Coco, piña, mango, papaya, lima… Cuando piensa en fruta exótica, Bruno Barbieri recuerda siempre Miami, una ciudad que nunca duerme y que está siempre en movimiento, día y noche.

"«Miami es una ciudad en constante transformación, que vive 24 horas al día»."

Una ciudad donde se encuentran muchísimas personas y con un espíritu caribeño que hace de ella un lugar extraordinario y lleno de vida.

¡Hasta pronto, con el chef Barbieri!