Ahora, junto a Costa, dará vida a un proyecto artístico único con motivo de la celebración del 70º aniversario: una exposición fotográfica dedicada a la felicidad al cuadrado. A partir de mayo, diez barcos de Costa albergarán al mismo tiempo una selección de sus fotos a bordo, mientras que la exposición permanente se inaugurará por todo lo alto en julio en Génova, la sede de Costa, donde permanecerá hasta otoño. En esta entrevista exclusiva para los Socios, Toscani nos cuenta el proyecto antes de zarpar en el crucero en el que hará las fotos.

"Viajar ha sido mi escuela."

Oliviero Toscani, ¿qué es lo que le ha empujado a aceptar este desafío de captar la felicidad2 con sus fotos? La propia naturaleza de la felicidad, que no se puede programar y nunca se sabe por dónde va a salir. Verdaderamente no existe ninguna certeza, por lo que se trata de salir a fotografiar… lo intangible. Es un auténtico desafío.

Usted se define como un fotógrafo “situacionista”, siempre preparado para dar testimonio de distintos momentos. ¿Qué situaciones van a captar su atención a bordo? Las personas que se van de crucero lo hacen porque quieren divertirse y pasar un tiempo feliz. Quieren conocer personas diferentes, encontrarse, expresarse. Quizás quieran ser alguien que no pueden ser todos los días, por ejemplo, en la oficina… Todo eso son ganas de ser felices, ganas de expresarse, ganas de comunicarse. Y eso mismo es lo que quiero fotografiar.

¿Y cómo va a representar la “felicidad al cuadrado” de Costa? Si fuera posible contar el resultado de una foto antes de hacerla no existiría la fotografía. Antes es necesario ir, ver y, si hace falta, robar… Es necesario estar en el lugar y el momento precisos. Y tratar de recoger expresiones, formas y lenguaje corporal que expresen momentos de felicidad. Hablar de fotografía resulta absurdo, es como escribir sobre música (risas). La fotografía es visual, las palabras son algo diferente.

Algunos de los pasajeros a bordo del crucero en el que hará las fotos tendrán la oportunidad de participar en este proyecto… Así es, también ellos podrán retratar su propia felicidad al cuadrado. Mi cometido será organizar un taller para mostrar el modo en que deben moverse y trabajar si quieren hacer fotografías interesantes, y no los banales “selfies” que hace todo el mundo. Yo mismo me encargaré de editar una selección de sus fotos y las mostraré junto a las mías en la exposición de Génova.

La multiculturalidad es un tema al que tiene aprecio, y un barco es un punto de encuentro de personas de nacionalidades y culturas diversas. ¿Le parece un aspecto fascinante? Mucho. Lo considero una riqueza adicional, una magnífica posibilidad de hacer fotografías interesantes. La diversidad que quiero fotografiar a bordo es cultural, lingüística, de comportamiento y de vestimenta, de colores y rostros, sin distinción entre tripulación y pasajeros.

Igual que usted, también esta exposición será una “gran viajera” por el mundo, a bordo de los barcos de Costa. ¿Es la primera vez que expone de una forma tan “itinerante”? Los viajes han sido mi escuela y considero que, para aprender, es necesario viajar. Hay que entender, ver, apreciar la diversidad y la cultura que nos rodea. Estoy muy contento y orgulloso de que Costa impulse este proyecto. Y, desde luego, una exposición en gira permanente, que viaja “flotando” por el mar, me parece una oportunidad única.

La felicità2 para… Oliviero Toscani ¿Qué es para mí la felicidad? Es la predisposición a ser feliz. Es una situación o una emoción intangible, no física. La felicidad es un estado de ánimo, un sentido irónico de la existencia que requiere una vocación de buscar y encontrar. Me explico: cuando nacemos subimos al tren de la vida y el destino final, la muerte, es igual para todos. No quiero ponerme trágico, pero es así. Durante este viaje tratamos de ser felices. Si no, sería una vida desperdiciada. Solamente así se desmitifica a la muerte: la felicidad es inmortal.