Junto con la italiana y la francesa, la cocina india es considerada por muchos una de las mejores en el mundo. Su secreto es la variedad de ingredientes, especias y tradiciones pertenecientes a las muchas culturas que conviven en el subcontinente: las recetas y preparaciones se han estratificado y enriquecido en 5000 años de historia. Y Mumbai, gran metrópolis y cuna del crisol de culturas de la India, es un lugar ideal para disfrutar de este caleidoscopio de sabores.

"Una experiencia gastronómica difícil de experimentar en otra parte son los platos de la cocina del desierto, originaria de los estados vecinos de Rajasthan y Gujarat."

El desayuno

En Mumbai, el desayuno es salado y la lenteja es la anfitriona. Junto con el inevitable chai que acompaña todas las comidas (té indio con leche, azúcar y especias), se come idli (albóndigas al vapor hechas de harina de arroz y harina de lentejas), las vada (crepes salados a base de lentejas) y los dosa (crepes blandos de arroz y lentejas con especias). Estas delicias pueden ir acompañadas de salsa de sambhar (una sopa de lentejas, guisantes, zanahorias, tomates, tamarindo, cúrcuma y guindilla) o chutney salsa agridulce hecha con coco fresco, guindillas y semillas de mostaza negra. Por supuesto no puede faltar el desayuno Inglés, legado de un siglo de dominación británica.

Almuerzo y cena

Entre la cocina punjabi, kashmiri, mughlai, bengalí y persa - sólo por nombrar algunas - en Mumbai hay mucho donde escoger. Un plato típico, base de la alimentación hindú y traído a la India por los comerciantes persas, es el biryani, es decir, arroz basmati preparada con yogur y especias (jengibre, pimentón, cúrcuma, guindilla) y combinado con verduras, carne o pescado. Se sirve junto al pan chapati, ligero, poco salado y cocinado sin levadura. Son deliciosas también las batata vada, albóndigas de patata mezcladas con ajo, jengibre, pimientos verdes, zumo de lima, cúrcuma y el cilantro fresco y que luego se fríen en una pasta de besan (harina de garbanzos): entre rebanadas de pav (un bocadillo blando), son también la base de la hamburguesa india. Una experiencia gastronómica difícil de experimentar en otra parte son los platos de la cocina del desierto, originaria de los estados vecinos de Rajasthan y Gujarat: hay que degustar las conservas de verduras (achars) acompañadas de dal baati churma (pan con mantequilla clarificada y crema de lentejas picante). En Mumbai se come también mucho pescado, que viene del mar Arábigo. Son típicas las gambas de Bombay (en una crema de coco, tamarindo, jengibre, ajo y otras especias) y el pomfret (rodaballo marinado en una crema de ajo, cilantro, coco, yogur, guindilla y aceite).

Comida Callejera

La India es el país por excelencia de la comida callejera. Casi cualquier cosa se puede comprar y consumir en los quioscos y puestecillos, prestando atención siempre a la frescura de los ingredientes y a las condiciones de higiénicas en que se cocinan. Además del naan (pan con levadura rellena con carne o verduras), que se encuentra en todo el país, el aperitivo típico de la calle de Mumbai es el bhel puri, una explosión de sabores dulces, salados y picantes: arroz inflado, fideos fritos, verduras mixtas, una mezcla de especias masala y chutney. Lo ideal es saborearlo en la playa.

Credits photo: Olycom