Las tendencias para la decoración de interiores durante la temporada de otoño-invierno 2016-2017 encuentran su inspiración sobre todo en las formas y colores naturales. Hay para todos los gustos: desde el sentido del misterio hasta la exploración del mundo vintage. He aquí las tendencias de los próximos meses identificadas por diseñadores y revistas internacionales a las cuales podéis inspirarnos para transformar vuestra casa en una atmósfera relajante y “orgánica”, un nido cada vez más acogedor para compartilo con la familia.

"Se apuesta por materiales orgánicos como rafia, paja, cáñamo y madera en bruto, elaborados manteniendo las líneas irregulares y la rugosidad natural para sofás, mesas y sillas."

Gran misterio

Luces y sombras, pasión y racionalidad. Para templar los meses más fríos de una forma nueva, tratad de resaltar los contrastes y disponed “zonas de relajación” en el salón, utilizando una iluminación múltiple e irregular. Los juegos de luz aparecen entretejidos gracias a velas y lámparas dispersas por el salón, que crearán una atmósfera acogedora, encantadora y misteriosa a la vez.

Jungla urbana

Una mezcla de formas metálicas, cuero envejecido, elementos naturales y de madera de colores neutros para dar forma al concepto de “energía salvaje”. El salón y la cocina se transforman en una especie de jungla doméstica a base de estructuras de acero, plantas tropicales y detalles con materiales y colores cálidos. No dudéis en elegir estos elementos: lo importante es combinarlos de manera que evoquen el poder de la naturaleza y el entusiasmo de la creatividad. Por ejemplo, estantes colgantes de acero en los que colocar los platos, sillas tapizadas de cuero, una mesa de madera de olmo en bruto, una planta en una gran maceta como telón de fondo.

Poesía en la mesa

Aumenta necesidad de volver a conectar con los elementos primarios también en la mesa, presentándolos con un toque de poesía. Si queréis inculcar una atmósfera suave e íntima a las comidas y cenas familiares, elegid un diseño para la mesa que adopte el concepto de “sueño orgánico”. Imaginaos un estilo provenzal: predominarán los tonos de la loza blanca, las texturas delicadas en los manteles, los colores pastel de los accesorios como la aceitera, los centros de mesa, los contenedores de especias, las velas… Aquí y allá, añadid un poco de transparencia, sobre todo con la jarra y los vasos.

Estilo taller

El mobiliario hecho a mano será la clave para acercarse a la autenticidad de la casa y a la idea de un estilo atemporal. Se apuesta por materiales orgánicos como rafia, paja, cáñamo y madera en bruto, elaborados manteniendo las líneas irregulares y la rugosidad natural para sofás, mesas y sillas. Un conjunto de elementos sencillos que os permitirá transmitir una sensación de “tradición actualizada”, que combina la creatividad y la sabiduría antigua.

Tonos de gris

Para crear un ambiente relajado y relajante, elegid el gris: desde la plata hasta la antracita, será uno de los colores protagonistas del otoño-invierno. Los perfiles de las ventanas, las almohadas, las cortinas, las colchas, incluso el parqué: la paleta de colores se desvía hacia el elemento cromático más neutral de la gama, tomado de la tradición anglosajona.

Aventura vintage

Para dar un toque de calidez y originalidad a la casa, inspiraos en el estilo de los exploradores y los naturalistas en la elección de los objetos de decoración: por ejemplo, globos terráqueos y libros antiguos, mapas colgados en la pared y viejas maletas de viaje colocadas en el salón como revisteros o en el dormitorio como mesilla de noche. Pero también imágenes tomadas del mundo de la botánica, entomología y biología marina, como dibujos de plantas, motivos florales, cajas con colecciones de mariposas y conchas.

Credits photo: Mel Yates for Graham & Green