Arroz, carne, verdura: la paella es un plato de colores, sabroso y nutritivo. Original de Valencia pero extendida por toda España con diversas variantes, se trata de un plato conocido en todo el mundo por el espíritu de convivencia que trae a la mesa. Según la tradición se tiene que comer en compañía y sin platos, hundiendo el tenedor directamente en la paellera (la “paella” en valenciano). Descubramos cuándo nació y cuáles son los secretos para cocinarla y traer un poco de España dentro de las paredes de casa.

"El origen del plato es pobre: se cuenta que la servidumbre de los señores locales utilizaba los restos recuperados de la mesa de los nobles para cocinar, junto con un puñado de arroz, un plato rico y distinto cada vez."

Orígenes y curiosidades

Se cree que la paella nació en Valencia entre el siglo XV y XVI. En los alrededores de la ciudad, diseminados de casas rurales con huertos y gallineros, se encontraba en efecto Albufera, una tierra repleta de lagunas ideales para cultivar el arroz. El origen del plato es pobre: se cuenta que la servidumbre de los señores locales utilizaba los restos recuperados de la mesa de los nobles para cocinar, junto con un puñado de arroz, un plato rico y distinto cada vez. De esta forma nació la paella, que toma el nombre de la sartén ancha de acero o de hierro trabajado a mano con dos asas en la que se cocina, la paellera. De plato “pobre”, la paella se ha extendido luego en todo el mundo por su versatilidad (se puede cocinar con varios ingredientes) y por el factor “social”. Una curiosidad: la mejor forma y la más tradicional para cocerla es en un fuego encendido con madera de naranja.

Las variantes

Mientras la paella valenciana típica sigue siendo la que se cocina con carne de pollo, conejo y a veces de paloma, existen muchas variantes. La más conocida es la que sustituye la carne con el pescado: gambas, cigalas, mejillones, almejas y calamares son algunos de los ingredientes fundamentales de la paella de mariscos, junto con judías verdes, pimientos y otras verduras.

Cómo preparar la paella valenciana

En realidad no existe una única forma de cocinar la paella valenciana. Presentamos a continuación la receta más conocida (para cuatro personas).

Ingredientes. 700 gramos de pollo, 300 gramos de conejo, 12 cucharadas de tomate picado, 100 gramos de garrofón (una variedad de judía verde local valenciana que se puede sustituir con judías verdes normales), 3 alcachofas, 100 gramos de judías blancas, 400 gramos de judías verdes planas, 150 gramos de aceite extra virgen de oliva, 320 gramos de arroz, 1 cucharada de pimentón dulce y un sobre de azafrán. Utilizar la paellera, la sartén específica para la paella (diámetro mínimo de 20 cm, profundidad 10 cm)

Preparación. Verter el aceite en la paellera y calentarlo. Añadir la carne, salarla y dorarla a fuego medio. Luego añadir las verduras peladas y cortadas y saltarlas en la paellera durante unos minutos. A continuación añadir el tomate y a los pocos minutos el pimentón dulce. Añadir luego el agua en la paellera, salar al propio gusto y dejar cocer durante 20 minutos. Después de esta fase el caldo tendría que llegar a la altura de los tornillos de las asas de la paellera. Es el momento perfecto para añadir el arroz, que sobresaldrá ligeramente por encima del caldo. Dejar cocer a fuego alto durante unos diez minutos y añadir el azafrán. Mezclar y reducir el fuego durante otros 4 minutos hasta que el caldo se haya secado. Servir cinco minutos después de haber sacado la paellera del fuego.

Credits photo: Mondadori Portfolio/Age Fotostock