La construcción de un nuevo centro de enseñanza en Cartagena de Indias, Colombia, permitirá que 1.300 niños reciban una educación de calidad. Nos lo cuenta uno de sus principales artífices: Luca Casaura, Senior Vice President Global & Strategic Marketing de Costa Cruceros.

"El ladrillo ya se encuentra de viaje a bordo de los barcos de Costa, con una ‘escolta de la felicidad’ en el mar que está dando la vuelta al mundo."

Luca Casaura se incorporó a Costa en 2014. A él y a su equipo de Global & Strategic Marketing les debemos muchas de las novedades que han cambiado la manera de vivir unas vacaciones Costa, como la colaboración con Shakira, la elección de invitados de excepción como Bruno Barbieri, los Turistas por casualidad y Peppa Pig, o el espectáculo “The Voice of the Sea”. Su trabajo no se acaba nunca, porque consiste en colaborar con los demás departamentos de la empresa para ofrecer a nuestros pasajeros las mejores vacaciones posibles. Pero, por una vez, Luca ha hecho una pausa —con mucho gusto— para explicarnos en exclusiva un proyecto realmente único en el que Costa colabora con la fundación de Shakira.

Luca ¿como se podría presentar este importantísimo proyecto a nuestros socios?

Antes de nada, me gustaría decir que solo pensar en este proyecto nos pone a todos de buen humor, además de darnos enormes satisfacciones. Con Shakira y su fundación Pies Descalzos construiremos un centro de enseñanza en la costa norte de Colombia, concretamente en Cartagena de Indias. Daremos a los niños y niñas la oportunidad de recibir una educación de calidad y de crecer desarrollando su potencial. Y nos sentimos orgullosos de ser el único socio privado protagonista de esta excelente iniciativa.

¿Cómo nació la colaboración con Shakira para la construcción de este centro de enseñanza?

Como una hermosa canción en la que cada músico del grupo da lo mejor de sí. Con Shakira, mantenemos una relación muy estrecha desde hace dos años. Su fundación ya ha llevado a cabo un gran número de proyectos destinados a niños de varios continentes. Por nuestra parte, nosotros creamos en 2014 la Costa Crociere Foundation, que representa una evolución natural del compromiso de nuestra empresa con el bienestar social y la protección del medio ambiente. Esta colaboración es el resultado de combinar todos estos ingredientes, y lo que hoy nos permite ayudar a niños y a sus familias también en Sudamérica.

¿Dónde se construirá el centro escolar y cuándo sonará el primer timbre?

Este centro escolar se levantará entre los barrios de Ciudad del Centenario y Villa de Aranjuez, que son dos zonas de Cartagena con una población muy joven. Ya se ha iniciado el proyecto, aunque la construcción en sí empezará en la primavera de 2018. La inauguración y el inicio de los cursos están previstos para junio de 2019.

Sabemos que será un centro escolar muy grande y con un modelo educativo muy avanzado.

Efectivamente. Albergará a 1.300 alumnos de entre 6 y 18 años. Al igual que otros centros que financia la Fundación Pies Descalzos, quizá lo más interesante es que no será solo un colegio, sino un auténtico centro de integración para toda la comunidad, con una educación pública de calidad. Porque, como dice la propia Shakira, “la educación es un derecho natural, y una educación de calidad es la única manera de que un niño pueda hacer realidad sus sueños”. El centro ofrecerá también programas alimentarios y sanitarios, además de actividades de formación para los padres y la comunidad local.

El centro ocupará una superficie de casi 4.000 metros cuadrados. ¿Cómo se estructurará?

Tendrá unos equipamientos de vanguardia y más de 40 aulas, entre enseñanza primaria y secundaria. Tendrá también laboratorios y talleres destinados a la formación profesional, así como a materias científicas y tecnológicas. Los alumnos dispondrán de comedor, biblioteca y un auditorio. Por último, habrá equipamientos deportivos y muchos espacios para las actividades de los más pequeños.

El símbolo de esta colaboración y de la construcción del centro de enseñanza es un objeto cuando menos “curioso” —desde luego, muy importante— que ha entregado personalmente en mano a Shakira y a Neil Palomba.

Cierto… Es el “ladrillo de la felicidad”, la primera piedra “física” de este nuevo centro de enseñanza y, al mismo tiempo, el símbolo de una oportunidad real de disfrutar de una vida mejor y más feliz para 1.300 niños y niñas que, con afecto, consideramos “nuestros niños”. Shakira y Neil han escrito su nombre en el ladrillo, pero solo son los primeros de la lista… ¡Su viaje acaba de empezar y, en realidad, todos podemos acompañarlo en su periplo hasta Colombia!

De hecho, el ladrillo está viajando a Cartagena de una manera muy especial… ¡nuestros socios pueden acompañarlo hasta su lugar de destino!

¡Por supuesto! El ladrillo ya se encuentra de viaje a bordo de los barcos de Costa, con una “escolta de la felicidad” en el mar que está dando la vuelta al mundo. Está pasando de barco en barco y de mano en mano entre los capitanes, las tripulaciones y los pasajeros. Seguro que algunos de vosotros ya os habréis encontrado ¿Cuál es el aspecto que más le gusta de esta iniciativa? Lo más hermoso es que es un proyecto de libertad, porque brinda a los niños la oportunidad de estudiar y de tomar decisiones en su vida con ayuda de la educación. La educación es una oportunidad que nosotros tenemos y que consideramos normal; pero en muchos lugares del mundo, como Colombia, el acceso a la educación no es en absoluto un derecho garantizado. Estos niños de Cartagena podrán estudiar, seguir su vocación y construirse un futuro a partir de sus propias capacidades. Y convertirse, un día, en lo que quieran ser.

Usted conoce bien a Shakira. ¿Qué es lo que más valora ella de esta colaboración?

Que una gran empresa como la nuestra comparta con ella la importancia de contribuir a una educación de calidad como valor fundamental para aumentar el nivel de bienestar en nuestra sociedad. Y que nos hayamos dejado conquistar por su enorme entusiasmo y hayamos abrazado con pasión este proyecto de felicidad que desea construir en su país.

1 of 4