Vuestro crucero hacia Grecia es la ocasión perfecta para concederos en un solo viaje todas las variantes de un pequeño pecado de gula llamado mezedes, o sencillamente, meze. Son la versión helénica de las tapas españolas o de los antipasti italianos, donde los productos locales se transforman en deliciosos manjares para degustar en acompañados por un vasito de ouzo (el típico licor de anís griego) o un buen vaso de un vino local. Fijaos bien cuando bajéis del barco en Atenas o en islas como Santorini o Miconos, veréis carteles anunciando mezedoleio, donde se venden meze, o ouzeri, para el ouzo. Son bares, enotecas, casas de comidas donde comer de manera informal probando los aperitivos locales.

"En Miconos aprovechad la escala de dos días para cenar en tierra firme en un mezedopoleio."

Disfrutar de la Acrópolis en las ouzeri de Atenas

Si escogéis la excursión clásica e imprescindible de la capital griega, la que va hacia el Partenón, dejad un hueco en vuestra agenda para curiosear por el animado barrio de la Plaka, a los pies del monumento más famoso de Grecia. Tiendecillas para vuestros recuerdos del viaje y ouzeri que atraerán vuestra atención de inmediato: escoged la mejor terraza para disfrutar de la hora de la comida y pedid los dolmades, los rollitos de arroz y carne envueltos en una hoja de parra, o las keftedes, albóndigas especiadas de carne de cordero. Degustadlas acompañadas del tzatziki, la salsa a base de yogur griego y pepino, saboreando un vasito de ouzo. Y si os apetece algo fresco, tomad la horiàtiki salàta: es la típica ensalada griega con olivas, cebolla, queso feta y pepino famosa en todo el mundo, aunque degustarla con los productos locales tiene otro sabor.

Santorini y Miconos, las islas de la comida callejera

Tras un baño en la playa negra de Perissa y volviendo hacia la capital, Firay, disfrutando de la carretera panorámica que recorre el borde de la caldera, en Santorini es obligatorio pararse en un bar con terraza desde la que admirar toda la isla. Degustad un vaso del vino blanco local, el Assirtyko, acompañado por un meze: escoged entre la melitzanosalata, una deliciosa crema de berenjenas, o la taramosalata, crema de mugil y patatas que se extiende sobre el pan, o un platito de feta frito, el típico y sabroso queso de cabra griego en versión empanada. En la isla se prepara también un excelente hummus, una sabrosa crema con las habas típicas de Santorini, alcaparras y cebolla: mojad una rebanada de pan pita, ¡el pan plano griego! En Miconos aprovechad la escala de dos días para cenar en tierra firme en un mezedopoleio: la Chora, el laberinto de calles del centro de la isla, constelado de tiendecillas y locales, ofrece un montón de opciones. Podéis escoger husmeando en los locales, dejaos fascinar por su ambiente y acordaos de pedir el delicioso pulpo al vinagre (que en Grecia se come frío) y las empanadas rellenas, como la tiropita con feta o la spanakopita con espinacas, que se comen calientes para sentir todos los aromas que desprenden. También podéis disfrutar de la salsa tirokafteri sobre pan tostado, se prepara con queso feta, yogur y pimienta cayena, es excelente para acompañar carnes y verduras. Y mientras contempláis el mar charlando animadamente, picad de un plato de olivas, pimientos verdes rellenos de queso, judías estofadas… ¡os sentiréis como auténticos lugareños!

Mezedes

Credits Photo: Feel good studio / Shutterstock