Quien llega a Helsinki en barco se arriesga a captar perfectamente toda la sugestión y la magia de Finlandia, donde el mar tiene una importancia extraordinaria para la vida de los residentes, del comercio a la cocina. No hay más que pensar en el maravilloso archipiélago de islas que abraza la capital finlandesa, antaño puesto de guardia de los pueblos vikingos y hoy sede de elegantes residencias veraniegas. Y es justo durante las largas y soleadas jornadas de verano cuando Helsinki se muestra en todo su esplendor, revelándose, entre otros muchos atractivos, como una meta cada vez más sorprendente para quienes buscan nuevas experiencias gastronómicas.

"El alimento preferido en la capital es indiscutiblemente la salchicha de cerdo, que tiene su máxima expresión en los grillimakkara, grandes salchichas asadas sobre una piedra candente."

Platos a base de pescado: el reino del salmón

Al bajar del barco, la primera etapa aconsejada es Kauppatori, la plaza del mercado se asoma al puerto de Helsinki, donde se puede degustar el muikko, pescadito de lago frito en mantequilla y regado con una salsa de ajo. El gran protagonista de los puestos de pescado es el salmón, que se encuentra a precios muy accesibles tanto fresco como ahumado, o en versión de sopa (lohikeitto), verdadera especialidad local. En los alrededores de las Esplanadi, las dos calles del centro de Helsinki, abundan los locales donde degustar el kalakukko, un pastel de pescado (normalmente de farra o perca) entre una corteza de pan de centeno: se cuece lentamente y se come recién salido del horno, es una típica comida callejera. Entre los sabores característicos está también la combinación de patatas nuevas y arenques (silli) o las huevas de pescado (mäti), rigurosamente acompañadas por una nuez de mantequilla y un poco de eneldo.

Platos a base de carne: la barbacoa colectiva y la delicada carne de reno

¿Sois amantes de la carne? Helsinki tiene mucho que ofrecer en cuanto a los menús de tierra se refiere. El alimento preferido en la capital es indiscutiblemente la salchicha de cerdo, que tiene su máxima expresión en los grillimakkara, grandes salchichas asadas sobre una piedra candente que se acompañan con el reikäleipa, el pan de centeno clásico en forma de rosquilla plana. El lugar ideal para probarlo es la antigua zona industrial de Teurastamo, algo apartada de las metas turísticas tradicionales, en uno de los restaurantes típicos, o en un espacio verde con barbacoas, donde se puede asar la carne junto al resto de ciudadanos (un rito dominical muy practicado). También muy rica, aunque menos grasa, es la carne de reno, ideal para comer ahumada o en estofado (poronkäristys), acompañada de un suave puré de patatas y un lecho de arándanos rojos frescos. Si vais a uno de los restaurantes al lado de la plaza de Federico (Fredrikintori) podréis probar el vorschmack, una picada a base de cordero, buey, anchoas y cebolla.

Tentempiés, comida callejera y recuerdos apetitosos

A los finlandeses les encantan los tentempiés y en el paseo marítimo de Helsinki hay muchas cafeterías donde probarlos y disfrutar de un buen desayuno con vistas al Báltico. Para empezar el día, lo mejor es la karjalanpiirakka, una tarta originaria de Carelia (la región limítrofe con Rusia) que es una institución en toda Finlandia. Hay diferentes variantes: la más habitual lleva una masa de centeno rellena de arroz y se toma con mantequilla y huevo duro. Para engañar al hambre durante una excursión, no hay más que visitar una de las camionetas de comida callejera que presiden las calles de la ciudad, no es casualidad que sea una de las capitales europeas de la comida callejera. Los tentempiés más de moda incluyen el leipäjuusto, queso frito y cocido al horno acompañado por mermelada, y los munkki, rosquillas fritas al aroma de cardamomo. “Fazer”, la pastelería más ilustre de Helsinki, es el mejor lugar para clavarle el diente a un bollo de canela (korvapuusti) o refrescarse el paladar con el peculiar helado de regaliz. Entre las excelencias que podéis llevaros a casa como recuerdos golosos, está el popular regaliz salado (salmiakki), las galletas de jengibre (piparkakku) y el koskenkorvam, el vodka finlandés de fama mundial.

Credits foto: Shutterstock

1 of 8