El 6 de julio es el World Kiss Day, la Jornada mundial del beso, una fiesta creada en el año 1990 en Gran Bretaña para celebrar amor, afecto, pasión y amistad, sentimientos de los que el beso es portavoz casi universal. Para esta ocasión, presentamos 7 curiosidades, algunas científicas y otras no, que quizá no conozca.

"Un beso apasionado es también un discreto ejercicio físico puesto que pone en movimiento 29 músculos faciales, generando un consumo de 12 calorías."

Los beneficios del beso

En ámbito científico existe una disciplina que estudia el beso y sus mil facetas. Se llama filematología y ha dado vida a un gran número de estudios y teorías. El beso, por ejemplo, es capaz de reducir los niveles de cortisol, haciendo disminuir el estrés, y dar vida a la producción de hormonas como la dopamina, la serotonina y la adrenalina, que generan una sensación de bienestar y felicidad. A su manera, un beso apasionado es también un discreto ejercicio físico puesto que pone en movimiento 29 músculos faciales, generando un consumo de 12 calorías.

¿Derecha o izquierda?

Un estudio publicado en Nature explica que, para evitar chocar con la nariz, las personas inclinan más a menudo la cabeza a la derecha que a la izquierda. Besar en un sentido o en el otro depende de la propensión a desplazar la cabeza hacia la derecha o hacia la izquierda en el interior del útero y en las primeras semanas después del nacimiento.

Incluso los animales se besan

En la naturaleza muchas especies animales acercan el morro como muestra de afecto. Pero por lo que se refiere a romanticismo, nadie como el bonobo, el chimpancé pigmeo que vive en las selvas pluviales del Congo y que tiene la costumbre de dar besos largos e intensos en la boca. Si en cambio ve a dos ejemplares de Helostoma temminckii (un pez tropical conocido también como “gurami besador”) con las bocas enganchadas, no se deje engañar, se trata de un acercamiento agresivo para confirmar la propia fuerza y no un acto de ternura.

Besos en el cine

El primer beso en el cine se remonta al 1896, la escena apareció en un cortometraje de pocos segundos que se titulaba The Kiss, con May Irwin y John Rice. En el 1963 Andy Warhol fue el autor de una película con un título casi análogo (Kiss), en la que en 50 minutos aparecían varias parejas que se besaban durante 3 minutos y medio. En el 1990 se adjudicó el Oscar como mejor película extranjera la película del italiano Giuseppe Tornatore Cinema Paradiso, que en su secuencia final rindió homenaje a casi 50 de entre los besos más icónicos de la historia del cine.

Efusión de récord

El récord por el beso más largo del mundo pertenece a dos tailandeses que, en el 2013, permanecieron pegados de forma ininterrumpida durante 58 horas, 35 minutos y 58 segundos. Su gesta entró de derecho en el libro Guinness World Records, superando el récord anterior de 50 horas.

El beso en el mundo

El título de beso romántico y pasional por excelencia se otorga al beso “a la francesa”. Pero la práctica del beso no se aprecia en todas partes. En China está considerado como un gesto poco higiénico y en Japón besarse en público es poco respetuoso. El ritual no es siempre idéntico. En el beso de los esquimales, quizá el más especial del mundo, no interviene la boca, prevé sólo que se froten las puntas de las respectivas narices con los labios y los ojos cerrados.

Credits photo: Mondadori Portfolio/Age Fotostock