Amigos, familiares, compañeros… Es difícil acertar con todo el mundo cuando de regalos de Navidad se trata… Pero este año tenemos la solución perfecta para vosotros: preparad unos pequeños detalles “comestibles” que recuerden al sabor de los destinos que habéis visto durante el crucero. Es una manera divertida de desear a vuestros seres queridos un 2019 lleno de… ¡vacaciones! Hemos pedido al chef Bruno Barbieri que nos ayude a inspirarnos y nos ha regalado tres originales y golosas ideas, fáciles y rápidas de preparar, incluso con un poco de antelación para que no caigáis en el “estrés de regalos” del último minuto.

"Añadid un toque más a estas recetas creando unos paquetes alegres y una notita personalizada. ¡Haréis que quien lo reciba se sienta especial!"

Chef, no puedo imaginarme una Navidad sin dulces, ¿cómo puedo darle un toque “indio” a las típicas galletas de la abuela?

Muy fácil, ¡recrearos con las especias! Os aconsejo la cúrcuma, que en India es símbolo de prosperidad, así que es de buenos augurios. Preparad unas galletas sencillas mezclando harina, fécula, mantequilla y azúcar, y añadid dos buenas cucharadas de cúrcuma disueltas en una taza de leche. Obtendréis una masa de un alegre color amarillo fuerte, que podréis decorar con un glaseado de limón. Y si lo que os gusta es sorprender, preparad galletas saladas: con parmesano y queso suave en vez de azúcar y mantequilla. Perfectas para acompañar un brindis.

¿Y si quisiéramos regalar un toque de Oriente a nuestros amigos?

Estoy seguro de que de os habéis llevado a casa un poco de té matcha de vuestro crucero por Japón: usadlo para crear unas galletas sablé sorprendentes. Son galletas muy sabrosas, se preparan con mantequilla pomada, que las hace muy friables. Añadid a la mantequilla azúcar glas y una cucharada de matcha, una clara montada y harina. Formad un panecillo de masa y dejadla reposar en la nevera durante dos horas. A continuación, cortadla en rodajas y clavad en cada una de ellas un palillo de madera o papel antes de hornear: listos para vosotros unas fantásticas piruletas de galletas verdes, que podéis personalizar con glaseado o con chocolate fundido.

¿Cómo podría hacer un goloso regalito inspirado en las “Mil y una noches”?

Durante las fiestas, también los frutos secos son indispensables, ¿qué os parecería un caramelo salado de dátiles? Se prepara en un momento, batiendo los dátiles con un poco de agua y una pizca de flor de sal, y es una verdadera delicia acompañado de yogur blanco o sobre galletas de chocolate. Preparadlo en unos botecitos decorados con cinta dorada, recordará los tesoros de los sultanes y los colores del desierto.