Las cifras de la boda son increíbles: casi 500 camarotes interiores utilizados como vestidores para los pasajeros. 15.000 rosas rojas para la decoración, 20 peluqueros para los pasajeros, 4 especialistas en turbantes de hombres, 60 chefs, además de los

"Es la primera vez en la historia que un barco de crucero es el protagonista de un acontecimiento tan excepcional. "

Él es Adel Sajan, hijo del magnate Rizwan Sajan. Ella es Sana Khan, reina de belleza, artista y escritora. Juntos, son la pareja más famosa de la India, la que ha protagonizado la boda más extraordinaria del año a bordo del Costa Fascinosa, reservado en exclusiva y personalizado hasta el más mínimo detalle. Es la primera vez en la historia que un barco de crucero es el protagonista de un acontecimiento tan excepcional. Ha sido como trasladar Bollywood a la gran pantalla del mar. La película de una boda espectacular con más de 1.000 protagonistas, entre ellos algunas de las principales estrellas del panorama artístico indio, reunidas durante cuatro días entre Barcelona, Marsella y Cannes, con la firma de las antiguas tradiciones adaptadas al estilo moderno, en total armonía con la India actual. La noche del viernes entró en escena el Sangeet, que antiguamente celebraba la preparación de la esposa para la boda. Ahora se ha convertido en una fiesta en honor de ambos cónyuges. Adel y Sana, junto con sus familiares y amigos, no dejaron de bailar danzas y coreografías de buen agüero. A la mañana siguiente, con el Costa Fascinosa delante de la Promenade de la Croisette de Cannes, se celebró el brillante Baraat: un cortejo festivo increíblemente colorista que recorrió los puentes exteriores del barco en una exaltación de colores, músicas y bailes, para acompañar a Adel a ver a su Sana. El White Party, al borde de la piscina, fue el fastuoso epílogo de esta boda legendaria. La guinda del pastel del acontecimiento, la tarta nupcial preparada por el Corporate Chef de Costa Cruceros, Fabio Cucchelli. Una tarta de las mil y una noches, digna de una boda majestuosa: un pastel monumental de 12 pisos, 140 kilos, casi 3 metros de alto, decorado con una cobertura de fondant de azúcar y una cascada de pétalos de flores blancas. ¡Namasté!