¿Qué mejor que preparar en poco tiempo un plato sabroso, barato y sano? Hoy vamos a cocinar el “macco” de habas frescas, una menestra sencilla que nos llega de la tradición siciliana.

Es un plato nutritivo, con muchos beneficios y un montón de hierro, vitamina C y fibra alimentaria.  Su origen hay que buscarlo en la época romana, de hecho “maccu” en latín significa “chafar, hacer papilla”.

¡Manos a la obra!

Ingredientes para 4 personas

400 g de habas frescas desgranadas

5 cl de aceite de oliva virgen extra

Un par de cebollas tiernas

Hinojo silvestre

Las habas tienen mucho hierro, vitamina C y fibra alimentaria: una panacea para nuestro bienestar.

La preparación

Hervir las habas durante un minuto, enfriar en agua fría y retirar la piel exterior cortándola ligeramente con un cuchillo y exprimiendo la semilla entre los dedos.

En 3 cl de aceite saltear la cebolla tierna hasta que empiece a tomar color. Añadir las habas y saltear durante 1 minuto, salar y añadir un vaso de agua (la cantidad depende de la consistencia deseada) y una pizca de hinojo silvestre.

Hervir durante diez minutos y triturar hasta obtener una crema fina de un bonito color verde fresco, servir con un hilo de aceite.

Las variantes

Esta sencilla y sabrosa receta se presta a muchas combinaciones. De hecho, se puede añadir un filete de pescado a la plancha o unos picatostes salteados con ajo y guindilla, o sencillamente pan tostado. También se pueden añadir queso de oveja rallado, mejillones, almejas o sepias. Si la dejáis más líquida se puede cocer la pasta. Se puede aromatizar con menta, albahaca, ajo y pimienta.

¡Una auténtica delicia! No queda más que servir y sentarse a la mesa.