Se celebra 12 días después de Navidad y es una de las fiestas tradicionales más populares del mundo occidental. Se trata de la Epifanía, que celebra la llegada de los Reyes magos, portadores de regalos preciosos en la gruta donde ha nacido Jesús. Estas son las tradiciones más arraigadas y curiosas.

"El Roscón de Reyes es un bollo que se tiene que acabar obligatoriamente, en caso contrario se provoca la ira de la Bruja Maléfica, la bruja malvada que lanza sus maldiciones a los participantes. "

Italia: la vieja con la escoba

El 6 de enero en Italia se mezclan sugestiones cristianas y remotos elementos paganos. La protagonista es la “Befana”, una especie de bruja vieja (cuyo nombre es una adaptación del término Epifanía) que durante la noche vuela de una casa cabalgando su escoba para llenar de dulces los calcetines preparados por los niños cerca de la ventana (los más “malos” reciben sólo carbón).

España: Reyes y camellos

La fiesta de la Epifanía está muy arraigada en España. Son los Reyes Magos los que llevan los regalos a los niños. La noche del 5 de enero los más pequeños colocan comida y vasos de agua fuera de la puerta, para dar de comer y beber a los camellos de los Reyes Magos. La tradición dice que Melchor, Gaspar y Baltasar dejan sus regalos en las casas de los niños buenos.

Francia: dulce de la suerte

Al no tratarse de una fiesta institucional, en Francia la Epifanía se celebra el domingo antes o después del 6 de enero. Se prepara un dulce que tiene que contener un elemento que traiga suerte (en general un haba) y quien lo encuentra se convierte en rey o reina de la jornada. En el sur de Francia se cocina un gran bollo en forma de corona que se decora con fruta confitada, en el norte se opta por la Galette des Rois, una galleta de pasta de hojaldre cocida en el horno y rellena de crema.

Alemania: rey por un día

Como en Francia, también en Alemania (y en Suiza) se celebra este día con un dulce que contiene un elemento que trae suerte. Se trata del Dreikönigskuchen, la Torta de los Reyes, un bollo de masa fermentada en forma de flor. También aquí se introduce una legumbre seca o un objeto de cerámica, como un pequeño rey o un soldado, y quien lo encuentra tiene la posibilidad de pedir a los demás que cumplan sus deseos.

México: la bruja maléfica

La costumbre del dulce también existe en México: el Roscón de Reyes es un bollo que se tiene que acabar obligatoriamente, en caso contrario se provoca la ira de la Bruja Maléfica, la bruja malvada que lanza sus maldiciones a los participantes.

Islandia y Gran Bretaña: adiós a la Navidad

En Islandia, la Epifanía recibe el nombre de ‘el decimotercero’, haciendo referencia al número de días que pasan del 25 de diciembre al 6 de enero. La celebración empieza con una procesión con antorchas, en la que participan el rey y la reina de los elfos, y se cierra con una hoguera que dice adiós oficialmente a la Navidad. En Gran Bretaña, en cambio, la Epifanía recibe el nombre de “la duodécima noche” y se dice que los espíritus se despiertan escondiéndose en el acebo y gastando bromas a todos.