El desayuno es la comida más importante del día, la que nos hace empezar con buen pie. En el crucero es un momento mágico. Tras un tranquilo y plácido despertar en la comodidad del camarote, con vistas desde el balcón a un nuevo destino por descubrir, esperan en el bufé o restaurante todas las alternativas tanto dulces como saladas que cada día preparan los chefs de a bordo. Una verdadera delicia para la vista y el paladar. Pero entre tantas alternativas, ¿qué elegir? Para llenarse de energía, una solución perfecta es la que está formada por los alimentos que constituyen el típico desayuno noruego: salmón ahumado (o røkt laks), pan negro sobre el que untar queso fresco, un zumo de naranja y una taza de té o café con media cucharadita de azúcar que nos da un empujón de positividad. Y tras simples materias primas se esconde la historia de encantadoras historias naturales y de un pueblo que presume de una longevidad casi única en Europa, además de mayor resistencia física y una piel que tiende a resentirse menos con el paso del tiempo. Si bien es cierto que en parte deben todo esto a la genética, es también verdad que su dieta especial a base de pescado tiene un mérito innegable en garantizar una vida más larga y saludable.

"El desayuno típico noruego representa una comida proteica y, en este sentido, es una herramienta excelente para echar el freno a los ataques de hambre durante la mañana."

El desayuno proteínico: una costumbre que deberíamos adoptar y mantener también en casa

Cada vez más a menudo en los viajes aprendemos a adoptar nuevas y sanas costumbres, descubrimos nuevas maneras de vivir que decidimos hacer propias para nuestro bienestar psicofísico. El desayuno típico noruego representa una comida proteica y, en este sentido, es una herramienta excelente para echar el freno a los ataques de hambre durante la mañana. Equilibrado y completo, aporta a nuestro organismo las proteínas animales derivadas del salmón ahumado y de los lácteos; las fibras y sales minerales del pan negro; las vitaminas del zumo y los antioxidantes del café o té. Por eso, hacer de esta una costumbre también en casa se convierte en un placer indiscutible e irrenunciable para inaugurar jornadas intensas. Combinado con una fruta (como el kiwi o la naranja) en vez del zumo, o escogiendo dos rebanadas de pan integral en vez del pan negro, y una cucharada de requesón, se puede garantizar el mismo aporte calórico con alimentos que podemos encontrar fácilmente en nuestro contexto diario.

Salmón fresco y ahumado: los beneficios

No solo en el desayuno: el salmón es un concentrado de propiedades benéficas, tanto si se consume fresco como ahumado; por este motivo, además de por su valor, su gusto y su versatilidad, representa un ingrediente protagonista en los barcos Costa y está presente en los menús de comidas, cenas y en los sabrosos aperitivos de a bordo. Rico en omega 3 (los ácidos grasos esenciales capaces de disminuir el nivel de colesterol y combatir la osteoporosis y el envejecimiento) tiene un alto contenido en grasas poliinsaturadas, de efecto antidepresivo. No es casualidad que Noruega sea considerado uno de los países más felices del mundo, como establece el informe “World Happiness Report 2017” publicado por Sustainable Development Solutions Network (Sdsn); si esto es, aunque sea en parte, mérito de uno de los platos más consumidos del país, ¡habrá que aprovecharlo!

Credits foto: Shutterstock