Fresco, con un bonito color, lleno de historia y capaz de crear el ambiente adecuado.

Estamos hablando del Aperol Spritz, uno de los cócteles que más gustan a los en Italia y fuera de ella. El compañero perfecto para tomar un aperitivo, compartir una velada con amigos o revivir los mejores momentos de unas vacaciones, ¿tal vez los que pasasteis en el Aperol Spritz Bar del Costa Smeralda?

En tan solo unos minutos podréis dar inicio a vuestra velada.

El primer Spritz en versión austrohúngara: vino blanco y agua con gas.

La receta

3 partes de Prosecco (vino blanco espumoso)

2 partes de Aperol

1 parte de sifón o agua con gas

Hielo, una rodaja de naranja y listo.

La historia

El Spritz es un aperitivo típico de la región del Véneto. Su origen se remonta al siglo XIX, durante el Imperio austrohúngaro: según la tradición, los soldados austriacos, que consideraban demasiado fuerte el vino véneto, pedían que se lo alargaran con un poco de agua (“spritzen” significaba rociar con agua). El cóctel como tal nació en los años 20 o 30 entre Padua y Venecia.

Ahora que lo conocéis tan bien, solo os queda degustarlo.