los elementos que comparten Costa y Fiat 500 Club Italia: ¿qué nos puedes contar del Club que presides?

«Tenemos un fuerte vínculo con Costa, sobre todo por que muchos de nuestros socios son aficionados a los cruceros y son miembros del Costa Club. Ambos representamos la esencia italiana por el mundo, nuestro motor de combustión son las personas y el viaje. Nuestro Club nació en 1984 en Garlenda, en la provincia de Savona, como un club de encuentro para los aficionados, pero siempre he pensado con gran perspectiva hacia el futuro. Actualmente somos más de 21 mil socios. Tenemos representantes en casi todos los países del Mundo, incluso en Australia y Japón. Mi lema es: Todo se puede hacer, es suficiente con creer y dedicarse.»

Tienes también un museo multimedia, un viaje a través del tiempo y el diseño. ¿Qué experiencia vivirán los visitantes?

«Una experiencia a través de la historia entre el pasado y el futuro. Nuestra colección abarca películas, documentales, fotografías, anuncios publicitarios y testimonios de la grandeza del Fiat 500".

¿Cómo se convirtió en un Club de fama mundial?

«El Fiat 500 se convirtió en un instrumento para conocer personas que comparten una pasión. El 25% de nuestros socios tiene menos de 40 años, es decir que nacieron cuando el coche ya no se fabricaba. Nos hemos convertido en una gran familia, donde la pasión es nuestro elemento en común.»

¿En qué sentido?

«En nuestro Club hay gente aficionada que nos sigue incluso desde lejos. En 2007 llegaron algunos socios que venían desde Australia. Algunos de nuestros socios vienen cada año a Garlenda con su 500 desde Sicilia, Alto Adige, Holanda y París».

El Fiat 500 es el emblema del viaje. ¿Cuál es el mejor recuerdo que tienes con un Fiat 500?

«Un viaje a Holanda, a comienzos de los años 80. Nos habían dicho que había un Club dedicado al Fiat 500. Partimos sin piezas de recambio, fue toda una aventura. De esa experiencia nació la idea de fundar el Club.»

A propósito de viajes: ¿has viajado alguna vez en crucero?

«Sí, dos veces, por el Mediterráneo, las Islas Griegas, Egipto y Turquía. Viajar es parte de mi modo de ver y entender la vida".

El Fiat 500, es semejante a los barcos Costa, es un símbolo que ha viajado a través de los tiempos, las costumbres y los cambios ocurridos en Italia.» ¿Por qué sigue siendo un mito?

«Creo que las personas necesitan mitos y pasiones para superar los problemas diarios. Nuestro Club es transversal: abarca desde el mecánico que arregló el coche del abuelo, hasta el millonario que colecciona los modelos.»

Aún hoy en día es un coche mítico: muchos se casan con alguna versión histórica del coche. Es curioso, ¿no?

"Es una moda, una costumbre. En nuestra revista oficial que publicamos todos los meses, se pueden ver fotografías que nos mandan nuestros socios. Como le decía, el Fiat 500 es un fenómeno internacional, entre nuestros socios contamos con personajes famosos: Renzo Arbore, Enrico Brignano, Tiberio Timperi, Francesca Grimaldi, Rudy Zerbi, por citar algunos y de entre los deportistas De Silvestri, Perrotta, etc".

Vuestra pasión se expresa en el encuentro internacional de Garlenda, que se lleva a cabo el primer fin de semana del mes de julio.

«Se trata del evento más importante, pero durante el año se realizan 250 encuentros en Italia. Desde hace algunos años invitamos a nuestros socios a practicar el Slow Drive, evitando los recorridos por autovías y gozando de las bellezas del territorio y de su gastronomía. Lo importante es mirar las cosas con ilusión e ironía, a tono con el estilo 500. Con el paso de los años, en algunos coches he visto estas frases: «Yo no pierdo aceite, estoy marcando el recorrido», "«De 0 a 100 en 10 minutos», «Cuando sea grande seré un Ferrari».

1 of 2