El yoga, disciplina antigua que estira los músculos, refuerza el equilibrio y libera la mente, es una verdadera panacea para el cuerpo y el espíritu. Y su poder como antiestresante natural aumenta si se practica cerca del mar, en la playa, o mejor sobre la cubierta de un barco. El aire salado, cargado de minerales útiles para el organismo, junto a la disposición al relax que genera el yoga, funciona como un antídoto natural contra la tensión y el cansancio.

"El mar, con la música de las olas y sus maravillosos colores, no puede sino abrir el corazón y relajar también los ánimos más estresados. Se trata de un ambiente que concilia perfectamente las características del yoga."

Una medicina contra los problemas respiratorios

Aprender a controlar la propia respiración permite conseguir vaciar la mente de manera saludable, alejando el ansia y las preocupaciones. En especial, practicar yoga en el mar en presencia de un aire cargado de moléculas de yodo produce efectos benéficos no solo en los músculos, sino sobre todo en el aparato respiratorio, aliviando por ejemplo los problemas derivados del asma. Además, está demostrado que el yodo puede contribuir a activar los metabolismos más lentos, favoreciendo el adelgazamiento.

Relajación asegurada

El mar, gracias a la música de las olas y a sus maravillosos colores que inducen el buen humor de manera natural, no puede sino abrir el corazón y relajar incluso los ánimos más estresados. Se trata de un ambiente que concilia perfectamente las características del yoga: el sonido circular de las olas que se rompen y se vuelven a formar entra en sintonía con el recorrido de la respiración dentro y fuera del organismo. La práctica de realizar posiciones (asana) asociando una particular técnica de respiración, además de mejorar la elasticidad del cuerpo, ayuda también a concentrarse y estimula el refuerzo de la memoria.

Felicidad a discreción

No es necesario obligarse a estrictas sesiones de yoga a diario para beneficiarse de esta disciplina. Algunos estudios han demostrado que incluso solo media hora de ejercicio dos o tres veces a la semana contribuye sensiblemente al bienestar muscular, además de producir serotonina, que incide positivamente en el humor. El yoga es una medicina alternativa que combate con éxito tanto la depresión como la infelicidad, así que es útil practicarlo no solo durante vuestras vacaciones a bordo de un crucero, sino también en la vida diaria.

Credits photo: Mondadori Portfolio/Age Fotostock