Para añadir una pizca de novedad al menú de Navidad, podemos inspirarnos en la cocina internacional, repleta de recetas tradicionales insólitas. Presentamos cuatro, muy distintas entre ellas, pero todas deliciosas.

"Es un dulce de Filipinas, un pastel de arroz blando con la superficie crujiente, cocido en bandejas de barro forradas con hojas de plátanos. "

Menudo

Típico de los estados del noroeste del Méjico, se trata de un plato tradicional de la mañana de Navidad, cuando se consume calentado en una especie de almuerzo que sigue a las celebraciones de la noche anterior. La preparación, que dura entre 5 y 7 horas, se efectúa durante la vigilia e incluye a toda la familia. El ingrediente principal son los callos de ternera, cocidos durante mucho tiempo en un caldo a base de pimientos picantes, cebollas, lima y varios aromas entre los que no pueden faltar el cilantro y el orégano. Se sirve como una sopa.

Porkkanalaatikko

Es un plato tradicional finlandés, que se puede servir como uno de los platos principales del almuerzo o comerse calentado para una rápida merienda. La base de este plato son las zanahorias, que se tienen que triturar y luego añadir a huevo, azúcar, leche y arroz previamente cocido. Luego se llena una cazuela, se añade una pizca de sal y se cuece en el horno, obteniendo un sabroso pastel con la superficie crujiente. Existen también variantes que sustituyen las zanahorias con otros tubérculos, concretamente patatas o nabos.

Pavlova

Postre típico de la cocina neozelandesa (y también australiana) que se prepara montando a punto de nieve la clara de huevo y añadiendo azúcar muy fino, zumo de limón, una gota de vinagre, maicena y esencia de vainilla. Tras su cocción en el horno, el resultado se parecerá mucho al merengue, con la diferencia que la pavlova es crujiente en el exterior y blanda en el centro. La decoración varía mucho entre una región y otra e incluso entre una casa y otra, pero sustancialmente prevé nata montada y fruta fresca, como kiwi, fresas, granada y fruto de la pasión.

Bibingka

Es un dulce de Filipinas, un pastel de arroz blando con la superficie crujiente, cocido en bandejas de barro forradas con hojas de plátanos. Se cocina en casa, pero durante los nueve días que antes de la Navidad se encuentra también a la venta fuera de las iglesias. Se prepara batiendo mantequilla, huevo, azúcar, harina de arroz, levadura, leche de coco, escamas de coco y escamas de queso de pasta dura. Si se utiliza una bandeja de metal en lugar de la de barro, es importante en cualquier caso forrarla con las hojas de plátano, porque se tuestan durante la cocción dándole al dulce un sabor único.

Credits foto: Shutterstock

1 of 4