¿Cómo se reconoce un buen vino? Es el dilema de muchos, sin embargo con unas sencillas indicaciones empezaréis a conocer mejor los diferentes sabores. Con los consejos adecuados y un poco de experiencia podréis manejaros bien entre las diferentes etiquetas y reconocer el vino rápidamente. ¿A qué esperáis? Empezad a entrenar la mente, la nariz y el paladar para prepararos a la degustación. Y si durante el crucero queréis confiar en los expertos, dirigidos a los sommelier de los barcos Costa, a disposición de los huéspedes amantes del buen vino o sencillamente curiosos, para solicitar degustaciones que son un verdadero viaje a los sentidos y la cultura. Mientras tanto, aprovechad algunos consejos.

"Acercar el vaso a la nariz sin agitar el vino permite valorar la intensidad de su perfume y posibles defectos como el del corcho."

Escoged la copa adecuada

¿Primer paso? Escoged la copa adecuada: la clásica copa de vino permite retener las fragancias que deberemos explorar con el olfato para reconocer lo que los expertos llaman el “bouquet”, o lo que es lo mismo, el conjunto de sus aromas.

Verted el vino y dejadlo reposar

El vino necesita tomar aire para oxidarse tras haber estado cerrado durante mucho tiempo en una botella. Una vez vertido, hay que dejarlo reposar al menos durante 5 minutos para degustarlo con todo su cuerpo, sin que se altere el gusto original.

Observad el color

También el ojo juega su parte, incluso en tema de vinos. Observar el color permite averiguar el año. ¿Un ejemplo? Los reflejos violáceos en los tintos y los reflejos verdes en los blancos indican la juventud de un vino. En cambio, la tonalidad apagada en un tinto y la tendencia al amarillo en un blanco indican su madurez.

Usad el olfato

Para valorar la intensidad del perfume del vino, acercad la copa a la nariz para poder asimilar su olor más puro. El olfato es el sentido que permite distinguir cualquier posible defecto, como los del corcho.

Dad vueltas al vino en la copa

A continuación, una vez respirado el perfume más intenso y original del vino, se procede a la rotación de la copa, que libera su bouquet gracias a la aireación: un vino joven presenta aromas simples y ligeros, uno maduro presume de perfumes más complejos que van del floreal al especiado y que pueden cambiar tras algunos minutos en la copa. ¡Y esto no es todo! El movimiento rotatorio de la copa permite reconocer incluso el contenido alcohólico de la bebida. Para reconocer la graduación, observad la velocidad con la que el vino se desliza por las paredes: si se adhiere al cristal formando unos arcos en las paredes internas de la copa (llamadas lágrimas), significa que tiene un alto contenido alcohólico y azucarado.

Paladead

Las sensaciones del paladar son las más complejas y toda la boca está implicada. Una vez paladeado, dejad que el vino discurra por la punta de la lengua, por sus lados y por las dos partes de la boca, anterior y posterior. De esta manera, además de la temperatura, podéis reconocer sin pestañear su cuerpo, la astringencia del tanino de los vinos tintos, la presencia de burbujas y el calor que transmite el alcohol.

Valorad persistencia y regusto

Después de tragar el vino, se puede valorar la persistencia del sabor, o el tiempo durante el que se advierten en la boca las mismas sensaciones experimentadas durante la degustación, y la parte final del gusto, llamado el regusto. Un vino con una persistencia limitada a un par de segundos es un vino sencillo; un vino importante deja su huella durante unos 15 segundos. El regusto es la última sensación unida al gusto, que puede ser más o menos agradable.

Desgustaciones a bordo

En los barcos Costa hay muchísimas ocasiones de degustar un buen vino en el sugerente escenario del crucero. Las enotecas de Costa Diadema y todos los Wine Bar de los otros barcos proponen las excelencias vinícolas de las regiones italianas con un maridaje de quesos y aperitivos que destacan su sabor, todo en un ambiente sofisticado y elegante con vistas al mar. Además, dedicado a los más apasionados, está el Wine Tasting Package: una cita para paladear etiquetas valiosas y propuestas selectas que prevé la degustación de 2 blancos, 2 tintos y 1 de aguja, todos ellos vinos italianos con DOC o DOCG.

Credits foto: AGE/MONDADORI PORTFOLIO

1 of 8