Orejas de elefante”, “globos blancos” y “calado”: descubrid junto a nosotros curiosidades y significados de algunas palabras y costumbres a bordo.  Os sorprenderéis.
También existen buenas prácticas, como la de tocar la sirena a otros barcos.
Orejas de elefante

No estamos hablando de un dulce ni de una planta exótica. ¿Alguna vez habéis visto las hélices de reserva en la proa de un barco? Siempre listas en caso de emergencia o necesidad. La forma de las aspas que las forman puede recordar las “orejas de un elefante”.
"Globos blancos"

Nos referimos a los globos blancos que están en la cubierta más alta. Pueden contener radares y antenas satelitales del barco. Se trata de una posición estratégica: los dispositivos están en el punto más alto, lo que favorece la recepción, pero al mismo tiempo están protegidos y menos expuestos a la intemperie.
"La señal que nunca hay que lanzar"

Nunca hay que tocar la campana del puente de mando. No es de buen auspicio, hubo un tiempo en que esa señal se usaba para reunir a todos los marineros en caso de peligro o mal tiempo.
"Tocar la sirena"

Es una práctica que se hace como señal de respeto o camaradería hacia otros barcos o a modo de saludo cuando se zarpa.
"¿Cuánto es el calado de un barco?"

El calado se refiere a la parte del barco que se sumerge durante la navegación (en un barco de crucero es de unos 8 metros). En el piso más bajo no hay camarotes, sino máquinas y estabilizadores.